Rajoy resiente la zarpa de Podemos y el abandono de los suyos


El mosaico político español ya no resiste más deterioro. Lo siguiente es su trituración y conversión en simples cascotes y arena para alimentar escombreras ilegales. Antes de llegar a esa fase de no retorno, habría que ponerlo en manos de un restaurador que, aparte de pericia en la técnica, debería estar dotado del don de hacer milagros. Porque para arreglar este cuadro, que cada vez se parece más al Guernica, hace falta la intervención divina.

Lo peor de todo es que la ilusión y la esperanza se van muriendo y ni siquiera tenemos preparado el traje de luto; porque cuando la desesperación y la impotencia tocan fondo, todo se vuelve anodino esperando la nada. No son ni una ni dos, sino millones de personas las que viven bajo el umbral de la pobreza. Cada año el informe Foesa nos muestra la realidad de los que peor viven aunque Montoro diga que los parámetros no se ajustan a la realidad. Eso nos sensibiliza y durante unos días todos somos más conscientes y solidarios. Pero pasado el momento “vuelve el rico a su riqueza y el señor cura a sus misas”, que dice la canción. Pero aparte de la pobreza causada por la falta de trabajo y de ayudas sociales, hay que contabilizar la pobreza espiritual que sufre la sociedad en bloque, con los políticos en el pináculo. La pobreza espiritual es la causa del derrumbe del sistema. La pobreza espiritual genera la maldad, la mentira, la corrupción y todo tipo de crímenes que conducen a la desesperación. Esto es terrible, lo sé; pero hay que decirlo y recordarlo.

Nuestro mosaico está desgastado, pero falta el restaurador del milagro. No lo hay. Lo que tenemos a la vista invita a la desesperanza y a la desidia. Los unos y los otros; los buenos y los malos; los lobos y los corderos disfrazados; la izquierda y la derecha.

El Partido Popular, confiado en que la sociedad es muy desmemoriada, sale exultante de su convención. Mariano Rajoy ha pasado de la defensa al ataque, esta vez no solo contra Podemos sino contra los suyos que han osado disentir de su política rastrera e inhumana, es decir, por haberle dado el cambiazo a su programa electoral, una vez conquistada La Moncloa, incluida la no derogación de la ley Aído, porque los votos de los provida retrógrados no son importantes. Según don Mariano, “muchos de los nuestros no han estado a la altura”. ¡Solo nos faltaba oír eso! El discurso de Rajoy rezuma cinismo, prepotencia y mentira. ¡Cómo se atreve a hablar del estado de bienestar!

Mariano Rajoy no entiende de pobreza, ni de necesidades, ni de injusticia. ¡Mala cosa para el gestor de una nación! Él parece un habitante de un mundo virtual, de plasma, y debe creer que los desahuciados con bebés de las viviendas sociales vendidas a los fondos buitre, son actores o forman parte del guión de algún juego de rol. Y que los mendigos entre cartones de la Gran Vía –algunos con trabajo hasta hace un año—, adoptan ese papel, como los mimos que se pintan con purpurina para simular cuerpos de bronce. Solo así se puede entender la falta de empatía de nuestro presidente. Viéndolos hoy a todos en la convención, hechos una piña, tan seguros de sí mismos y de su verdad mentirosa, hemos pensado en las sectas. El mecanismo es el mismo. El líder se nutre energéticamente de los adeptos, y estos del líder, aunque este sea pederasta o abuse de mujeres.

El spot de Rajoy visitando a ciudadanos puerta a puerta y compartiendo en su salón las promesas de un tiempo nuevo, es patético de forma y de fondo. Técnicamente es horrible, ni de principiante de Imagen y Sonido. Los mensajes del audio parecen salir del inframundo y las imágenes recuerdan el cine mudo. Rajoy carga tanta basura a sus espaldas que es imposible ver un atisbo de verdad en sus palabras. Pero él cree que es cuestión de aguantar, y eso le dijo a Bárcenas: “Aguanta Luis. Sé fuerte”. Ayer Bárcenas le restregó irónicamente su consejo, al tiempo que nos recordaba a todos lo de los sobres y lo de la contabilidad B.

El PP ha alimentado el monstruo de Podemos y ahí lo tenemos. El PP le ha negado a Vox el espacio para sobrevivir. El PP ha traicionado a las víctimas del terrorismo. El PP nos ha traicionado a todos. ¿Dónde está el PP? ¿Aspira a ganar las elecciones?, preguntaba ayer Aznar en su discurso. Por cierto, ¡cómo se verán, para que tras tenerlo escondido en el armario y haberle dado plantón en la presentación de su libro, aparte de otros feos, ahora intenten resucitarlo para lavar sus vergüenzas! ¿Colará? Es verdad que somos tontos, pero ¿tanto?

___________________
Por Magdalena del Amo
Periodista y escritora, pertenece al Foro de Comunicadores Católicos.
Directora y presentadora de La Bitácora, de Popular TV
Directora de Ourense siglo XXI
✉ periodista@magdalenadelamo.com
Suscripción gratuita
.

Autor

Magdalena del Amo

Periodista, escritora y editora, especialista en el Nuevo Orden Mundial y en la “Ideología de género”. En la actualidad es directora de La Regla de Oro Ediciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído