Romance del beato Pío Nono, uno de los papa más anticristianos de un Papado lleno de ellos

ROMANCE DEL BEATO PÍO NONO, el papa que perdió los Estados Pontificios, después de armar los mejores ejércitos que pudo para que se los defendieran a sangre fuego y cañonaos y de excomulgar a todos los italianos y aliados de ellos que osaran disminuir las posesiones terrenas del Papa, quizá el más anticristiano de los pontífices, habiéndolos habido mucho, antes y después de él.

Cura que en la vecindad
Vive con desenvoltura,
¿Para qué le llaman cura,
Si es la misma enfermedad?

El cura tan desenvuelto
que pese a los votos que hizo
de mejor vivir que el pueblo
es, aunque le llame su hijo
y aunque pase todo el tiempo
enseñándole el Buen Libro.
Pues enseña viejos cuentos
y se queda en sus dichos
así es un muy mal maestro,
al que no hay que prestar oídos.

Cura que en la vecindad
Vive con desenvoltura,
¿Para qué le llaman cura,
Si es la misma enfermedad?

Y lo mismo he de decir
si no es cura sino obispo
si se ponen a pedir,
piden de voz y de escrito
A Dios para bien morir
elevan cántico y grito
Del pueblo por bien vivir
todo obsequio les es chico.
Y al dinero retiñir
son usureros divinos

Cura que en la vecindad
Vive con desenvoltura,
¿Para qué le llaman cura,
Si es la misma enfermedad?

¿Y el Papa, penando él solo,
a tanto y a tanto hereje,
incluso ese Pío Nono
que no hubo italo que deje
sin excomulgarlo a modo,
después de sembrar de muerte
país que encañona todo
y de matar tanta gente,
viene Juan Pablo II
y lo declara beato ante el mundo

Cura que en la vecindad
Vive con desenvoltura,
¿Para qué le llaman cura,
Si es la misma enfermedad?

Creo que más que ser padres
de la Humanidad seglar,
actúan como compadres
y se empiezan por amar.
Y hasta si les llama “padre”,
algún rapaz del lugar,
quizá no lo diga de balde
sino que encierre verdad,
que cuando aprietan las carnes
a padres pueden llegar.

Cura que en la vecindad
Vive con desenvoltura,
¿Para qué le llaman cura,
Si es la misma enfermedad?

Cura que pide dinero
y que del gallinero es gallo,
no sirve para maestro,
sino es del demonio lacayo.
Y no siendo un cura bueno
sino un cura papagallo,
su lugar es el infierno
para quedar pollo asado
y allí lo encontrará lleno
del Nono que envió italianos.
Y a quien condenó a un pueblo entero
e igual cañoneó al otro medio
ahora ¡lo ha hecho Santo Juan Pablo!

Cura, obispo o Santidad
Viviendo en desenvoltura,
¿Para qué le llaman cura,
Si es la misma enfermedad?

Juan Pablo Mañueco (2016)

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Pablo Mañueco

Nacido en Madrid en 1954. Licenciado en Filosofía y Letras, sección de Literatura Hispánica, por la Universidad Complutense de Madrid

Lo más leído