Pacos

Paco Sande

Si los niñatos de “A Mesa” leyesen algo…

Esta semana pasada leí en este mismo periódico la siguiente noticia:
Al igual que sucedía en la Alemania nazi, en Galicia están expedientando a los malos gallegos que hablan la «lengua propia» en sus comercios. La Mesa por la Normalización Lingüística, una entidad “independiente” pero que recibe suculentos subsidios de la Xunta por su afinidad ideológica con el BNG, ha enviado una carta a varios establecimientos comerciales de la ciudad en la que los amenaza con abrirles un expediente por no utilizar el idioma gallego. Un comerciante ha dicho en la COPE que tienen miedo porque ya han aparecidos cristales rotos de los comercios con pegatinas que decían «enemigos del gallego».

Se supone, además, que esta entidad no tiene poder alguno, ni sobre Galicia ni sobre los gallegos, pero que, saltándose la ley y la democracia a la torera, se auto otorga una potestad sin “limites” como defensores a ultranza de la cultura gallega y están tratando por todos los medios de obligarnos a todos los gallegos a acatar su visión de Galicia, de grado o por la fuerza.
La plataforma (Mesa por la desnormalización lingüística), acusa a los comerciantes de evitar el empleo de la lengua vernácula en sus escaparates y rótulos, de nombrar a la ciudad con el topónimo en castellano e incluso de discriminar a sus clientes por cuestiones idiomáticas. Los comerciantes, aunque “La Mesa” es una entidad privada independiente de las administraciones públicas, sienten temor cuando leen la carta debido a la terminología empleada por el remitente, según informa La Opinión de A Coruña.
“La Mesa” habla en sus cartas de apertura y cierre de expedientes, un lenguaje que para los que desconocen que la plataforma por el gallego está desvinculada de la Administración resulta inquietante, por sus similitudes con la terminología judicial. El contenido de la carta, por tanto, no implica ninguna obligación para los comerciantes que, en contra de lo que La Mesa expresa en el texto, tampoco tienen que remitir una contestación. Lo que si pueden hacer los comerciantes con estos energúmenos es, empleando la expresión fina de la palabra, mandarlos a tomar por saco.
Las cartas están firmadas por el representante de “La Mesa” Carlos Callon.
En este artículo se podía ver una foto de este señor. Para mi esta fue la primera vez que le veía la geta a este fulano, aunque, como no, ya antes había oído y leído noticias sobre el y sus esbirros.
Dicen que la cara es el espejo del alma, pues debe ser así, porque la cara de este “señor”, ya me lo dice todo: tiene toda la pinta del señoritingo intelectual mamón, que antaño, cuando yo era joven todavía, hablaba siempre en castellano e iba de comunista, seguidor de Mao Zetun y yo, para él, era el paleto de aldea que hablaba en gallego pero que, eso si, él, dignándose a bajar a mi altura intelectual, trataba de comprenderme, porque yo y todos los paletos como yo, que éramos, para él, todos los gallegos, representamos al pueblo, y él y ellos, (los intelectuales), tenían el deber de tratar de entendernos. Así es como eran y como son, estos personajillos salvadores de pueblos. Tú, paleto, ignorante, necesitas que alguien culto e inteligente te salve. Y son los tipejos como este los que te tienen que salvar, quieras o no. ¿Se puede ser más Cínico e hipócrita?, se llenan la boca con las palabras democracia y libertad. Libertad para Galicia, piden, pero eso si, tiene que ser su clase de libertad, ellos tienen que decirle a los gallegos como vamos a ser libres. Galicia libre del yugo hispano, claman, cuando los gallegos, hastiados de esta gentuza, lo que desearíamos es perderlos de vista, librarnos de ellos para siempre. Lastima que, emulando a su querido Castelao, no se vayan a Argentina, allá en el Chaco, donde no fastidiaran a nadie y además estarían más cerca de su héroe el “Che”.

Si estos niñatos se dejasen de hacer gansadas y se molestasen en leer algo mas que panfletos propagandísticos de la izquierda, y leyesen, aunque solo fuese nada mas que los titulares, de los periódicos podrían ver la opinión de Rudy Aernoudt, un flamenco profesor de Economía de La Universidad de Nancy (Francia) Que un informe elaborado por él, le deja claro a los belgas cuanto cuesta romper un país.
Los flamencos y los valones no se llevan. Viven en el mismo país, pero de espaldas. Todo está separado entre los belgas del norte, que hablan holandés, y los del sur que son francófonos. Apenas se relacionan entre ellos y tienen sus propias cadenas de televisión, sus colegios, sus hospitales, su policía. …¿Les suena? Todo esta separado.
La hipótesis de la ruptura de Bélgica no es exagerada, porque la verdad es que flamencos y valones no se soportan. La escisión tampoco ofrece obstáculos políticos insalvables, pues los gobiernos regionales ya dispones de amplias competencias en Estado Federal, en que los ciudadanos de una comunidad no pueden votar a los partidos de otra. -¡Que bonito ejemplo de país unido!- Por eso los belgas creen que la separación es solo cuestión de tiempo.
Lo malo es que ahora el estudio elaborado por el Profesor Aernoutd, les va a dar motivos para que se lo piensen dos veces. Este Profesor a calculado que un escisión provocaría una profunda recesión –“CRISIS” aparte- que haría caer el PIB belga en un 2.3%, es decir unos 7200 millones anuales. Sus cuentas estiman que la ruptura desestabilizaría los sistemas de impuestos, pensiones y Seguridad Social de ambas regiones, lo que, unido al bloqueo de las transferencias entre ellas, colapsaría el sistema productivo.
Flandes en el norte, es una de las regiones mas prosperas de Europa, donde el paro apenas llega al 5%. Mientras que Valonia en el sur, con unos 3.3 millones de habitantes, -Galicia tiene unos 2.7 millones- padece un desempleo que, algunas provincias, supera el 12%. Esta situación se agravaría considerablemente con la división, porque Valonia dejaría de recibir las transferencias que le llegan ahora desde Flandes a través de las cañerías del Estado Federal, con las que paga a sus pensionistas y a sus desempleados y con las que sufraga el mantenimiento de sus infraestructuras. El resultado seria que, el PIB valón caería un 6% y el número de valones que quedarían bajo el umbral de la pobreza pasaría del 16% al 27%.
La paradoja es que Flandes no ganaría nada, porque, aunque se ahorraría lo que ahora transfiere a Valonia, se vería afectada por la caída del PIB global de Bélgica y, además, se vería afectada por el envejecimiento de su población, y podría llegar a no poder cubrir 150.000 puestos de trabajo, ocupados ahora por valones, que la podría llevar a perder un 0.7% de su PIB.
Si estos niñatos se molestasen en leer esto, quizás podrían sacar alguna lectura positiva del ejemplo Belga y borrar de sus duras cabezotas ideas peregrinas de independencias trasnochadas.
Aunque, claro, dirán ellos, el caso de Valonia no es el caso de Galicia, pues Galicia es rica en materias primas como el pescado y el marisco de sus rías. ¡Si el marisco de sus rías! langostinos de la ría de Argentina, Chile, Namibia, -la sexta ría gallega y la que mas marisco produce- y toda la costa de África. Necora de la ría de Escocia e Irlanda. Camarón de Irlanda y Francia. Centolla de Francia, Escocia y Marruecos. Cigala de Escocia, Irlanda e Islas Feroe, ahí al lado. Bogavante del Canadá. Buey de Inglaterra.
Todo de la ría, ¡si señor!, por eso secuestran a nuestros barcos en la costa de Somalia en el Océano Indico, por eso un marinero de Burela te puede hablar del Estrecho de Malaca, como yo hablo de la calle en que vivo, por eso los barcos de Vivero, hace veinte y muchos años llegaban repletos de marineros “locales” de Cabo Verde, y ahora llegan repletos de “locales” indonesios, Indonesia, una ría gallega que está, exactamente, en las antípodas de Galicia.
¡Tenemos marisco!, pero si exceptuamos los mejillones, que aunque en este marisco si somos potencia, también importamos de Chile, percebes, que también traemos de Marruecos, Navajas que también, aun, traemos de Escocia y Francia, la almeja y el berberecho, estos dos si, cien por cien de Galicia, el marisco que nos queda en las rías gallegas no da para un guiso.
Y es que, si ahora, con el desastre inmobiliario y todas las puertas de la emigración cerradas, -ya no nos queda ni ese recurso tan socorrido antaño- nos llega a faltar la Citroen de Vigo y España, Dios nos coja confesados.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

GELES DESINFECTANTES

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído