Jesús Millán Muñoz

Pedagogía Política

Pedagogía Política
Jesús Millán Muñoz. PD

Deberíamos plantearnos seria y profundamente si el pueblo, y yo soy pueblo, no tiene y no tenemos suficiente formación sociopolítica y económica mínima, y debemos plantearnos si los gestores de la cosa pública tanto a niveles altos y medios tienen la suficiente formación política en sus responsabilidades y actividades.

1. La situación hispánica actual, y la de los últimos diez o doce años nos debe llevar a pensar y preguntarnos si el pueblo tiene los suficientes conocimientos y cultura política, económica, social, de valores y moral para hacer frente a los retos de la realidad presente:

– Partimos del hecho que quizás si al pueblo se le explica las realidades según son o según el saber más ortodoxo de cada tema o cuestión, supongo que el pueblo o al menos la inmensa mayoría aceptará y aceptaría la realidad, aunque ésta no le gustase.

Partimos del hecho que si la inmensa mayoría de la población, ha tenido que admitir y superar y asimilar que su padre o madre o ambos hayan fallecido, y en algunos casos, también hermanos o hijos. Y bien que mal o mal que bien llevan esa herida con cierta racionalidad, pienso que si se le explica de verdad la situación real y las explicaciones ortodoxas que dicha realidad exigen, creo que la inmensa mayoría la aceptarán.

Por lo cual, a mi modo de ver, si no queremos que el clima social vaya hacia derroteros impredecibles, lo primero y esencial, es a partir de hoy, explicar al pueblo la realidad. Guste o disguste. Pueda favorecer o perjudicar a unos, o a otros…

– Quizás en algunos sistemas ideológicos sociopolíticos, incluso contrarios, están de acuerdo en un tema, «que hay que tener al pueblo, si no desinformado, si bastante ignorante».

Por otro lado, quizás el pueblo, o parte de él, no busca información lo más verídica y verdadera posible, y lo más fehaciente posible.

También debemos admitir que parte de la población elige en las urnas, y elige en sus opiniones, opciones irracionales y no racionales. Irracionales debido a emociones, sentimientos, traumas o heridas que pueden venir y devenir dentro de su seno familiar desde varias generaciones…

Quizás, ya se haya acabado el tiempo de que «prime la irracionalidad» en la Piel de Toro, porque la irracionalidad nos puede llevar a un abismo o al borde del precipicio, la irracionalidad nos llena de incertidumbre y de vulnerabilidad y nos llena el horizonte de imponderables no conmensurables, no racionales, no demostrables en ciencias sociales. Por lo cual, hay que crear sistemas pedagógicos de enseñanza a y en todos los niveles relacionados con todos temas sociopolíticos, utilizando actualmente todos los medios de comunicación de masas…

Por lo cual propongo que en los medios audiovisuales existentes, además de periodistas de todas las tendencias políticas, además existan personas se contraten o se inviten a que vayan especialistas en ciencias sociales, que expliquen, con números y datos y argumentos y razones económicas, históricas, geográficas, políticas, sociales, morales, etc., la verdadera realidad de los hechos, por un lado los hechos, por otro lado, lo que nos dicen las ciencias ortodoxas ante esos temas, en tercer lugar, los fines o metas a conseguir…

Por lo cual si en una tertulia hay además del moderador cinco personas, dos o tres deben ser periodistas especializados, pero los otros dos deben ser especialistas y expertos de la máxima solvencia, si pueden ser catedráticos al máximo nivel del campo especializado, sea economía, sea política, sea historia, etc.

Si no hacemos esto, lo irracional primará sobre lo racional, la angustia-sufrimiento-desaliento-desesperación sobre la terapia y cura correcta…

Si llegamos a urgencias y aceptamos que nos indiquen que estamos en una situación muy grave, y que necesitamos tal o cual cura de urgencia, y que quizás salgamos bien o menos bien. Si aceptamos esto, no entiendo por qué no vamos a aceptar y asimilar lo mismo, si se nos explica con realidades de hechos y datos y razones y saber auténtico, sin engaños, sin mentiras, sin maledicencia, sin manipulación, sin demagogia.

O enseñamos la verdad o la veracidad de la realidad o nos encaminamos hacia el precipicio. Si la demagogia, el neomaquiavelismo, la manipulación, lo parcial sobre lo imparcial, una parte sobre la totalidad, o una parte sobre el resto de las partes, si las falacias-sofismas siguen imperando como razón de la práctica política podremos acabar o terminar en un punto sin salida. La historia lo demuestra hasta la saciedad.

– Nos preguntamos si la clase política o parte de ella, tiene el suficiente conocimiento sociopolítico y tienen la suficiente preparación teórica y práctica política y económica, y la suficiente personalidad moral y ética correcta, además de suficiente experiencia de gestión de la cosa pública, empezando por puestos inferiores e ir ascendiendo hacia superiores…

Como dice Robert L. Stevenson: «la política es quizá la única profesión para la que no se considera necesaria ninguna preparación».

Esto es enormemente grave, porque en ninguna otra profesión o carrera profesional, sea oficio manual o profesión liberal, se permite tanta «libertad de desempeño», o si se quiere, no es suficiente a nuestro parecer, que un «cargo político de distinto nivel», solo pueda ser, elegido por la formación política y elegido por las urnas. Ambas condiciones pueden ser necesarias e importantes e imprescindibles, pero desde luego no son suficientes. Esto creo está en el fondo de distintos males y distintas deficiencias de la gestión política. Si alguien, como se suele decir en los corrillos tertulianos del pueblo, a la sombra de un café ha conseguido a los cuarenta años, un alto cargo de responsabilidad política, sea representativa, sea de gestión, qué menos en su fuero interno se va a conformar que a los sesenta ser presidente de los futuros Estados Unidos de Europa…

– Se está utilizando algunas palabras fetiches y sofismas… sea el concepto de recorte, sea el concepto de autodeterminación, sea el de manipulación, sean otros…, sin que se analicen, se estudien, se ponderen, se expliquen… las realidades de esos conceptos, las consecuencias… Se repiten hasta la saciedad, como si fuesen realidades dogmáticas reveladas por el Altísimo.

Se están utilizando como arietes, igual que se sacaban en el siglo diecinueve, los regimientos y se daban golpes de mano que acababan siendo golpes de estado, que acaban cambiando el régimen político, al menos en la Piel de Toro. Pero ahora se están utilizando esas concepciones de autodeterminación-corrupción-recortes y otras similares, como arietes para cambiar el sistema constitucional, con consecuencias impredecibles, en un fondo-mar-volcán de desaliento-desesperación-angustia-sufrimiento-desempleo enorme en Celtiberia. ¿Se están manipulando el enorme sufrimiento del pueblo, para llevar al pueblo y a la sociedad y al Estado hacia posiciones que no sabemos cómo terminarán?

Pondremos un ejemplo, con un análisis mínimo. El concepto de recorte. Por un lado, lo exige Europa, por otro lado, el Estado tiene enormes problemas financieros. Segundo, el Estado está en una situación límite, entre los recursos disponibles y los gastos. La enorme deuda nacional. Cualquier formación política que tome el poder, al estar conexionados a Europa, tiene que «realizar una serie de ahorros», o Europa utilizaría todas las medidas a su disposición. Lo hemos visto en Grecia. Por lo cual, esto por unos, no se explica de forma coherente al pueblo, por otros, se utiliza como arma arrojadiza y como argumento manipulador, y ya llevamos no sé cuántos años. Y el pueblo o parte de él, ha acabado por creérselo… la falacia y la demagogia y el maquiavelismo hasta el máximo nivel. Añadan a eso el tambor constante de la repetición en algunos medios de comunicación, en algunas regiones, en algunas ideologías, y ya juntan un cocido que es enormemente difícil de racionalizar, de enderezar, de encauzar…

Por otro lado el concepto de autodeterminación, sin entrar en cuestiones históricas y cuestiones de gran calado político y de filosofía política. Si España, dentro de Europa o fuera de Europa, o en una situación actual que estamos a medias, si la Península Ibérica se divida en varios Estados, en tres o cuatro o cinco Estados, contando con Portugal. Es debilitar enormemente el flanco suroeste de Europa. Con consecuencias impredecibles en todos los órdenes de la realidad, teniendo en cuenta la situación del Mediterráneo, en todo lo que se percibe hoy, y en todos los factores que se prevén para dentro de treinta y cuarenta años. Sin olvidar las situaciones de otras zonas de Europa, por ejemplo, el sur de Italia…

Cuatro o cinco ejércitos en la Península Ibérica, cuatro o cinco servicios de inteligencia, cuatro o cinco Parlamentos, cuatro o cinco Ejecutivos, cuatro o cinco Poderes Judiciales, etc. Es una tortilla que necesariamente saldrá y tendrá efectos negativos. Además de que no se terminarían las reivindicaciones, además que volveríamos en muchos sentidos a la Edad Media, que quizás estar en Europa podría paliar, pero solo en parte. No olvidemos la sombra de Yugoslavia. Pero además algunas regiones no podrían llegar sus poblaciones a tener el estado del bienestar que actualmente disponen. Es ininteligible, es imposible de entender que ideologías progresistas defiendan, ni siquiera el derecho a la autodeterminación, porque saben o deberían saber, que si se produjese, muchas regiones del país, ya están en situaciones límites, cinco regiones de España son en desempleo de las mayores de toda Europa, las consecuencias podrían ser impredecibles, para los servicios mínimos de bienestar, etc. en el fondo es un suicidio colectivo para todos, para todas las regiones, aunque al principio en mayor grado para unas que para otras. Pero a medio plazo de tiempo es un suicidio colectivo para todos y para todas las regiones, por las enormes presiones internas y externas, que ya existen en el horizonte, y otras, que nacerán y se desarrollarán y que no podemos prever…

Hay quienes indican, que se pide todo, toda la soberanía, para al final, quedarse en una situación de Estado Federal, lo cual, en cuanto a la igualdad de derechos sociales y de Estado de bienestar, sucedería una situación parecida, habría regiones que no podrían pagar dichos servicios, evidentemente no se notaría al principio, sino a medio plazo de tiempo…

2. Para concluir, bajo mi modesta opinión, solo existe una solución, si de verdad queremos salir de la crisis multivalente y multifactorial en la que estamos, es que los poderes políticos y otros entes de la sociedad enseñen al pueblo, primero la realidad de los datos, de los hechos. Segundo, la realidad de las soluciones, y éstas las soluciones ortodoxas que el saber auténtico prescribe, sea el saber económico, sea el saber histórico, sea el saber político, sea el saber ético-moral.

Si no se realizan ambas realidades, si no se enseñan constantemente por los medios audiovisuales y de comunicación de masas, seguirá imperando la demagogia, la falacia y los sofismas, los maquiavelismos, las manipulaciones, los engaños, las mentiras… y las consecuencias, a mi corto y modesto entender, son impredecibles, y el concepto impredecible en sentido estricto y en todas las variantes posibles… Aviso para caminantes y navegantes, aviso que no llegará a ningún lado, posiblemente.

https://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm © jmm caminero

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído