LA VÁLVULA DE ESCAPE DE LOS COBARDES

¿Se conformará Rajoy con la chapuza de dar por bueno que Puigdemont convoque elecciones?

El bloque constitucionalista siente vértigo ante el 155 y empieza a ver las elecciones como aliviadero del estrés político

¿Se conformará Rajoy con la chapuza de dar por bueno que Puigdemont convoque elecciones?
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la sala de prensa de la Moncloa. EF

La obligación de ejercer la autoridad, tan antipática en la sociedad de la queja, ha abierto fisuras en la cohesión de PP y PSOE, los dos grandes partidos

El analísis de Ignacio Camacho, este 25 de octubre de 2017 en ‘ABC‘, es tan suave en la forma como duro en el fondo y debería hacer reflexionar a Mariano Rajoy y a todo ese PP que todavía no se ha dado cuenta de que si frustra las expectativas abrumadoramente mayoritarias del pueblo español, se irán electoralmente por el vertedero.

Se titula ‘La válvula de escape:

  • EN la teoría democrática, las elecciones son el mejor y más limpio modo de resolver un bloqueo político; si nadie logra ligar una jugada, se vuelve a empezar con un nuevo reparto de cartas. Es dudoso, sin embargo, que ésa sea en este momento una salida útil para la situación catalana.
  • Sin duda unos comicios anticipados aliviarían temporalmente la abrumadora tensión acumulada pero no está claro que puedan ofrecer una solución de más alcance que el de esa improvisada función de válvula. Sí lo está en cambio que permitirían al independentismo recuperar aliento cuando por primera vez ha empezado a retroceder en su posición de ventaja.
  • Sucede que el Estado, representado por el Gobierno y el bloque constitucional, no tiene confianza en sí mismo. Siente casi más vértigo que los separatistas ante la aplicación del artículo 155.
  • Los socialistas, cuya organización catalana está escorada hacia el nacionalismo, suspiran por cualquier pretexto para descolgarse de la intervención en la autonomía y a Rajoy se le hace cuesta arriba la idea de aventurarse en terreno desconocido.
  • Los dos grandes partidos temen enfrentarse a una oleada simultánea de resistencia y de victimismo. La adrenalina política del sábado se está disipando ante la incertidumbre de un salto al vacío. La obligación de ejercer la autoridad, tan antipática en la sociedad de la queja, ha abierto fisuras en la cohesión de los dos grandes partidos.
  • En el otro bando, a Puigdemont empieza a temblarle el pulso ante el precipicio. Tiene motivos: le espera el cese inmediato y puede incluso acabar detenido. Parte de los suyos le presionan para que pise el freno porque a la burguesía catalana se le ha hecho insoportable el estrés del conflicto.
  • Quizá ya no le parezca tan grato el horizonte del martirio, sobre todo intuyendo que puede beneficiarse de él algún aliado más cauto y más listo. Así las cosas, la llamada a las urnas se perfila para ambas partes como un alivio, una tregua para ganar tiempo, una suerte de armisticio.
  • Pero no cabe llamarse a engaño: de esas eventuales elecciones saldrá vencedor de nuevo el soberanismo, que sólo o en compañía de los comunes -es decir, de Podemos- estaría en condiciones de reemprender su proyecto.
  • El procès 3.0. La mejor de las posibilidades del constitucionalismo, el mal menor, sería que el PSC volviese a una coalición multipartita de gobierno, una opción con la que Pedro Sánchez se sentiría satisfecho.
  • Y bajo la apariencia de una salida legal, democrática y digna del atolladero, el régimen nacionalista quedaría indemne, a salvo del inminente desmantelamiento, en condiciones de plantear como poco la reforma constitucional que consolide e incremente sus privilegios.
  • El presidente Rajoy, al que tanto tiempo y tanta zozobra le ha costado abandonar los miramientos, sabrá si al cabo valía la pena dar el paso que ha dado para terminar conformándose con eso.

Arturo Pérez-Reverte: «El ser humano es un hijo de puta»

MARCAS

TODAS LAS OFERTAS DE TU MARCA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas online de tu marca favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído