La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

Esclavitud en el siglo XXI. ¿Denunciamos o pasamos?

Acción: Acaba de hacerse público que 50 de los banqueros y empresarios más importantes de este país cuentan en sus hogares con personas negras, traídas directamente de Angola, que emplean como esclavos en sus hogares. Privados de toda libertad y sin ningún tipo de derecho, los negros limpian, cocinan y bañan a sus hijos. En caso de que alguno de ellos no cumpla apropiadamente con algunas de sus obligaciones… latigazos hasta decir basta. O hasta morir. Su remuneración: evidentemente, cero.

Reacción: ¡Que vergüenza! Cárcel para esos mal nacidos, que explotan a personas por el simple hecho de ser negros. Todos somos hermanos, todos tenemos dignidad, todos tenemos derechos. ¡Inmediatamente! ¡Que todo el mundo mundial se eche a la calle en la manifestación más multitudinaria de la Historia y pida Justicia! ¡Hasta que no pare esta aberración, no nos callaremos!

………………………………………………………………..

Acción: Miles y miles de ‘chulos’ explotan cada día a mujeres, haciendo que vendan su cuerpo para entregarse al mejor postor. Al que más pague. O al que pague. Muchas de ellas son extranjeras y han venido aquí engañadas, con la promesa de un trabajo digno y la realidad de la esclavitud sexual. No pueden huir. O morirán. Otras no son contratadas en ningún sitio. Tiene hambre. Tienen hijos. Éstos tienen hambre. Ellas, por amor a los suyos, rompen, destrozan su vida haciendo algo que aborrecen; algo que les dejará una huella imborrable: la cicatriz de la vergüenza y la indignidad. Miles y miles de puteros se aprovechan de las esclavas engañadas o que lo son por extrema necesidad… y las compran. Directamente. Yo follo, yo pago. Así de fácil, ¿no?

Reacción 1: ¡Que vergüenza! Cárcel para esos mal nacidos, que explotan a personas por el simple hecho de ser mujeres necesitadas o engañadas. Todos somos hermanos, todos tenemos dignidad, todos tenemos derechos. ¡Inmediatamente! ¡Que todo el mundo mundial se eche a la calle en la manifestación más multitudinaria de la Historia y pida Justicia! ¡Hasta que no pare esta aberración, no nos callaremos!

Reacción 2: ¿Ya estáis con lo mismo? ¿Siempre hablando de putas? ¿Por qué no habláis de gente «normal»?

………………………………………………………………..

Conclusión: ¿Te importa, te incomoda, te desgarra? ¿Te da igual, «algo habrán hecho», es “dinero fácil”? Lucha o pasa. Que cada uno elija su opción. Somos libres. Aunque otros no lo sean.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

Autor

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Lo más leído