Pacos

Paco Sande

Yo siempre creí que la justicia era sorda y ciega.

Nunca el Poder Judicial fue tan libre en España.
Nunca en la historia fue tan independiente, tan soberano y tan expeditivo a la hora de implementar justicia.
Y lo hacen y, además, el trabajo no les falta. Los casos de corrupción en España son una constante con la que nuestras televisiones abren los telediarios todos los días.
Los autores y actores de estos casos vienen desde todas las formaciones, desde la derecha hasta la extrema izquierda, sin obviar ni banqueros, empresarios, sindicatos, familia real y hasta federaciones deportivas.
Aquí parece que, todo aquél que fue algo en algún sitio, que tuvo alguna clase de dirección o poder, acabó cayendo en mayor o menor medida en algún tipo de corrupción.
Y, sin embargo, algo parece estar fallando.
Por ejemplo: pongamos el caso de la Pantoja. Esta señora fue condenada a la cárcel por un periodo de dos años. Nadie que sea condenado, por primera vez, con una sentencia que no exceda los dos años, es obligado a entrar en prisión y sin embargo ella si acabó yendo a chirona.
-Como medida disuasoria, dijo el señor juez que llevó aquel caso-.
Yo siempre creí que la justicia era sorda y ciega y juzgaba al reo y al caso en cuestión, aplicando y ajustando la sentencia según la gravedad del asunto, sin mirar ni quien era, ni de donde venia, ni mucho menos como medida de ejemplo o disuasión hacia terceros. Eso era lo que yo creía, pero por lo visto no era así.

Otro ejemplo: Pongamos que uno sale a la calle y pregunta: ¿Cual es el partido político implicado en más casos de corrupción? La respuesta va a ser indudablemente el PP, y sin embargo no es así. Aunque el señor Sánchez le siga echando a la cara al señor Rajoy la corrupción en el PP, el PSOE, tiene a la sazón tantos casos o más que el PP, lo que pasa es que no hacen tanto ruido.
De alguna manera, todos los medios en general, exceptuando honrosas excepciones, parecen darle más bombo a los casos de corrupción del PP que a los del PSOE.
Si es verdad que saltan a la palestra casos como el de los Eres o los Cursos de Formación o el escándalo de lo Pujol, pero todo muy de tarde en tarde. La parte importante de la información, la que parece dar los cuartos, gira en torno a la corrupción en el PP. Como en ese programa de Tele 5, “Sálvame” donde todo gira alrededor de la familia Pantoja.
O sea, que las noticias estos últimos años son como un “Sálvame” de la política donde el plato fuerte son las andanzas del PP.
Y luego están los tiempos.
Los jueces parecen elegir aquel momento en que el PP o está en campaña de unas elecciones o tratando de buscar apoyos para gobernar, ya bien sea la nación, autonomía o ayuntamiento, para abrir un caso de corrupción contra este partido.
Cuando parece que está llegando a alguna parte, ahí irrumpe un nuevo caso corrupción, o reedición de uno antiguo, en todos los medios de información, que obligan a aquél que pretendiese llegar a cualquier tipo de acuerdo con ellos, tenga que mirar para otro lado.
No es que los casos no existan, no. Es el momento en que son lanzados a la opinión pública.
Zas, zas, zas, como cargas de profundidad, como torpedos en toda la línea de flotación, justo cuando la batalla está en su pleno apogeo y que hacen que el PP, o gane por mayoría absoluta, o no tenga la más mínima posibilidad de formar gobierno en ninguna parte.
Si uno fuere mal pensado podría creerse que de alguna manera, nuestro Poder Judicial, aunque muy emancipado y liberado, no parece ser todo lo imparcial que hubiese sido deseado.
Claro que, todo esto quizás sean figuraciones de uno y no haya nada mas en el asunto, quizás.

PD. Antes de irme me gustaría escribir un pequeño pie de página que no tiene nada que ver con lo arriba escrito.
Va dirigido al votante de Podemos, progresista donde los haya.
Sabes querido votante, que, una de las leyes que quiere imponer el señor Pablo Iglesias en un hipotético caso de llegar a formar Gobierno con el PSOE, es poner en vigor el impuesto de sucesiones?
Por lo tanto, si tienes una vivienda que piensas dejar en herencia a tus hijos, o tus padres posean una que tú piensas heredar, y que tenga un irrisorio valor de unos miserables 120 mil euros, tendrás que darle a ese hipotético Gobierno del señor Iglesias, que tú has votado, unos 26.500€.
Si, has entendido bien, veintiséis mil quinientos euros más o menos, así que, como diría García, ¡ojo al dato!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído