¿Cómo elegir y cuidar las toallas de playa?

¿Cómo elegir y cuidar las toallas de playa?
Toalla de playa ITMK

En pleno verano y a punto de llegar al mes más caluroso del año, muchos son los que ya están disfrutando de sus vacaciones y otros, los que están a punto de empezarlas. Con el calor, el sol y el buen tiempo, los planes que más apetecen son los que se hacen al aire libre. Ya sea en la playa, el campo o la montaña, pasamos la mayor parte del tiempo fuera de casa durante esta época del año. Uno de nuestros aliados, sea cual sea el destino que elijamos, son las toallas de playa.

Lo cierto es que el destino es lo de menos, porque pese a denominarse así, éstas no son de uso exclusivo en el mar. De hecho, las podemos usar también para, por ejemplo, disfrutar de un picnic en el parque o en cualquier lugar con césped agradable de la ciudad; ya sea para extenderla en el suelo como forma de mantel o para secarse después de refrescarnos en la piscina, en una fuente o con una manguera si no tenemos la playa cerca.

Por lo tanto, es importante llevar siempre una toalla adecuada y cómoda que se adapte a nuestras necesidades. Hoy en día, existen muchos modelos entre los que elegir. Cabe destacar que aunque la cuestión estética es importante (las toallas se usan incluso como complementos para combinar con la ropa veraniega), no es el primer aspecto que se deba tener en cuenta. Al existir tal variedad en el mercado, la mayor parte de las personas se queda con lo primero que ve debido a la sobrecarga de información cuando no tiene claro lo que quiere.

Sin embargo, existen algunos consejos que nos ayudan a proceder a la elección. En primer lugar, se debe encontrar un tamaño adecuado, ya que debe existir la justa proporción entre una toalla que sea amplia (y nos cubra por completo pero que no sea demasiado grande para llevársela fuera), y que sea individual, ya que cada persona tiene una altura y corpulencia diferentes. Esto nos permitirá que se acople a nuestras medidas y será más eficaz en el proceso de secado.

Otro componente fundamental es el tejido, del que dependerá la velocidad y la cantidad de absorción de agua. La mejor elección en este caso consiste en una toalla de algodón o de fibras sintéticas que sea suave al roce con tu piel y evite las irritaciones y la sequedad.

Después de estos dos aspectos, podemos centrarnos en seleccionar una toalla de playa que sea agradable a la vista. Hay tantos tipos, que seguro que encontramos nuestra favorita.

En cuanto al precio, lo primero que hay que hacer es una comparación de las diversas tiendas o negocios online para controlar las diferencias de una respecto a la otra. Recordemos que se trata de un producto temporal, que vamos a utilizar mucho durante este tiempo; por lo tanto, merece la pena dedicarle una cantidad justa de nuestro presupuesto vacacional. Para los niños, funcionan las mismas indicaciones pero tal vez es más importante la cuestión estética para ellos. Os aconsejamos comprar alguna de las toallas infantiles que cuiden su piel mientras despiertan su sonrisa.

Por último, si queremos darles un buen cuidado, las lavaremos después de cada uso con programas fríos y después, las tenderemos a la sombra. Si nos las llevamos a la playa o a la piscina, siempre procuraremos que se sequen lo antes posible. Y tú, ¿ya tienes tu toalla de playa?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido