Paul Smith partió desde Inglaterra y llegó a Nueva Zelanda

Viaja gratis al otro lado del mundo gracias a los usuarios de Twitter

@twitchhiker alcanzó su destino en 30 días

Durante mis 30 días como el Twitchhiker descubrí que la bondad es universal. He recibido una lección vital para creer en mi mismo y vivir sin remordimientos

Paul Smith es un habitual usuario de Twitter que un día decidió viajar al otro lado del mundo en 30 días confiando únicamente en la bondad y en la buena voluntad de otros usuarios de esta red social. Residía en Gateshead, al noreste de Inglaterra, y su idea era alcanzar Campbell, una población del sur de Nueva Zelanda.

Según cuenta el propio Paul Smith, que se apodó ‘Twitchhiker’, en Daily Mail —The Twitchhiker: The amazing story of how Paul Smith travelled the world for free using only Twitter— no había nada que le atara, nada que le impidiera llevar a cabo su idea. Había dejado de lado los estudios de astrofísica y se había dedicado a ser productor y presentador. Más tarde luchó para sobrevivir como escritor independiente.

Twitter no es una emisión en un sólo sentido sino que es una conversación de dos vías, llena de discusiones y argumentos, solicitudes y ofrecimientos de ayuda.

He seguido con interés los tweets de decenas de usuarios de todo el mundo y de ahí es de donde vino mi idea: a través de Twitter podía llegar a la gente de otros países que, a su vez, podía llegar a sus amigos y seguidores.

Smith le explicó la idea de viajar por el mundo a su esposa Jane, con la que se había casado hacía poco menos de una semana. Acababan de regresar de Nueva York, donde celebraron su boda en Brooklyn Bridge Park con temperaturas bajo cero. «He tenido una idea», cuenta Smith le dijo a su mujer. «Continúa», le contestó ella:

  • Paul Smith: «Creo que podía dar la vuelta alrededor del mundo utilizando Twitter»
  • Jane Smith: «¿La vuelta al mundo? ¿Hacia dónde?»
  • PS: «Nueva Zelanda, tal vez»
  • JS: «¿En serio?»
  • PS: «Yo creo que sí»
  • JS: «Vale. Sólo tienes que ponerlo en el calendario para saber cuándo vas»

LAS REGLAS DEL VIAJE

Así que Smith empezó a preparar su viaje. Estableció unas reglas para su aventura.

  1. No podía pagar por transporte o alojamiento durante los 30 días.
  2. Sólo podía aceptar ofertas de ayuda de las personas que usan Twitter.
  3. No podía planear nada con más de tres días de antelación.
  4. No podía pasar más de 48 horas en algún lugar.
  5. Sólo podía gastar dinero en comida y bebida.
  6. De incumplir alguna de estas reglas, la aventura habría terminado y tendría que regresar a casa.

Después de dar a conocer su idea en Twitter, se corrió la voz a todos los rincones del mundo y se convirtió en primera plana de los medios de comunicación del lugar de destino, Nueva Zelanda. Con la ayuda de decenas de usuarios, Smith logró viajar por todo el mundo:

Durante mis 30 días como el Twitchhiker descubrí que la bondad es universal. He recibido una lección vital para creer en mi mismo y vivir sin remordimientos.

Puedes conocer la aventura detallada de Paul Smith en su cuenta de Twitter @twitchhiker o en el artículo del Daily Mail.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído