OBITUARIO / EL PERIODISTA LEONÉS FALLECE A LOS 65 AÑOS

José María Calleja: un periodista valiente que plantó cara a la ETA y fue protegido por el PP de Aznar y por Zapatero

Fue purgado por el PNV en la televisión pública vasca, mantuvo buenas relaciones con Mayor Oreja durante el Gobierno Aznar y defendió con vehemencia al Gobierno Zapatero

«Aquí el único enemigo que tiene Euskadi está dentro, son esas falanges de pistoleros que se dicen abertzales y de izquierdas, y que, de seguir así, van a acabar imponiendo su dictadura, modelo camboyano, sobre los cadáveres del noventa por ciento de los vascos. Para evitarlo, sólo hay que aplicar la ley».

Así concluía José María Calleja un artículo en ‘El Correo Vasco’ cuando su nombre todavía no era conocid en Madrid. Pero sus palabras no eran las de un cualquiera, puesto que era el presentador del Teleberri, el informativo en castellano de la televisión pública vasca.

Calleja logró ganar popularidad a base de la animadversión que despertaba que un conductor de programas informativos en la televisión pública del PNV no quisiera quedarse al margen en ese papel de cobarde neutralidad entre ‘asesinos’ y ‘asesinados’ y tomara partido de manera clara a favor de los segundos.

En la historia queda la entrevista en ETB con el portavoz de Herri Batasuna, Floren Aoiz, en la que este no dudo en afirmar la consigna habitual filoetarra sobre víctimas de «aquí hay víctimas de ambos bandos».

Calleja replicó «¿Cuántas víctimas hay de cada bando?» y, Aoiz, se quedó cortado ante la poca costumbre de que en ETB se les replicara «…no le sabría decir», soltó torpemente el batasuno.

Los abertzades tomaron nota, y en poco tiempo el nombre de Calleja aparecía con una diana en calles de Euskadi e incluso el periódico filoetarra ‘Egin’ incluía en un recuadro publicitario frases como ‘Kolpatu Calleja’ (golpea a Calleja).

No mucho después el director de ETB, Iñaki Zarraoa comunicó a Calleja que la televisión pública vasca prescindía de él porque su ‘beligerancia’ le daba problemas.

Calleja aceptó una oferta de CNN Plus, el proyecto de canal todo noticias de PRISA y se convirtió en su principal cara visible después de Antonio San José. Siguió siendo un periodista ‘apestado’ para el mundo abertzale.

Pepe Rei le señalaba como antivasco en ‘Ardi Beltza’ y Javier Vizcaino —luego columnista de ‘Público’— le escogió durante años como objetivo predilecto en su programa ‘Cocidito Madrileño’ de la radio pública vasca dedicado a denigrar a todo periodista hostil hacia el nacionalismo vasco.

TERTULIANO FEROZ

A la vez que se incorporaba a CNN Plus se estrenaba como tertuliano, primero en televisión en Onda Cero con Luis del Olmo y más tarde en Antena 3 TV, TVE y Mediaset.

Calleja, al contrario que otros conductores de tertulias, decidió distinguir su faceta de tertuliano de la de moderador. Así, mientras que cuando ejercía como tertuliano volcaba todo su sesgo sin la menor contención, cuando ejercía de moderador de CNN guardaba un equilibrio exquisito ante sus invitados, algo poco habitual en los moderadores de televisión hoy en día.

Como tertuliano Calleja podía ser feroz. En enero de 1996 lograba que Pedrojota Ramírez abandonara las tertulias de ‘Protagonistas’ harto de que Calleja le acusara de hipocresía en lo relacionado con ETA y en enero de 2002 logró sacar de sus casillas a Luis María Anson al echarle en cara que cuestionara la lucha antiterrorista de otros cuando él tenía a filoetarras escribiendo en la publicación que dirigía.

Y por poco no causa una tercera espantada de esa misma tertulia: Juan Morano Masa, el diputado del PP leonés al que Calleja acusaba de estar más cerca del PNV que de su partido.

Calleja también mantuvo despertó polémicas dentro de su propio grupo editorial, PRISA, al ser objeto de ataques por el columnista de ‘El País’ Eduardo Haro Tecglen que le reprochaba a Calleja su apoyo a Fernando Savater, su defensa de la solución policial y negativa a negociar con los asesinos o su defensa a la candidatura a lehendakari de Jaime Mayor Oreja. La posición antiterrorista de Calleja también quedaba reflejada en sus libros.

Pero el momento más controvertido para José María Calleja llegó en el Gobierno Rodríguez Zapatero, en el periodo 2004-2006.

Aquel gobierno abrió un proceso de diálogo con ETA que muchos vieron como una ‘negociación’. Calleja optó por apoyarlo como tertuliano como la gran mayoría de tertulianos del sector progresista y eso en su caso llamó más la atención.

SU PEOR MOMENTO: SU SALIDA DE TONO CON SAN SEBASTIÁN

En abril de 2007 en una tertulia de ‘Espejo Público’ Miguel Ángel Rodríguez acusaba a la izquierda de estar resucitando a ETA, Calleja perdió los nervios: «¡¿Qué yo he engordado a ETA, patán?!». A pesar de que MAR se disculpó en el acto Calleja se enfureció a tal nivel que Susanna Griso tuvo que cerrar la mesa política.

Unos meses después, en noviembre de ese mismo año, Calleja se veía las caras en el programa de TVE de Ana Pastor con otra periodista que, como él, había sufrido el acoso filoetarra, Isabel San Sebastián que, al contrario que él, no había variado en el tema de negociación con ETA.

«Te has cambiado de camiseta, Jose Mari», dijo ella. La respuesta de Calleja directa: «Y tú has engordado a ETA». Usando las mismas palabras que tanto le había ofendido que se insinuaran contra él.

Aquello no le salió gratis. Isabel San Sebastián demandó tanto a José María Calleja como a Ana Pastor por aquello. (Pastor en TVE era algo selectiva, regañaba a Miguel Ángel Rodríguez cuando insultaba a gente que no estaba presente como el Dr. Montes, pero cuando Calleja llamaba ‘ultraderechista’ o ‘golpista’ a Jiménez Losantos no decía ni pío) y, lo más trágico de aquel pleito es que evidenciaba la división en política en la lucha antiterrorista en la que los tertulianos sólo reflejaban la situación entre PP y PSOE.

Calleja vio apagarse CNN Plus pero mantuvo sus dotes tertulianeras hasta el final y con la misma capacidad de hacer retroceder a sus rivales. Su enemigo predilecto era la derecha, pero también si alguien le daba lecciones desde la izquierda sabía responder (que le pregunten a Ramón Espinar, al que Calleja casi destroza por calificar de ‘Régimen’ la constitución del 78 o Juan Carlos Monedero).

El coronavirus ha acabado con Calleja al que le quedó el gran consuelo de haber sido testigo del desplome de ETA, la organización asesina a la que tanto combatió desde el terreno mediático.

J. F. Lamata

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan F. Lamata Molina

Apasionado por la historia en general y la de los partidos políticos y los medios de comunicación en particular.

Lo más leído