ACUSA AL CNI DE ESTAR DETRÁS DEL 'NO' DE LA CUP

#Pray for Rahola: la desolación de la musa de Mas no encuentra consuelo en Twitter

Un periodista de El Periódico de Catalunya llama 'puta traidora' a la nekane Anna Gabriel por no apoyar a Mas

El periódico oficial del régimen pujolista ya le ha dicho a Mas que no cuente con su apoyo, que refunde el partido y que se vaya buscando un sucesor.

La CUP ha dicho tururú a Artur Mas por apenas dos votos hundiendo en la desolación a los chamanes convergentes. Twitter se ha solidarizado con la musa del secesionismo oficial con un #PrayForRahola y a lo que doña Pilar ha respondido con un «Aviso urgente a la caverna: reíd, reíd malditos, pero ni los pecados de cien Pujoles frenarán el proceso de liberación del pueblo catalán».

Rahola también ha culpado al CNI al sugerir que las quejas sobre el ‘no’ a Mas se envíen al CNI y no a la CUP.

Y en Twitter ya han encontrado al espía del zapatófono infiltrado en las tripas de los anticapitalistas.

En la Asamblea Nacional Catalana (ANC), su presidente Jordi Sánchez ha pedido perdón por haber apoyado a la CUP: «A todos aquellos que confiaron en la ANC cuando pedimos el voto para cualquier opción independentista #27s y hoy os sentís engañados, os pido perdón».

Y Joan Guirado, articulista de ‘El Periódico de Catalunya’ y militante de Convergencia, ha llamado «Puta Traidora» en Twitter a la nekane Anna Gabriel por no investir a Artur Mas. Luego pidió disculpas.

¿Y el resto? Silencio sepulcral. ‘La Vanguardia’ hace tiempo que saltó del barco del Frente Nacionaista cuando vio que el 27-S CiU y ERC perdían el plebiscito separatista pasando de 71 diputados a 62 y con su destino a manos de los antisistemas de la CUP.

El diario de Godó, obediente albañil del procès, sentenció a Mas en un editorial punzante como una puñalada, cuando cometió el error de tramitar en el Parlament una resolución «maximalista y rotundamente inconstitucional» a cambio de nada.

El periódico oficial del régimen pujolista ya le ha dicho a Mas que no cuente con su apoyo, que refunde el partido y que se vaya buscando un sucesor. Así se escenifica la traición al experimento de Junts pel Sí por parte del diario que lo patrocinó. Nadie quiere cargar en sus hombros el ataúd político de Artur Mas.

Mas es el responsable de haber llevado a CiU de 48 a 29 diputados en cinco años; de haber cambiado las siglas tóxicas de su partido por otras que solo la votaron un 15 por ciento de catalanes en las últimas generales del 20-D, el peor resultado de su historia.

Es además el máximo responsable del invento de Junts pel Sí, –un artilugio pensado únicamente en su propia supervivencia política– y de su ridículo fracaso tras meses de tortuosa humillación cupera.

La vergonzante idea de someterse a una cuestión de confianza en julio del 2016 fue la gota que colmó el vaso entre los suyos: «Es como darle a la CUP una pistola para que nos remate en unos meses».

Quien hubiera dicho que su huida mesiánica hacia ninguna parte le convertiría en pocos años en el enterrador oficial de Convergència Democràtica, el partido que ha gobernado Cataluña durante 28 de los 35 años de autonomía y del que hoy no queda ni el nombre.

@lbalcarce

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído