Ernesto Sábato se queda a oscuras

Era uno de los escritores argentinos más significativos de la literatura universal, el único que quedaba vivo de entre los grandes que pasaron a la historia, como Jorge Luis Borges y Julio Cortázar. Premio Cervantes en 1984, era además un gran defensor de los derechos humanos, un hombre sin miedo a enfrentarse a la última dictadura de su país (1976-1983) …

Lea el artículo completo en www.publico.es

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído