La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

Pep Rubio: “Para mejorar la política, primero hay que ganar en las urnas”

Como buen scout, Pep Rubio es de los que se toman en serio el afán de “dejar el mundo mejor de como lo hemos encontrado”. Alicantino de nacimiento, apoya numerosos movimientos sociales, especialmente los dedicados a la juventud. Y lo hace de un modo también profesional, como coordinador de Proyectos en el Observatorio de Inserción Laboral de la Universidad de Alicante. Muy implicado en UPyD, fue el número dos en las elecciones municipales por su ciudad y, hasta después de los comicios, ha sido el responsable de Comunicación Política en el Consejo Local. Continúa siendo miembro activo del Consejo Político Territorial de la Comunidad Valenciana. De cara al 11 de julio, deposita sus esperanzas en Renovadores UPyD.

¿Cómo valoras la situación actual de UPyD?

UPyD se encuentra en plena metamorfosis. Y veo dos caminos: seguir como hasta ahora o cambiar. Decía Einstein aquello de: “Locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes”. Yo soy de los que creen que es momento de cambiar, pero de verdad, y no solo caras visibles. Toca adecuar nuestro proyecto a los tiempos actuales, que son cada vez más crudos y despiadados. La política del ejemplo es fundamental, pero sin acercarla al gran público es inocua. Hay muchas, muchísimas personas que siguen ilusionadas porque saben que contamos con el mejor y más moderno proyecto político para nuestro país, y que conseguiremos el apoyo de la ciudadanía en el momento en que sepamos hacérselo llegar correctamente.

Con este balance, ¿cómo llega el partido de cara al congreso extraordinario de julio?

Creo que hemos pecado de “arrogancia” en el sentido de no querer bajar al nivel de todo tipo de votante. Tenemos un discurso demasiado altivo y, en lugar de apostar por campañas de comunicación, por ejemplo, nos seguimos centrando en seguir puliendo y depurando nuestro mensaje. Y digo “nos” porque, aunque se trate de decisiones de nuestro Consejo de Dirección y Consejos Territoriales, me considero una persona disciplinada que siempre ha acatado las directrices. Por eso, llegados a este punto, es momento, de una vez por todas, de hacer llegar nuestro mensaje, que es el mejor, a través de los canales que demandan todo tipo de votantes. No hemos sabido acercarnos –o no nos han dejado nuestros responsables– al gran público, y, para mejorar la política y luchar contra la corrupción, primero hay que ganar en las urnas.

¿A quién apoyarás para la portavocía y por qué?

En UPyD tenemos el mejor programa y las mejores propuestas políticas. Prueba de ello es que somos el “rincón del vago” para el resto de partidos. Todos nos copian, incluidos conceptos que nacieron de nuestro seno, como el de “regeneración democrática”, que lo introdujo Rosa Díez en el panorama político español. Eso es prueba de que tenemos el mejor contenido. Y es momento de saber darle forma, sin miedo y a través de los diferentes medios que se ponen a nuestro alcance. Por eso soy de los que opinan que es momento de invertir en movimiento, en un rostro joven, dinámico y que tenga capacidad para saber moverse por los diferentes medios de comunicación, además de brindar flexibilidad al resto de agrupaciones. Y ese rostro es el de Irene Lozano, una persona que ha sabido conectar con todo tipo de públicos.

¿Cómo valoras la filtración de correos electrónicos de Irene Lozano y otros militantes por parte del actual Consejo de Dirección y en plena carrera hacia el congreso de julio?

Soy de los que siguen confiando en muchos de los fundadores del partido, como Carlos Martínez Gorriarán, y me escandaliza que en el seno de sus decisiones se puedan contemplar este tipo de actuaciones. Estoy seguro que me faltan datos para entrar a valorar, pero no me gusta que entremos en juegos de filtraciones, expulsiones o denuncias. Toca luchar por el presente de nuestro partido, no pelearnos para destrozarlo aún más.

¿Cuál crees que debe ser el papel de Rosa Díez ahora que se ha confirmado que no seguirá siendo la portavoz magenta?

A Rosa le debemos el fin del bipartidismo. Y, quien piense lo contrario, comete una grave injusticia. Es una persona íntegra, con unos valores morales muy por encima de los demás, y, no me cabe duda, una política que de verdad quiere mejorar esta España cutre y casposa en la que vivimos. A Rosa hay que agradecerle mucho, muchísimo. No obstante, soy de los que opinan que su tiempo ya ha pasado, como nos sucederá a todos en un momento dado. Y ella misma lo supo reconocer cuando optó por no presentarse, algo que le honra. Es momento de renovación, siempre fieles a nuestro objetivo de proteger el país del intrusismo de la corrupción y de promover políticas de centro.

¿Qué ha llevado a UPyD a interrumpir su crecimiento en el último año, tras las elecciones europeas de mayo de 2014?

Somos un partido formado por personas que, en nuestra mayoría, nunca nos hemos dedicado a la política. Eso hace que, en oda a la transparencia, hagamos públicas demasiadas cuestiones internas, que también suceden en otros partidos, pero que saben tratar de manera discreta. Súmale a eso que los medios de comunicación no pueden sacarnos nada malo, y, en su obsesión por criminalizarnos, tiran de nuestros dires y diretes, donde nosotros les ayudamos echando siempre más leña al fuego. Los votantes desconfían cuando en un partido se hacen visibles los debates internos. Y no me olvido de que “el que paga, manda”, y los nuevos partidos han sabido invertir en publicidad en las grandes cadenas para optar, primero, a tener más visibilidad y, segundo, a vetarnos. Y no es ninguna teoría de la conspiración, sino la propia ley de libre mercado.

¿Qué prioridades debería marcarse el Consejo de Dirección que salga del congreso extraordinario de julio para ilusionar a la ciudadanía y a sus propios militantes?

Fomentar precisamente esa unión y esa hermandad. Somos un partido que descuida a las bases, que se centra demasiado en lo intelectual y poco, o nada, en lo particular de cada uno de nuestros afiliados. Los afiliados dedican su tiempo y su dinero a un proyecto que debe ser de todos, y no únicamente donde se les llame para acudir a votar. El nuevo Consejo de Dirección debe ser consciente de que detrás de cada afiliado hay una persona, y de que a esa persona se le debe respeto y dedicación. Después, debemos reorganizar las políticas de comunicación, que han resultado fallidas, y centrarnos en actuar como un partido político, no como una organización judicial.

¿UPyD puede volver a ocupar el espacio que un día tuvo y aspirar a ser una alternativa real en las elecciones generales de finales de año?

Lo que puedo garantizarte es que vamos a luchar por ello hasta la última gota de nuestra sangre. En el espacio político y el imaginario del votante partimos ya no de cero, sino de menos diez, pero somos muchas las personas que seguiremos luchando mientras el cuerpo aguante.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido