Un posible deshielo en las tensiones entre Irán y Arabia Saudita? Ramificaciones para la región y para Israel

Que sucederia en el M.Oriente si llegaria a nuestros oidos la noticia que IRAN  y ARABIA SAUDITA llegaron a un Acuerdo por el cual la tension entre ellas dejaria de existir?

«Un posible deshielo en las tensiones entre Irán y Arabia Saudita: ramificaciones para la región y para Israel» es el titulo de un importante articulo escrito por Yoel Guzansky y Sima Shine y publicado  por el INSS (Dependiente de la Universidad de Tel Aviv).

Señales recientes apuntan a un esfuerzo mutuo por parte de Irán y Arabia Saudita para despejar el aire y aliviar las tensiones, y sugieren una disposición a abordar las disputas a través del diálogo. Los nuevos contactos entre estos países se producen en el contexto del ataque del 14 de septiembre de 2019 contra las principales instalaciones petroleras del reino, que se atribuyó a Irán y cerró temporalmente aproximadamente la mitad de la producción petrolera saudita. Irán demostró que incluso si no le gustaría ver un deterioro radical en la estabilidad regional, está preparado para asumir mayores riesgos, creyendo que ni Estados Unidos ni Arabia Saudita están interesados ​​en una escalada.

De hecho, el ataque iraní dejó en claro a Riad la vulnerabilidad de sus instalaciones estratégicas, así como el grado de renuencia de Estados Unidos a tomar medidas militares contra Irán. Sin embargo, es poco probable que cualquier cambio en las relaciones entre Arabia Saudita e Irán tenga un impacto profundo o dure mucho. La hostilidad de raíz entre los dos países permanece, y las circunstancias cambiantes de la región son lo que los motiva a disipar la tensión, aunque sea solo parcialmente. Si bien no está claro si Estados Unidos está involucrado en contactos iraníes-sauditas, Riad presumiblemente se siente en libertad de intentarlos, dada su decepción por la falta de una respuesta estadounidense al ataque a las instalaciones petroleras, así como a la presión del Congreso sobre Arabia Saudita. Por lo tanto, los sauditas pueden preferir probar aguas que son independientes de la administración de EE. UU., Particularmente dado el claro interés de la administración y del propio presidente BIDEN, en iadelantar a conversaciones directas con Irán.

Una serie de desarrollos recientes sugiere un esfuerzo mutuo de Irán y Arabia Saudita para aliviar la tensión entre ellos. Ambos estados han señalado que desean mejorar la atmósfera y reducir la hostilidad, y que ven importancia en el diálogo y la voluntad de abordar las disputas. El ministro de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita, confirmó que Arabia Saudita transmitió un mensaje a Irán a través de un «país hermano» de que Arabia Saudita siempre ha buscado la estabilidad y la seguridad regional. Un alto funcionario de la oficina del primer ministro iraquí, reveló que Arabia Saudita acordó permitir que el primer ministro iraquí  organice una reunión con Irán como un primer paso para reducir la tensión regional,lo que permitio que una reunión se celebrara en Bagdad. Paralelamente, Iran anunció que Teherán entabla un diálogo con Arabia Saudita y otros países de la región, argumentando que un diálogo iraní-saudita podría resolver muchos de los problemas políticos y de seguridad de la región, lo que sugiere, entre otras cosas, que es posible el diálogo sobre la guerra en curso en Yemen. Además, los Emiratos Árabes Unidos, asi como Pakistán e Iraq, también se encargaron de mediar entre Riad y Teherán para reducir las tensiones del Golfo.

En el contexto de estos contactos está el ataque del 14 de septiembre de 2019 contra las principales instalaciones petroleras de Arabia Saudita, que se atribuyó a Irán y cerró temporalmente aproximadamente la mitad de la producción de petróleo saudita.  De hecho, la respuesta de Arabia Saudita fue medida y desproporcionadamente más baja que el daño causado, y como en el pasado, Riad evitó culpar directamente a Irán, prefiriendo enfatizar que el ataque fue un duro golpe para la seguridad del mercado energético mundial, lo que necesariamente requiere determinación. acción internacional para proteger las instalaciones petroleras sauditas.

Por su parte, Estados Unidos y las naciones europeas anunciaron que tenían información que señalaba a Irán como responsable del ataque, pero evitaron tomar medidas directas contra él. En general, el ataque y la falta de una respuesta estadounidense demostraron a Riyadh la vulnerabilidad de sus instalaciones estratégicas y la determinación de EEUU de no tomar medidas militares contra Irán. Además, el ataque, al igual que los ataques iraníes anteriores desde mayo de 2019, subrayó la supremacía de Irán en el Golfo y la vulnerabilidad de su principal adversario regional, Arabia Saudita, de una manera que sacudió el eje árabe y royó el sentido de seguridad entre los estados del Golfo Pérsico y la fiabilidad del contrafuerte de seguridad estadounidense.

En la guerra en curso en Yemen, Arabia Saudita no ha logrado impedir que los hutíes, que reciben apoyo militar iraní abierto y encubierto, mejoren su posición.  También se informó que los EAU descongelaron $ 700 millones de dinero iraní depositado en bancos de los EAU.

Las naciones europeas también ven en Irán a un jugador importante para poner fin a la guerra de Yemen, y recientemente se informó que se han mantenido contactos secretos entre delegados estadounidenses y hutíes. Además, Riad está preocupada por el lanzamiento de negociaciones entre Estados Unidos e Irán sobre el tema nuclear, dado que el presidente BIDEN ha dejado en claro en repetidas ocasiones su deseo de diálogo directo con el liderazgo iraní. Arabia Saudita tiene interés en ser parte de la solución y no quedar fuera de escena.

