Monseñor Sanz Montes, sin miedo a los titulares, dice no al aborto.

Miles de bebés en gestación siguen siendo eliminados desde que el Partido Popular llegó al poder en diciembre de 2011. Son vidas inocentes que al compás del bisturí asesino del matasanos de turno, se apagan silenciosamente en esos tugurios de muerte llamados clínicas abortistas. La cifra supera ya los 120.000, que se dice pronto. Lo perverso del hecho es que apenas se publicita, se comenta o se denuncia. Existe una especie de miedo irracional a hablar del asunto y llamar a las cosas por su nombre. Lo sé por mi experiencia diaria en el mundo del periodismo, cómplice y transmisor de los antivalores del relativismo moral que se sustancian en tres temas insignia de las dictaduras laicistas de lo políticamente correcto: aborto, eutanasia y matrimonio homosexual, los tres puntos innegociables que el arzobispo de Oviedo, monseñor Jesús Sanz Montes, denuncia con arrojo en su entrevista a Europa Press.

Al Arzobispo de Oviedo le sorprende la actuación del PP, de no derogar la ley del aborto Zapatero-Aído, después de año y medio de gobierno, teniendo además mayoría absoluta. Aclara que “es igual de malo el generar políticas abortistas, como el no salir al encuentro para corregir esas políticas”; y reflexiona sobre el posicionamiento del PP, votando en contra de la ley, con el fin de captar el voto conservador-católico y “lo mismo ocurre con la eutanasia, el mal llamado matrimonio homosexual y en políticas educativas”. El Partido de la gaviota, aunque nunca dijo “no” al aborto sin excepciones, es decir, que siempre estuvo de acuerdo en eliminar a los niños por malformaciones o por conveniencia –díganme si no cómo se interpreta el primer supuesto—, sí prometió derogar la ley de plazos, que transformó el delito en derecho, legalizando de facto el infanticidio. Pero no nos llamemos a engaño. El Partido Popular, hasta hace poco la opción política más próxima a la doctrina social de la Iglesia, no solo se desmarca del ideario que la fraguó, sino que estudia retirar de los estatutos la alusión al humanismo cristiano. Recuerden el alegato de la actual delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, en el Congreso del partido. No lo consiguió en esa ocasión, porque aún queda algún rescoldo, léase Mayor Oreja y alguna que otra rara avis, y también porque ¡con qué cara van a hacer el periplo por los obispados en tiempo de elecciones! Pero todo se andará, porque entre el actual PP y el PSOE no existen diferencias sustanciales en cuanto a moral. Examinen si no, a las dirigentes peperas, adalides de la progresía, con sus divorcios, hijos in vitro, y sus apologías sobre los gays. Las subvenciones de los gobiernos del PP a estos colectivos para que insuflen sus ideas a la sociedad, ya las quisieran para sí algunas entidades que prestan servicios sociales.

Tengo que lanzar un ¡bravo! por monseñor Jesús Sanz, y también un ¡gracias!, por defender la vida desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. Como no podía ser de otra forma, todos los obispos y sacerdotes predican lo mismo, pero el franciscano lo verbaliza en las tribunas públicas siempre que tiene ocasión, sin miedo a los titulares de la prensa laicista. Y eso es muy importante y un gran activo. Los seglares necesitamos de la valentía de nuestros obispos para sentirnos apoyados a la hora de defender las creencias “sin complejos” y afrontar los retos que nos presenta una sociedad marcada por el secularismo, a pesar de las presiones que recibimos por parte de los que reniegan de los valores absolutos. Es cierto que tenemos que proponer y no imponer, y que si bien en el reinstaurado “atrio de los gentiles” tiene cabida la pluralidad de ideas, ello no es óbice para que los católicos no seamos activistas de primera fila y defendamos con firmeza nuestro ideario cristiano. Y los que nos movemos en tribunas varias, hablando y escribiendo, necesitamos que nuestros pastores sean valientes ante el mundo, más allá de las sacristías y las pastorales.

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
✉ periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Lo más leído