La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

¿Aberrosexualidad? Aberración informativa

Cuelga del portal de información religiosa Religión en Libertad la siguiente noticia, sacada del blog de Manuel Morillo: ‘De nuevo el Partido Popular apoya la aberrosexualidad’. Intrigado, pincho el titular y encuentro una información que destaca en modo crítico el apoyo institucional de la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Madrid y el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes (también en Madrid), todos ellos regidos por el PP, al 14º Festival Internacional de Cine Lésbico, Gay y Transexual.

No entro a valorar el contenido de la información. Sí su tratamiento, la forma en que está expresada: me parece beligerante, insultante, ofensiva. Sin necesidad alguna. ¿No hubiera dado igual poner, por ejemplo, ‘De nuevo el Partido Popular apoya el movimiento gay al patrocinar un ciclo de cine homosexual?’. Sería igual de valorativo –puesto que esa es la intención–, y todos entenderían su significado, tanto los que compartieran su sesgo como los que no. Así, pues, ¿por qué pasar la barrera? ¿Por qué calificar de ‘aberrante’ la práctica de la homosexualidad?

Es tan triste leer, en defensa de “los valores cristianos”, esa mención a la sumisión “al servicio de los negocios de los productores de cine sodomita”… Daría tanto crédito, desde una óptica cristiana, mirar al homosexual como una persona antes que nada… Pero no, es mejor apuntarle con la mira telescópica y decir que es un monstruo. En vez de argumentar que su sexualidad no es la natural –los miembros sexuales de hombre y mujer están ‘inventados’ para la procreación en sentido técnico, más allá del disfrute–, hay que marcar una barrera y separar, ¿no?. Sin pensar que tú vecino, amigo o hermano, ése al que tanto quieres y respetas, pueda ser homosexual, como aquel “depravado” al que con tanto rencor señalas.

Valores cristianos… ¿Es el respeto un valor cristiano? ¿Y el cariño, la humanidad? Pues defendamos con firmeza lo que hay que defender y hagámoslo sin rencor, odio ni miseria. Porque hay que dar testimonio… de los valores cristianos… del Dios del Amor. Coherencia, valentía, firmeza, claridad: por supuesto. Misericordia, solidaridad, respeto, amor: por supuesto que también. Creo que esa es la fórmula para defender los valores cristianos en materia sexual. Sin que los receptores de nuestras valoraciones y consejos se sientan víctimas de gente que, pese a su gesto beatífico, los odia; en culminación hipócrita de la traición del principal mandamiento cristiano.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

Autor

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Lo más leído