Esta constelación de circunstancias augura cambios en el entorno estratégico de Arabia Saudita que empujan a que sus líderes consideren una revisión de la política. La posibilidad de abrir un diálogo activo para disipar la tensión con Irán no es un asunto fácil para Arabia Saudita.

La rivalidad entre Irán y Arabia Saudita deriva de importantes disputas geopolíticas y religioso-ideológicas y sirve como un componente destacado en la arquitectura del Medio Oriente de hoy. Las relaciones entre Arabia Saudita e Irán se deterioraron a principios de 2016, después de que Arabia Saudita cortó los lazos diplomáticos con Irán por los ataques a las misiones diplomáticas sauditas en Irán que siguieron a la ejecución en Arabia Saudita del jeque chiíta Nimr al-Nimr. Se considera que Mohammed bin Salman ha contribuido en gran medida al aumento de la hostilidad entre los países. En varias ocasiones, recurrió a la retórica anti-iraní de una dureza no característica de los gobernantes anteriores del reino, por ejemplo, cuando comparó al líder supremo iraní Ali Khamenei con Hitler.

La competencia por la influencia se manifiesta principalmente en la lucha en curso en varios ámbitos a través de aliados y representantes, pero los dos países también están involucrados en una lucha directa que incluye, entre otros, intentos mutuos de subversión a través de diversos medios. Arabia Saudita está preocupada por cómo Irán y sus leales han sido impulsados ​​en Yemen,  y por las ganancias de Irán en Siria e Irak; de ahí el afán de Riad de hablar con Irán para tratar de llegar a acuerdos sobre una variedad de temas, principalmente en estos últimos ámbitos. Irán, por su parte, sigue viendo a Arabia Saudita como un adversario y un factor principal para alentar la hostilidad estadounidense hacia él, e incluso está preocupado por los informes sobre inteligencia y coordinación operativa entre Arabia Saudita e Israel. Las mejores relaciones con Riyadh también se perciben en Teherán como parte de una lucha contra el aislamiento buscado por los Estados Unidos.

Es improbable que un deshielo en las relaciones entre Arabia Saudita e Irán tenga una duración significativa y tenga un impacto material: los sentimientos negativos en ambos lados son profundos, y la base para la hostilidad permanece. Sin embargo, las circunstancias regionales cambiantes son un incentivo para que ambas partes alcancen un nuevo nivel de estabilidad y disipen, al menos parcialmente, las tensiones entre ellas. Es posible que los sauditas prefieran ver qué opciones tienen abiertas independientemente de la política de la administración, particularmente a la luz de la posición de Estados Unidos sobre Irán y el claro interés de la administració BIDEN, en entablar conversaciones con Irán.

Incluso si no hay perspectivas de una restauración completa de los lazos adecuados entre Arabia Saudita e Irán, en las circunstancias actuales, y dada la disposición saudita de mejorar la atmósfera, la tensión entre Riad y Teherán puede disminuir, al menos a corto plazo. Sin embargo, a largo plazo, en ausencia de un cambio en el nivel fundamental de hostilidad entre los países, y particularmente si Irán lanza otro ataque significativo contra objetivos sauditas, existe una mayor probabilidad de represalias sauditas contra Irán.

Cualquier cambio en las relaciones entre Arabia Saudita e Irán afectará a Israel. Israel vio su interés compartido con los estados del Golfo con respecto a Irán como una base para la cooperación, incluso lejos de la vista del público, y como parte de la mejora de los lazos con los países árabes sunitas. Sin embargo, Israel y Arabia Saudita también comparten intereses en otras áreas, incluida la lucha contra ISIS y la oposición a la Hermandad Musulmana y Hamas, así como la preservación de relaciones especiales con los Estados Unidos. Por lo tanto, incluso si hay progreso en los contactos entre los iraníes y los sauditas, será el resultado de los intereses actuales y situacionales y no una manifestación de una solución esencial a los problemas fundamentales.

En cualquier caso, hay indicios de que la tendencia de cambios ad hoc en las relaciones entre y dentro de las alianzas y frentes en la región continuará a raíz de los desarrollos en la estructura de poder relativa. Israel debe monitorear estos, para salvaguardar sus intereses de seguridad a medida que surjan nuevos desarrollos. Israel debería prepararse para una situación en la que Arabia Saudita se debilita, lo que significaría que la carga de contrarrestar a Irán recaerá principalmente en Israel. Además, a medida que pasa el tiempo, la impotencia de Arabia Saudita en términos de seguridad nacional puede impulsarlo a aumentar aún más su inversión en armamento avanzado y aumentar su deseo de lograr la capacidad nuclear militar».

P.D. A. SAUDITA no tiene posibilidad de enfrentarse directamente con IRAN porque no consigue defender sus instalaciones petroliferas (que son la fuente de sus ingresos).

Tambien tiene habitantes de creencia SHIITA (como la IRANI) y estos constituyen un motivo de preocupacion interna (terrorismo, lealtad, etc)

De alli que de alguna forma, para «sobrevivir» es natural  que el Gobierno Saudita busque como llegar a cierto compromiso pacifico con IRAN.

La selección de las mejores marcas de termómetros

TERMÓMETROS CLÍNICOS

Aquí encontrarás la oferta actualizada de estos dispositivos de salud

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972. Casado... tres hijas... 8 nietos. Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado. Graduado en Sociología.

Shimshon Zamir

Nacido en Argentina. Vive en Israel desde 1972.
Casado... tres hijas... 8 nietos.
Trabajó 30 años en la industria Química Israelí, hoy pensionado.
Graduado en Sociología.

Lo más leído