La Marea de Pérez Henares

En los truenos de julio no podía faltar Barcenas

La noticia de la próxima semana habría de ser la elección del nuevo secretario general del PSOE. Y lo será, pero de aquella manera. Estas primarias entre sus militantes puede que estén motivando a la parroquia, pero fuera de la feligresía conmueven más bien poco. La gente no acaba de percibir muy bien las diferencias entre los que se presentan y menos aún cuales van a ser sus estrategias en lo que importa: España. Bueno, de hecho no sabemos muy bien aún si estos candidatos son de España o de “Estepais” y que es lo que tienen en la cabeza que es. Si lo tienen algo claro, a medias o como Zapatero, discutido y discutible. Eso es algo que si nos importa y lo cierto es que sus palabras hasta el momento más que aclarar nada lo que han hecho ha sido alarmar bastante.

Los dos con mayores posibilidades, Madina y Sanchez son jóvenes pero no nuevos. El primero lleva mucho en la dirección socialista, mandó en las Juventudes y con Rubalcaba-Valenciano-SorayaR, alcanzó la secretaria general del Grupo parlamentario. Con no mucha dedicación y aprecio a lo que se ve: más del 60% de sus compañeros de escaño prefieren a Sánchez. Este, por su lado, ha sido diputado en dos legislaturas, pero solo un cacho. No iba de los primeros de la lista, Tomás Gómez le distingue con su inquina, y ha entrado siempre de rebote. En la primera cuando se marchó Solbes y esta cuando han ido causando baja unos cuantos hace ahora unos meses. Mientras esperaba turno se placeaba por tertulias, me lo topé desde Veo 7 a la noche en 24 horas. He de decir a su favor, que es correcto en formas y no se arruga en el debate.

El próximo domingo tendremos el resultado. Y entonces habrá que hacer el seguimiento. Porque sea interino o se consolide y se convierta en lo que ahora no se percibe, alternativa de gobierno, su ejecutoria nos va a afectar y mucho a todos y no solo a su partido. La izquierda española, su hegemonía, esta en juego y su deriva puede ponernos en disparaderos muy complicados. El PSOE está en una decisiva encrucijada, pero de su camino depende no solo su futuro sino que también influirá decisivamente en el de todos.

Pero lo que habría de ser noticia apabullante ni siquiera acaba de asomarse a las primeras páginas. Prueba de que aquel que fuera partido gobernante más de 20 años se encuentra en horas bajas y que sus candidatos no levantan, por ahora, demasiada expectación ciudadana. También es verdad que ciertos medios parecen abducidos por Podemos y por una pleyade, comandada por el “camarada Cintora” dispuestos a convertirse en los Comisarios Politicos de Información, Agitación y Propaganda para controlar los medios de comunicación cuando Pablo Iglesias II consiga el Gobierno de la Unión de Republicas Socialistas y Comunales de los Pueblos Ibéricos e Insulares Adyacentes.

Compiten también con la pareja de aspirantes socialistas la del juez Castro y el fiscal Horrach. Este ha dado un golpe de efecto con el cuñado arrepentido de Torres que indica que a quien se le va a caer todo es a Urdangarín, aunque hay quien se malicia que de paso se le pueda salvar el suyo a la Infanta. Debo ser de los pocos que no tiene, en lo judicial, (en lo ético es notorio que Cristina de Borbón, lo dijo hasta su padre, de ejemplar tiene poco) sentencia ya echada y que quedo a la expectativa de lo que diga la Audiencia de Palma, que ha dado siempre muestras de firmeza en los complicados casos que ha debido de juzgar y entre los que no han sido menores los que afectaron a la corrupción del ex presidente balear, Matas. La cuestión no es que nos parezca fea la cosa, que lo es por donde se mire, sino si eso llega, en su caso, a delito y si hay pruebas para procesarla. Las opiniones están, jurídicamente, divididas. Los más dicen que es casi imposible imputarle el Delito Fiscal cuando no lo contempla así la Agencia Tributaria y que el de Blanqueo de Capital si puede ser más probable, empleando el vocablo en sus dos sentidos: más posible y con pruebas más claras.

En fin, que tenemos la política como el verano entrante. Muy revuelto y con tormentas que un día nos congelan por Almazán y otro nos achicharran los campanarios de Écija. Y en la tronada no podía falta Barcenas. Y no ha faltado. Ahora se ha metido a escribidor de cartas y se ha pasado de amenazador tonante a metafórico advirtiente. La cosa es que lleva un año en el trullo pero de su pasta no suelta prenda. Que como siempre, y no deja de resultar muy curioso, es de lo que quienes más lo sacan en sus teles o papeles es de lo que no le preguntan. Barcenas vino muy bien, en cualquier caso, para contrapesar las cifras del paro. Para los que esto va de mal en peor y la prueba son 4000 parados menos al día que el ex tesorero del PP retornara a la palestra fue un bálsamo. Agua no y menos caída del cielo. Porque lo que nos ha caído ha sido pedrisco del más malo.

PD. Las propuestas regeneradoras del Gobierno habrá que verlas. No suenan mal, pero hay que concretarlas. Tanto la de menos aforados como la de alcaldes elegidos directamente. Puede hacerse. Está inventado. A dos vueltas entre los dos más votados y se acaba el trapicheo. Pero a lo mejor no es eso lo que quieren.

OFERTAS PLATA

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 21 Y EL 40% !!!

Te ofrecemos un amplio catálogo de ofertas, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Pérez Henares

Ejerce el periodismo desde los 18 años, cuando se incorporó al diario Pueblo. Ha trabajado después en publicaciones como Mundo Obrero, Tiempo, El Globo o medios radiofónicos como la cadena SER. En 1989 entró al equipo directivo del semanario Tribuna, del que fue director entre 1996 y 1999. De 2000 a 2007 coordinó las ediciones especiales del diario La Razón, de donde pasó al grupo Negocio, que dirigió hasta enero de 2012. Tras ello pasó a ocupar el puesto de director de publicaciones de PROMECAL, editora de más de una docena de periódicos autonómicos de Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Lo más leído