Castilla enciende velas en balcones y ventanas la noche tras Villalar

CUANDO LA NOCHE CAE SOBRE CASTILLA, DESPUÉS DE VILLALAR, UNAS VELAS DE ESPERANZA SE ENCIENDEN EN VENTANAS Y BALCONES…
.
.

Castilla enciende velas en la noche siguiente a la derrota de Villalar (Noche del 23 al 24 de abril de cada año, con Padilla, Bravo y Maldonado en el recuerdo)

 

CASTILLA, ALUMBRÁNDOSE A UN ESPERANZADO

MAÑANA, después de un nuboso Villalar.

 

 

 

Van cesando los lamentos

que anunciaban tanto mal.

Las sombras del veintitrés

ahogan la libertad,

los comuneros heridos

se quisieran levantar,

pero acuden más realistas

a sus pechos rematar.

 

 

Las lumbres que hoy se enciendan

memorando Villalar,

crepitan para que vuelva

luciente a Castilla el lar.

Que las velas que se inflaman

en esta por la otra edad

aviven nuestra esperanza

de fin de la oscuridad.

Y alimenten la promesa

que el futuro llegará

incitando los programas

comunes de Villalar.

-Que Castilla se levante

dando de vida señal.

-Que la España hoy vaciada

de gente torne a llenar.

-Que los políticos cumplan

mandatos que se les dan

y que si no los cumplieren

no sean autoridad,

sino que el pueblo pueda

deponer su falsedad.

-Que los bienes de Castilla

no se tornen a sacar,

sino que en la tierra nuestra

en ella se sembrarán,

sin tenerla por colonia

de Monarquía de Austrias,

ni sistema liberal,

que aun repúblicas injustas

con Castilla lo hacen mal,

quien socialista  se dice

socializa por su mal

y a Castilla rota tienen

sin que la quieran juntar.

-Que en el corro de los pueblos

Castilla se vuelva a estar,

desde la sal Mar Cantábrico

hasta allende Ciudad Real,

como ya en el siglo XIII

desde Laredo del mar

hasta los montes morenos

Castilla brilló en mismo haz.

 

¡Castilla, tierra, Castilla,

pero nacida en la mar,

encendiéndose a la vida

flameando su ideal!

 

Castilla, tierra, Castilla,

Pero nacida en la mar,

que toda Castilla entera,

sólo así se ha de salvar.

 

Para ser de los castellanos

su recobrado hogar,

y para esa actual batalla

que esta noche alumbrará

y los días de mañana

que más tarde nos vendrán,

todos somos capitanes

y capitanas de Juan,

y de María Pacheco

que a la lucha nos guiarán

y a la victoria en los siglos

que después sucederán.

 

¡Castellanos, castellanas,

vuestra voz suene a metal,

y emita un grito de triunfo

que resuene universal!

 

¡Castilla, tierra, Castilla,

pero nacida en la mar,

junto a las altas Montañas

hasta las de Ciudad Real!:

 

Levántate tierra hermosa

te sobran cultura y sal,

para ser aun más eterna

que la yesca y pedernal!

 

¡Inflámate de esperanza,

que ése es tu triunfo inicial,

todas las demás victorias

unida te han de llegar!

 

Juan Pablo Mañueco

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Juan Pablo Mañueco

Nacido en Madrid en 1954. Licenciado en Filosofía y Letras, sección de Literatura Hispánica, por la Universidad Complutense de Madrid

Lo más leído