LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

Federico Jiménez Losantos contra la última histroniada podemita: «¿Cómo va a saber más de Aragón el argentino Echeminga Dominga que uno de Teruel?»

Ignacio Camacho: "Si la legislatura es corta, Rajoy será de nuevo el candidato en unas elecciones anticipadas"

Miscelanea de asuntos a tratar por los columnistas de la prensa de papel este 16 de noviembre de 2016. Desde la posible sucesión de Rajoy en unas elecciones anticipadas, al nombre del nuevo líder (o lideresa) del PSOE, pasando por la ‘boutade’ separatista-nacionalista de Pablo Echenique o dándole palos a los medios de comunicación y a las redes sociales tras haber fracasado irremisiblemente en su campaña de acoso y derribo a Donald Trump.

Federico Jiménez Losantos, en El Mundo, se parte con las ocurrencias del podemita Pablo Echenique hablando de nación aragonesa:

El argentino y defraudador a la Seguridad Social Pablo Echenique, conocido en el ámbito musical como Echeminga Dominga, quiere disputar el espacio nazionalista (así lo escriben ellos) a la Chunta Aragonesista, y ha sentado las bases teóricas en Lurte o DokumentoEchenike del separatismo baturro. La verdad, yo no sabía que el separatismo catalán, en imitación simiesca, había calado tan hondo en mi región natal. Pero, ¿cómo va a saber más de Aragón uno de Teruel que un argentino de Rosario, ciudad natal del defraudador Lionel Messi? El amor a la tierra nos ciega a los nacidos en las comarcas más remotas y abandonadas de «la espaciosa y triste España». Nos costaba creer que la necedad -encima, importada- se adueñase de Aragón.

El siempre genial y acerado Santiago González cuenta con ironía y mucha inteligencia la surrealista situación que está aconteciendo en Alsasua y deduce que, siguiendo los endiablados argumentos de los proetarras, al final fueron los guardias civiles agredidos en Alsasua se buscaron la agresión por ir de chulitos:

Los medios públicos vascos han organizado debates surrealistas en los que tertulianos legos en casi todo se remangan para descalificar jurídicamente a la juez Carmen Lamela. Hay gente que sostiene muy seriamente que «la trifulca» se produjo porque los dos agentes de la Guardia Civil provocaron a la muchedumbre. Es lo que suele pasar: en un ambientazo como el de Alsasua, los guardias querían impresionar a sus novias y se pusieron farrucos con tres o cuatro docenas de abertzales, que estaban hasta las trancas, as usual, de odio y kalimotxo.

Raúl del Pozo da por hecho que Susana Díaz será la próxima secretaria general del PSOE y además, por descontado, la candidata en las elecciones generales. Y adelanta que su rival en el PP será Soraya Sáenz de Santamaría:

Distinguido público, prepárese y saque las manos para seguir por tarantas, cañas y martinetes a un sevillana con encanto y peligro que aspira a vivir en La Moncloa, si es capaz de ganar unas elecciones a Soraya Sáenz de Santamaría, según me cuenta un zahorí que adivina por dónde van las aguas subterráneas de la política. «Tiene toda la pinta de que Susana Díaz será la próxima secretaria general del PSOE», dice el zahorí con rama de olivo, vidente crecido de los que han surgido después del terrible fracaso de las encuestas. Alguien que escucha la predicción dice: «Será después de unas primarias».

En ABC, Antonio Burgos recuerda que pese a todo lo que se ha dicho sobre Donald Trump, la gente no ha hecho caso a los medios o, mejor dicho, se llegó a tal nivel de insultos que la intención inicial quedó revertida:

Los grandes medios informativos han quedado totalmente desprestigiados con la elección de Trump. No se puede insultar tanto y en tan poco tiempo a una persona que merece todo respeto, pues puede llegar a presidente de una gran potencia. A Donald Trump los diarios de todo el mundo le han dicho cuanto, por elemental cortesía, no se le puede llamar a nadie, y menos a un candidato a presidente de los Estados Unidos. Lo han demonizado. Le han llamado payaso, xenófobo, racista. No lo han calificado: lo han insultado. Y aunque fuera el demonio, la gente ha votado al diablo. Esas cosas en política internacional hay cuanto menos que callarlas, por educación. Así que ya lo sabes, Antoñito, dile a tus colegas de los medios informativos mundiales que se apunten un cero en la creación de opinión. Lo que más me preocupa con Trump es que los grandes periódicos ya no son los grandes creadores de opinión. Y las redes sociales, como ves, menos todavía: sólo sirven para convocar antidemocráticas algaradas de perroflautas.

Ignacio Camacho plantea dos escenarios en el PP. Si hay elecciones generales anticipadas en menos de un año, es decir en 2017, el candidato volverá a ser Mariano Rajoy. Si fuesen a partir de 2018, su hombre en las quinielas es Alberto Núñez Feijóo:

Si la legislatura es corta, el presidente será de nuevo el candidato en unas elecciones anticipadas. Sólo a partir de 2018 podría renunciar a la reelección y dar paso a un proceso sucesorio rápido cuya alternativa está más que probablemente programada. Pero Feijóo, el relevo in pectore, ha de permanecer hasta ese momento en el segundo plano que lo blinde de la desestabilización conspirativa: una opacidad prudencial, táctica. Su mano no se verá en el cónclave de febrero, del que surgirá una nomenclatura de rigurosa lealtad presidencial: pretorianos de confianza para la nueva etapa.

El editorialista de El País prefiere cargar las tintas contra la decisión del PP de poner al frente de la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz. En parte, no le falta razón al diario, son ganas de buscar un problema innecesario:

El empeño del Partido Popular en situar a Jorge Fernández Díaz como presidente de la Comisión de Exteriores del Congreso supone una provocación a las demás fuerzas parlamentarias. No se ven otras razones para designarle que la amistad y confianza del jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, sin duda espoleado por el deseo de ofrecerle un puesto que le compense del cese al frente del Ministerio del Interior. Lo sucedido muestra que el partido gobernante continúa sin darse cuenta de que deben cambiar sus modos de actuación. Estos no son los tiempos de la mayoría absoluta, en los que La Moncloa o el Grupo Parlamentario Popular tomaban decisiones sin preocuparse de lo que argumentaran otros partidos

La Razón exige al PSOE que tome cartas en el asunto con el socialista de Alsasua que se ha plegado a los proetarras firmando una declaración institucional intolerable:

El Partido Socialista de Navarra figura, junto con Geroa Bai, Bildu y Goazen Altsasu, entre los firmantes de la declaración institucional del Ayuntamiento de Alsasua en la que se critica la actuación judicial llevada a cabo por la Audiencia Nacional a raíz de la agresión terrorista sufrida por dos guardias civiles y sus respectivas parejas, el pasado 15 de octubre, durante las fiestas patronales de la localidad. Aunque la secretaria general del PSN, María Chivite, ha manifestado su disconformidad con la actitud del portavoz socialista en el municipio, Juan Miguel Pérez Hurtado, se trata de un hecho lo suficientemente grave como para que la dirección nacional del PSOE tome cartas en el asunto y proceda, al menos, a abrir un expediente a quien, en este caso, se alinea -y presta veracidad- con el relato falsario que quieren imponer sobre lo sucedido en el municipio navarro los proetarras, que tratan de reducir a un simple altercado -«trifulca de bar», en expresión del parlamentario de Bildu Adolfo Araiz- para que los autores eludan la responsabilidad penal de sus actos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído