Julia Navarro – Escaño cero – Los «fachas» son ellos


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

A fuerza de querer ser políticamente correctos algunos políticos de izquierda se están convirtiendo en pusilánimes. Y es que resulta cuanto menos sorprendente la tibia reacción que han tenido algunos dirigentes socialistas ante la actuación del diputado de Esquerra Joan Tarda asistiendo a un acto en el que el plato fuerte consistía en quemar la Constitución. El diputado Tardà en el uso de la libertad de expresión que precisamente le garantiza la Constitución, no tuvo empacho en calificar de corrupto al Tribunal Constitucional (no vaya a ser que a dicho Tribunal le de por decir que el nuevo Estatuto no es constitucional) y gritar «¡abajo el Borbón¡».

Naturalmente que el diputado Tardà tiene derecho a decir lo que le venga en gana aunque sea un exabrupto, pero que un diputado aplauda que se «queme» la Constitución, son palabras mayores. Pero ya digo que desde el PSOE se le ha querido quitar hierro al asunto, y prácticamente han solventado el asunto diciendo que son cosas de Tardà, que como es como es, no hay que darle más importancia.

Supongo que en esta actitud de algunos dirigentes socialistas sobre todo pesa que Ezquerra Republicana de Cataluña son sus socios de gobierno, y prefieren mirar hacia otro lado.

A mí me parece estupendo que Ezquerra sea un partido republicano y defienda la República ¡faltaría más¡,pero ser republicano, y estoy segura que en nuestro país hay miles de personas que lo son, no implica gritar «¡abajo el Borbón¡» ni quemar libros. Esa es una actitud antidemocrática, y yo diría que casposa y antigua, y aún más, lo de quemar libros recuerda a lo que hacían los nazis en la Alemania hitleriana.

Pero más allá de la escenita protagonizada pro Tardà, lo verdaderamente preocupante es como los nacionalistas han acoquinado a la izquierda, y aquí meto al PSOE e Izquierda Unida, de manera que todo lo es defender que una arte del territorio español sea independiente, léase País Vasco, Cataluña, Galicia, es la quinta esencia de lo progre. Los nacionalistas defienden sus símbolos, sus banderas, sus himnos, etc, y los demás lógicamente lo respetemos, pero ¡ay¡ de quién se atreve a decir que se siente a gusto siendo español, si respeta la bandera constitucional y el himno, y la Constitución y las instituciones que emanan de ella. Ser español y defender la Constitución es casi un baldón a los ojos nacionalistas y lo peor es que la izquierda tiene una actitud vergonzante al respecto a fuerza de querer contentar al nacionalismo.

Saben, es duro decirlo pero los nuevos «fachas» son ellos, son esos nacionalistas que queman libros, que no respetan a los demás,.que tienen comportamientos antidemocráticos, porque hay que decirlo alto y claro :el acto de las juventudes de Ezquerra quemando un libro de la Constitución resultó ser una escena antidemocrática. Si, algunos nacionalistas son los nuevos fachas.

Julia Navarro

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído