Luis del Val

«Cada pueblo tiene el Gobierno que se merece, si no le ha sido impuesto por las armas»

"Cada pueblo tiene el Gobierno que se merece, si no le ha sido impuesto por las armas"
Luis del Val. PD

Luis del Val pone como ejemplo a la Venezuela de Maduro para que nadie caiga en España en el engaño de las promesas vacuas:

Los seguidores de Maduro que exhiben esas tapas de retrete no lo hacen con una intención metafórica, sino que se acuerdan de uno de esos logros de la revolución: la expropiación de la empresa Sanitarios Maracay. El Gobierno invirtió, en el año 2011, 32 millardos de bolívares, que es una cantidad respetable, a pesar de que un euro equivale a 7.000 bolívares. Una vez que despacharon de la empresa a los capitalistas explotadores, lograron que una fábrica que producía 12.000 cuartos de baño al año descendiera a producir menos de 5.000 cada tres años. Hasta los propios trabajadores protestaron de la ineficacia de los revolucionarios que habían puesto al mando de la factoría. Sin embargo, el sueño de la expropiación y el «todo para el pueblo» sigue vigente a pesar de la evidencia de un fracaso económico y social.

Recuerda que:

Quien lanza mentiras es responsable de mentir, pero quien se las cree es cómplice. Y seguir siendo cómplice de la impostura y de la falsedad, y empeñarse en llamar fascistas a quienes han ganado las elecciones, a pesar de todas las presiones y de todas las amenazas, es empecinarse en atrapar un sueño imposible, basado en la farsa.

El fabricante de promesas fraudulentas siembra ilusiones que sólo conducen a la frustración, pero si los frustrados son mayores de edad y niegan la evidencia, entonces se convierten en secuaces y encubridores de la gran estafa.

Y lanza una advertencia:

No tan lejos como Venezuela, por estos pagos, ya he escuchado a alguno prometer un sueldo por el mero hecho de nacer. ¡Qué agradable! Sería como que, en cada familia, el padre y la madre garantizaran una paga semanal a todos los hijos por el mero hecho de serlo. Si nadie se pregunta de dónde va a salir ese dinero, no estamos ante unos engañados, sino ante unos tontos contemporáneos colaboradores necesarios de la gran estafa.

Me consta que es muy difícil reconocer la propia responsabilidad en los embustes y la permanente tentación de culpar a los demás de los fracasos, pero, al final, es cierto que cada pueblo tiene el Gobierno que se merece, si no le ha sido impuesto por las armas y a la fuerza. Es duro despertarse del sueño y comprobar que se trataba de una pesadilla, pero persistir en el error es contribuir a que la pesadilla se prolongue durante más tiempo, sin dejar que se deslice por donde siempre se han diluido los detritus de la mente y el cuerpo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído