José Cavero – También el PNV pedirá que se retire la congelación de pensiones.


MADRID, 8 (OTR/PRESS)

Nos ha anunciado el diario en la Red Libertad Digital que «al Gobierno se le abre un nuevo frente económico. Y no, precisamente, en la dirección que más le gusta». Y explica que todos los grupos parlamentarios -incluido el PNV- están negociando una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado de 2011 destinada a tumbar la congelación de las pensiones. La enmienda, según esta información, se presentará en el momento en que se abra el plazo -la última semana de octubre- pero, hoy por hoy, todos los grupos están de acuerdo en echar por tierra la congelación de las pensiones contributivas que el Gobierno aprobó por real decreto ley en los momentos más duros de la crisis financiera.

De esta manera salvó su tramitación. Desde entonces, y según Tomás Burgos, portavoz del PP en la comisión del Pacto de Toledo, tanto el Congreso como el Senado, han aprobado hasta 12 votaciones contra la congelación de las pensiones. Y todas han sido respaldadas por el PNV, que es quien ha garantizado al Gobierno de Zapatero que el Proyecto de Ley de Presupuestos seguirá adelante. En este punto de las pensiones, sin embargo, las cosas son muy distintas a tenor de lo que ha expresado en la Comisión del Pacto de Toledo el portavoz del PNV, Emilio Olavarria, que se ha sumado a la ofensiva de todos los grupos contra la congelación. Ni que decir tiene que el PNV teme el alto coste que tendría respaldar con sus votos un asunto de tanto impacto social como es que el año que viene suban las pensiones.

Añade El Confidencial que esta ofensiva ha provocado que, hasta en tres ocasiones, el Grupo Socialista se haya visto obligado a vetar otras tantas iniciativas parlamentarias. Y que se trata de un asunto tan delicado que ha acabado por contaminar el desarrollo de los trabajos para la renovación del Pacto de Toledo, que este jueves se cerró sin ningún tipo de acuerdo. Tampoco había posibilidad real de que lo hubiera habido, teniendo en cuenta de que en los últimos cinco meses el Gobierno no ha movido ficha, lo que impide avanzar en la reforma de las pensiones.

Por su parte, según el diputado de CIU Carlos Campuzano, la comisión trabaja -en su opinión- con el horizonte de que las discusiones se cierren en diciembre. A partir de ahí, el Gobierno tiene la última palabra y será entonces cuando deba decidir si lo negocia con sindicatos y patronal, lo que retrasaría la puesta en marcha de la reforma. O por el contrario, lo aprueba el Parlamento tras unas consultas de carácter formal con los agentes sociales.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído