El Gobierno Rajoy Catalá abre la puerta de salida al fiscal anticorrupción

Al fiscal Manuel Moix le huele el culo a pólvora

El ministro Catalá descarga en el fiscal general la responsabilidad de tomar una decisión sobre él

Al fiscal Manuel Moix le huele el culo a pólvora
Manuel Moix. EP

También la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, le pasó la pelota a Maza: «Nosotros respetamos esa autonomía del Ministerio Fiscal en todo momento»

A Manuel Moix le huele el culo a pólvora. Es muy probable que el fiscal anticorrupció, pase este mismo 1 de junio de 2017 ‘pase a mejor vida’ judicial, porque el Gobierno que tanto lo defendio, le ha abierto ya la puerta de salida.

El futuro de  Moix como fiscal jefe Anticorrupción marca la agenda política de toda la semana, con la actualidad en el Congreso de los Diputados girando en torno a él y empañando el mensaje de optimismo y estabilidad que el Gobierno pretendía enviar con la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

Durante todo el día de ayer creció el sentir entre todos los grupos políticos de que Moix tenía las horas contadas. Así lo aseguraba en privado toda la oposición, mientras en público aumentaban su presión sobre el Gobierno para instar al relevo de Moix.

El susurro se hizo grito cuando el ministro de Justicia, Rafael Catalá, se puso por primera vez de perfil en la defensa de Moix y descargaba la responsabilidad en el fiscal general del Estado, José Manuel Maza.

El titular de Justicia se remitió al sistema establecido en el Estatuto del Ministerio Fiscal para salir al paso de la polémica en torno a Manuel Moix y su participación en una empresa familiar domiciliada en un paraíso fiscal. Señaló que es a Maza a quien «le correponde, en su caso, proponer un expediente para remover al señor Moix».

Era la primera vez que desde el Gobierno se cruzaba esa línea y se establecía un marco del debate en el que la salida de Moix ya se ve como una opción. Atrás quedaban las muestras de confianza mostradas por Maza, Catalá e incluso el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Lo cierto es que Catalá contribuyó a acrecentar las dudas sobre la controvertida situación del fiscal jefe Anticorrupción.

«No es un nombramiento de confianza del Gobierno. No está puesto ahí por la confianza del Gobierno. No es una cuestión de confianza su mantenimiento o no».

También la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, le pasó la pelota a Maza:

«Nosotros respetamos esa autonomía del Ministerio Fiscal en todo momento».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído