Unos cantantes de mierda

Uno, cuestiones de edad, piensa inicialmente que el mundo se va a la mierda, ustedes perdonen. Luego se da cuenta de que no, de que simplemente evoluciona, de que exactamente lo mismo decían los vejetes hace cuarenta o cincuenta años… y no se ha ido a la mierda, es solo que ahora el vejete soy yo.

Sin embargo es verdad que hay cosas que se han ido a la mierda. El festival de Eurovisión, por ejemplo. ¿Alguno de ustedes lo sigue viendo? Confieso que yo no, nunca desde hace… pero espectadores debe seguir habiendo, sin duda. El único problema es que las canciones, los artistas, los decorados, la realización… ya nada es lo que era. Ahora ir a Eurovisión representando a un país no depende de la calidad de una canción, del estilo o la voz de un intérprete. Si ustedes me lo permiten ahora a Eurovisión va cualquiera. Efectivamente Eurovisión es un festival de mierda, lo del Chiquilicuatre es la prueba. Desde entonces, desde mucho antes… la debacle, la desesperación el espectáculo de lo cutre, de lo hortera, de lo marginal… nada que ver con una canción que marque época.

Este año España ha mandado a dos infectos personajes que se han pasado la promoción de la canción burlándose y riéndose de España, hablando de un país de mierda… sin que nadie de Televisión Española , de alguna instancia oficial de cualquier tipo, cultural o política, saliera a darles una colleja. La cosa era seria y los enviados de TVE tenían miedo de que en plena canción, al terminarla o durante las votaciones cometieran cualquier disparate insultando a España o en apoyo a los golpistas catalanes. La pareja terminó, como ustedes saben, en el tercer o cuarto puesto, no sé muy bien, por la cola, por el final. Cantantes de mierda, claramente.

Lo llamativo de esta vergonzosa actuación de estos cantantes de mierda es que nadie ha salido a llevarles la contraria, nadie ha defendido desde un estamento oficial que esas memeces no eran propias de un representante de España. Nadie les ha dicho que su opinión era contradictoria con la defensa de España en cualquier terreno que fuera, de modo especial en el terreno cultural (¿Eurovisión es cultura?).

Estoy convencido, así lo he tuiteado hace días (@pedrodehoyos) de que los males de España se deben no solo a la responsabilidad de quienes la atacan, sino a la irresponsabilidad de quienes la defienden, …de quienes debieran defenderla. La dejadez del gobierno, su silencio, sus “quiero pero no quiero”, cuando no su colaboración, con los irresponsables que están llevando a Cataluña al disparadero es muestra palmaria de los males que tenemos encima. Aclaremos, antes de finalizar, que me refiero a todos los últimos gobiernos de España, desde aquel señor que hablaba catalán en la intimidad o el otro que prometió aprobar el estatut tal y como saliera del Parlamente. Item más: me refiero también a la corrupción política y económica sin combatir como origen de la situación de ruina moral y social que estamos atravesando.

El problema de España no es solo que dos niñatos de mierda representen a España y al mismo tiempo la insulten, menosprecien y ofendan, sino que nadie haga nada. Y nadie hace nada con un poco de energía e inteligencia en mil casos semejantes. Insisto: desde hace años. En Cataluña ha sido la propia sociedad la que se ha tenido que organizar al margen de los partidos, al margen de los gobiernos, para reaccionar y enfrentarse al absolutismo nacionalista. Y nadie hace nada desde hace décadas para enfrentarse a la corrupción y otros casos de emergencia social.

España no solo depende de quienes la atacan, por desgracia depende también de quienes no la defienden.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Pedro de Hoyos

Escribir me permite disfrutar más y mejor de la vida, conocerme mejor y esforzarme en entender el mundo y a sus habitantes... porque ya os digo que de eso me gusta escribir: de la vida y de los que la viven.

Lo más leído