La presentadora de informativos del fin de semana de Telecinco defiende el Jot Down el reférndum independentista

Carme Chaparro: «El trabajo de todos los gobiernos con los periodistas es controlar qué vas a contar y cómo lo vas a contar»

"Algunas tertulias políticas han copiado la estructura de los espacios del corazón. Ya sabes: pantojistas contra antipantojistas"

La revista digital Jot Down ha publicado el 1 de octubre de 2013 una larga entrevista con el presentadora de los informativos del fin de semana de Telecinco, Carme Chaparro —Carme Chaparro: «Hay gobiernos que presionan más y otros menos, pero todos llaman a los informativos–. Chaparro trata cuestiones de política, se muestra partidaria a la celebración de un referéndum independentista en Cataluña, y, sobre todo de medios de comunicación.

REFERENDUM INDEPENDENTISTA

«En Europa hay democracias mucho más participativas que la nuestra, como la Suiza, donde hacen referéndums hasta para preguntar si se puede recoger la caca del perro de un parque. Quizá aquí nos haría falta ser un poco más participativos democráticamente. ¿Por qué no se puede preguntar a determinada parte de la población si quiere o no seguir en este matrimonio? Es solo una pregunta. Luego lo que venga a partir de ahí será fruto de negociaciones políticas y ciudadanas, pero no debemos tener miedo a preguntar. Es bueno que la gente se exprese hablando y en las urnas, lo malo es que se exprese de otras maneras».

PRESIONES DE LOS GOBIERNOS A LOS MEDIOS

A mí me pilló la época final [del Gobierno de Aznar], pero todos los jefes de gabinete de cualquier ministro o secretario de Estado llaman a todos los medios de comunicación. Te puede llamar para comentar una rueda de prensa y decirte qué es lo importante que se ha dicho. Entonces tú dices: «Mira, deja que lo importante lo elija yo». Pero no te llaman a ti, llaman más arriba para hacer más presión. Esto sucede siempre, sea el gobierno que sea, todos llaman. Es su trabajo, controlar qué vas a sacar y cómo lo vas a contar, igual que tú les llamas para confirmar cosas. Hay gobiernos o ministerios que presionan mucho más y otros que presionan menos, pero todos llaman.

«[El 11-M] A mediodía, Aznar había llamado a todos los medios de comunicación diciendo que había sido ETA, pero en la redacción lo queríamos contrastar. Aunque abrimos diciendo que «Fuentes del Gobierno dicen que es ETA», nuestro trabajo como periodistas era poner en duda todas las versiones. Cuando luego se descubrió la furgoneta con los versos del Corán, muchos en la redacción dijeron: «¿Ves?». De hecho, recuerdo una persona, y no voy a decir quién, que tenía muy buenos contactos en fuentes antiterroristas, y cuando llamó Aznar nos advirtió de que a él le decían que no, que era imposible».

ÉPOCA DE ZAPATERO

Tengo una amiga que trabaja en la SER, y era la época en la que desde medios de la derecha se atacaba directamente a los medios de izquierda.

TERTULIAS

«Más que por los informativos, creo que el problema viene por las tertulias. Algunas tertulias políticas han copiado la estructura de los espacios del corazón. Ya sabes: pantojistas contra antipantojistas. Ves tertulias en las que están dándose golpes como si todo fuera la España de los dos bandos. Al final, todos opinan de todo y acaban dando esa imagen, como digo, de que estamos pegándonos por la calle, y no es así».

Lo que enciende a la gente son las tertulias y debates. En determinados sitios se ha copiado el formato de los programas del corazón y no hay términos medios. Ciertos programas viven de que los contertulios se peleen, y cuanto más se peleen, mejor. ¿Es más digno un programa en el que se pelean contertulios políticos que un programa en el que se pelean dos del corazón? ¿Quién está haciendo más daño?

TVE

«No trabajo en TVE, por lo tanto, no soy quién para decirte si con Zapatero fue tan independiente. Eso lo saben los periodistas que están allí, que son los que reciben o no las presiones. Yo no me atrevo a opinar de algo que no sé de primera mano, que no he vivido o no conozco. Presiones de los políticos las hay siempre, o de las personas que trabajan para ellos y tienen que hacer de poli malo».

Una televisión pública tiene que ser independiente, tiene que dar contenidos de calidad y tiene que tener un director, no solo de la cadena, sino de informativos también, que sobrevivan a los distintos colores de los parlamentos cada legislatura.

«La televisión pública no tiene nada que ver con la privada. La televisión privada, si no es rentable, cierra. La pública, si no es rentable, no cierra. Si eres un partido minoritario o sin representación y haces una propuesta interesante, novedosa y muy buena, te voy a dar tiempo; la televisión pública no porque no tienes representación parlamentaria».

 

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Lo más leído