Este domingo, tras 11 días de protestas contra el 'paquetazo', el Gobierno de Ecuador y el movimiento indígena acordaron dejar sin efecto el Decreto Ejecutivo 883, que elimina el subsidio a los combustibles

El Gobierno e indígenas de Ecuador acuerdan derogar el decreto que eliminaba los subsidios a combustibles y detener las protestas

El Gobierno e indígenas de Ecuador acuerdan derogar el decreto que eliminaba los subsidios a combustibles y detener las protestas

Las partes, tras un diálogo entablado la tarde de este 13 de octubre, con mediación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, resolvieron establecer una comisión para crear un nuevo decreto, según recoge rt y comparte Paula Dumas para Periodista Digital.

«Ha triunfado la sensatez, la pasión y la decisión de vivir en paz», dijo el presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Luis Gerardo Cabrera.

Arnaud Peral, coordinador residente de la ONU en Ecuador, señaló, por su parte, que la comisión para la creación del nuevo decreto comienza su trabajo «ahora mismo, no mañana ni pasado», tras finalizar las declaraciones públicas.

El secretario particular del presidente de la República, Juan Sebastián Roldán, señaló que el nuevo documento debe garantizar «que los contrabandistas no se enriquezcan más y que los ricos no se llenen de dinero con los subsidios que no les corresponden».

Se levantan las movilizaciones
El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), Jaime Vargas, anunció que se levantan las movilizaciones antigubernamentales en todo el territorio.

«Reconocemos la valentía de hombres y mujeres que salimos a nuestras calles; creo que es el único camino de buscar vías importantes para un verdadero desarrollo del país», enfatizó.

Vargas aprovechó el momento para solicitar nuevamente la remoción de sus cargos a la ministra del Interior, María Paula Romo, y al ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, por la represión policial y militar ejercida durante las manifestaciones, con clara «violación a los derechos humanos».

Como muestra de ello, comunicó que hubo «más de 2.000 heridos, más de 1.000 presos, alrededor de 10 asesinados y el número puede aumentarse este momento (porque hay) alrededor de 100 desaparecidos en el país». Aunque, pocas horas antes, el balance de la Defensoría del Pueblo fue de siete muertos, 1.340 heridos y 1.152 detenidos.

«Ya no queremos más represión, desde este momento», pidió el representante indígena y señaló que con la salida de esos ministros «el pueblo ecuatoriano tendrá paz y libertad».

Vargas manifestó que espera que esta apertura al diálogo continúe con el Gobierno para «construir proyectos importantes, proyectos participativos, proyectos que beneficien verdaderamente al país y al pueblo».

Sacrificios de cada una de las partes

«Hemos tenido un acuerdo […] que ha significado sacrificios de cada una de las partes», manifestó el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, y celebró que «la palabra que en esta última instancia más se ha repetido ha sido la de la paz».

Agradeció a todos los que «participaron en este proceso de paz» y mencionó que considerará las peticiones extras del movimiento indígena.

Roldán enfatizó que estos 11 días de protesta «golpearon severamente» y defendió la labor de los policías y militares que, dijo, «han cumplido con su deber en las calles y ellos hoy también celebran la tranquilidad». Mencionó que, tras estos días de manifestaciones, «los delincuentes, los que saquearon, los que secuestraron se tienen que ir a la cárcel».

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído