La sospecha radica en los análisis realizados por los psiquiatras que llevan el caso

El asesino confeso de Marta Calvo pudo haber mentido sobre el descuartizamiento

“Llama la atención la ausencia de carga afectiva con la que relata el proceso”, afirman los profesionales de la salud mental

El asesino confeso de Marta Calvo pudo haber mentido sobre el descuartizamiento
Marta Calvo PD

El asesino confeso de Marta Calvo podría haber mentido sobre cómo se deshizo del cuerpo de esta joven y también sobre su adicción a la cocaína.

Así lo considera un informe psiquiátrico forense ordenado por el juzgado. En el documento se concluye que Jorge Ignacio P.J., de 38 años y que se encuentra en prisión preventiva desde diciembre de 2019, “no presenta alteraciones psicopatológicas, ni síntomas de enfermedad mental, ni deficiencia mental, ni trastorno mental alguno”.

“Presenta rasgos de personalidad antisocial”, consideran los especialistas, sin que haya “base contrastada para afirmar que esos rasgos resulten desadaptativos hasta el nivel de constituirse en trastorno de personalidad antisocial”.

El autor confeso de la desaparición de Marta Calvo (cuyo cadáver aún no ha sido localizado) es también el principal sospechoso del asesinato de otras dos jóvenes y del ataque a otras cinco, y tanto la Fiscalía como las acusaciones han reclamado que sea procesado por asesinato, agresión sexual, omisión del deber de socorro y delito contra la integridad moral de las víctimas.

En el informe, los especialistas advierten contradicciones en relación a cómo acometió el descuartizamiento de Marta Calvo: “por la pierna derecha, según declara inicialmente a la Guardia Civil y por la pierna izquierda según refiere y reitera en las entrevistas practicadas por los forenses”.

“Llama la atención considerando la elevada carga de fijación mnésica que se le atribuye a una acometida de esa naturaleza, decidiéndose para la acción y empezando a ejecutarla. En la misma línea sorprende la ausencia de carga afectiva con que relata el proceso de descuartizamiento, con frialdad impropia”, añaden estos especialistas.

“Al preguntarle porqué decide descuartizarla refiere que fue un momento de desesperación que atribuye a su situación previa, aclarando que se refiere a sus antecedentes penales y su condición de emigrante”, recoge el citado informe.

“Refiere que trasladó el cuerpo al aseo de abajo, a la ducha. Lo puso boca abajo y comenzó cortando por la pierna izquierda por encima de los gemelos. Cuando se le pregunta si es por la extremidad izquierda o por la derecha por donde comienza a cortar, con seguridad dice que fue por la extremidad izquierda, porque el cuerpo estaba boca abajo y cerca de la pared de la ducha”.

“Previamente había comprado en la ferretería dos sierras, una para madera y la otra para cortar el hierro. Refiere que después cortó a la altura de la cadera. Tardaría de hora y media a dos horas. Después secciona las extremidades superiores de un solo corte cada una, a la altura de los hombros”.

Aseguró también que no introdujo ningún objeto debajo del cuerpo para elevarlo y siempre tuvo el agua corriendo, manifestando que “salía poca sangre”.

Según su relato, el tronco lo cortó a la altura de los pechos. “Al cortar el tronco le dio mucha impresión las vísceras. Indica que cuando separaba un fragmento lo sacaba de la ducha y lo introducía en una bolsa de basura. Después las bolsas de basura con los fragmentos las introducía en bolsas de supermercado, más resistentes. Refiere que lo último que cortó fue la cabeza, que no pretendía hacerlo, pero sobresalía mucho”.

A los especialistas les llamó la atención “la ausencia de carga afectiva cuando reproduce los detalles del descuartizamiento, la frialdad del relato”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído