Kremer de Seda

Carlos Pecker Pérez de Lama

Morir es Difícil con los Ojos Abiertos

Abiertos mientras ves como degradan la cultura de tu país, en donde no se apoya ni a los guionistas, ni a los actores, ni a los directores, ni a los productores, ni a cualquier artista o técnico relacionado con el cine español, bueno, ni con cualquier otro ejemplo cultural.

Mi padre, a quien le encantaba la cultura, y muy especialmente el cine y el teatro, me decía que quien no defiende la cultura es que está muerto, aunque tenga los ojos bien abiertos.

Volver a ver la ridícula crítica que se hace a la gala más importante del cine español, Los Goya, es indignante. Que si llevaban chapas de Coca-Cola, que si apoyan a los antideshacucios, que si ponen a caldo al fantasma de la ópera que no acudió a los premios, como si las películas y sus creadores no tuviese ninguna importancia. Creo que, de nuevo, estamos perdiendo el norte y el sur.

Para mi el cine español es casi siempre una explosión de vida, de energía, de sentimiento, de pasión, con historias humanas muy bien contadas y muy cercanas, y con directores que suplen la falta de ingresos con ingenio e imaginación. Como dijo Enrique Gozález Macho, presidente de la Academia de Cine, hacer una película hoy en España es «un verdadero acto heroico».

Y encima hay periodistas que todavía quieren hundir más aún nuestro cine con críticas sobre la cáscara sin probar lo que hay dentro. Si quieren comentar los premiados problemas sociales o de cualquier tipo están en su derecho, y especialmente que el ministro de Cultura no acuda al evento más importante del cine español, esto es de nota. A mi mismo me dieron hace poco un premio la Asociación de la Prensa de Madrid y critiqué la situación de mis ex compañeros en Intereconomía. Tampoco pasa nada. Creo que es positivo que la gente se entere de injusticias que gracias a estos micrófonos tienen más repercusión.

Pero después de comentar estos hechos hay que escribir sobre las películas. Hay que verlas, oírlas, vivirlas, disfrutarlas, y no ir con la idea preconcebida de que el cine patrio es malo, aburrido y no tiene buenos directores o actores, esto es una auténtica estupidez. Lo hay malo, regular, bueno, mejor y excelente, como cualquier otro.

Entiendo a quien prefiera otro tipo de películas, por supuesto, pero no se puede machacar nuestro cine con tópicos que son más falsos que las promesas que han hecho los políticos de turno respecto al apoyo a nuestra maravillosa y creativa industria audiovisual, que a este paso desaparecerá lentamente.

Cuidemos, valoremos y veamos nuestro cine. El arte y la cultura nos lo agradecerán.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Pecker

Realizador, Periodista, Camarógrafo, Técnico de sonido, Iluminador, Editor, Profesor universitario y Escritor.

Lo más leído