Julia Navarro – Escaño Cero – Ahorrar o no ahorrar, esa es la cuestión.


MADRID, 22 (OTR/PRESS)

Ahorrar no es fácil, y menos cuando se tiene hijos. Hay quien ahorra para el día de mañana, o sea para que sus hijos hereden lo ahorrado, y otros que prefieren que la herencia que dejan a sus hijos sea la mejor educación posible y, por tanto, ese dinero que podrían guardar para el futuro lo gastan en el presente, enviándolos a estudiar fuera, a hacer master, aprender idiomas, etc. Todo ello cuesta un ojo de la cara.

También hay quien pensando en el futuro no viven el presente y cuando llega ese futuro son ya demasiado mayores para vivir nada. Hago está reflexión a propósito de la declaración de bienes de los miembros del Gobierno y la polémica en torno al vicepresidente Chaves que ha resultado ser poco ahorrador, lo que le convierte en «sospechoso» a ojos de los populares. Javier Arenas, junto a otros dirigentes del PP, ya ha lanzado unos cuantos dardos envenenados a Manuel Chaves, poniendo en cuestión y sembrando sospechas sobre la falta de ahorro del vicepresidente.

Lo insólito es que Manuel Chaves haya tenido que dar una explicación pública de por qué no ha ahorrado habiendo ganado un buen sueldo en los últimos treinta años, ya sea como diputado, como ministro o presidente de Andalucía. Y la explicación de Chaves es del todo coherente: ha preferido gastar lo que ganaba en los estudios de sus hijos y en viajar. La explicación no puede ser más lógica ni sencilla.

Y es que una vez que uno se compra un piso y tiene las necesidades cubiertas, tiene dos opciones, ir ahorrando euro a euro para el día de mañana o disfrutar de esos euros hoy. Dar una buena educación a los hijos es darle la herencia en vida. En cuanto a viajar… hay gente, entre la que me encuentro, que lo que más les gusta es viajar y a ser posible en las mejores condiciones, sobre todo porque a partir de una edad no está uno para ver mundo en plan mochilero.

De manera que Manuel Chaves claro que ha ahorrado, lo ha hecho invirtiendo en sus hijos y en si mismo pero en el presente, sin que eso signifique descuidar el futuro. Está bien ayudar a los hijos, procurar que no les falte de nada, pero es más que discutible dejar de vivir en el presente para ahorrar para ellos para comprarles un piso.

Hay quien ahorra para cuando muera dejar sus ahorros a sus hijos, y hay quien lo que gana lo va invirtiendo en ellos gastando al límite, enviándolos a estudiar fuera, haciendo que aprendan idiomas, etc. En fin, que no entiendo por qué algunos se escandalizan de la «opción» Chaves, que en definitiva es la de muchos ciudadanos que viven al día, viven bien pero al día y eso ni es ni bueno ni malo, simplemente es.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído