ANALISIS

Torra exige control penitenciario pleno para poder excarcelar a los golpistas y Sánchez se lo está pensando

Torra exige control penitenciario pleno para poder excarcelar a los golpistas y Sánchez se lo está pensando
El presidente autonómico catalán, Quim Torra, y el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. EP

Los separatistas de Cataluña, con Quim Torra a la cabeza, buscan desesperadamente la libertad para los presos que perpetraron el golpe de Estado del 1-O y, para conseguirlo, usarán todas las monedas de cambio político que estén a su alcance (La última amenaza del chulo Torra sobre otro 155 para dar el golpe de gracia ).

El presidente catalán ha exigido a Pedro Sánchez que se comprometa a traspasar la competencia plena de prisiones -hoy en manos del Estado- a la comunidad autónoma (El xenófobo Torra ordena ‘alejar’ a un preso ‘españolista’ para que no coincida con Junqueras y sus compinches).

De conseguir este compromiso por parte del Ejecutivo socialista, el Gobierno regional controlado por el PDeCAT y ERC tendría capacidad para decidir unilateralmente sobre el acceso a beneficios penitenciaros de los encausados por el referéndum ilegal (El desafiante escupitajo del apóstol Torra a todos los españoles desde su púlpito de TV3).

Una maniobra con la que, además, Torra conseguiría ver cumplidos dos de sus delirantes anhelos: excarcelar por la puerta grande a los golpistas y, de paso, demostrar su triunfante -aunque ficticia- soberanía.

Sánchez no debe permitir ninguno de estos dos supuestos, ni tampoco debe impulsar el indulto que el secuaz de Carles Puigdemont le exige para los instigadores del 1-O a cambio de mantenerlo en La Moncloa o apoyar los Presupuestos.

Es cierto, y así lo marca la Ley de Indultos, que el Consejo de Ministros puede aplicar esta medida de gracia, aún en contra del criterio del Tribunal Supremo y el Ministerio Fiscal.

No obstante, Sánchez debe recordar que, si claudica ante las presiones de Torra, quedará en evidencia su profunda ineficacia para acabar con la crisis social y política en Cataluña, su fracaso como presidente de todos los españoles y, en definitiva, su deslealtad a España.

El Gobierno no puede facilitar atajos para que los golpistas esquiven la acción de la Justicia porque -de hacerlo- estará incurriendo en un evidente fraude de ley.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído