Sesión Golfa

Juan Carrasco de las Heras

Logan: fundido en negro

Cuando uno ha crecido con un personaje de cómic y luego a la edad adulta lo ve nacer en el cine para posteriormente asistir a la última entrega de sus aventuras en solitario (al menos en lo que se refiere al actor que siempre lo ha encarnado), no te queda otra que pensar que te estás haciendo viejo, que esto de los superhéroes va muy, muy deprisa, o ambas cosas. El caso es que Logan, efectivamente, supone el canto del cisne de Hugh Jackman, actor que nació para este papel, con las garras de Lobezno. Y la cinta, que ha dado varias vueltas, se ha rodado porque está basada en una popular serie de cómics en la que el emblema del sello mutante de Marvel se muestra decrépito y en sus últimos días (cosas de Disney y su “no a la publicidad gratuita para Fox”, dicen), lo cual ha aportado un toque muy oscuro al proyecto y una oportunidad para el actor de enfocarlo desde una perspectiva más madura y lucida para la interpretación.

En esta ocasión, ambientado en un futuro cercano y de la mano del realizador James Mangold, el (anti)héroe del esqueleto de adamantium se embarca en compañía de su inseparable Charles Xavier en su última misión: salvar la vida de una niña muy familiar que supone el futuro de los mutantes, en proceso de extinción desde hace años.

Cierto es que ese conseguido toque oscuro y brutal en lo que a violencia se refiere (ya iba siendo hora de ver las garras teñidas de sangre) desmarca al personaje del grueso de compañeros de pantalla y “profesión”, e igualmente cierto es que una cosa es oscuridad, que la tiene, y otra muy diferente es que la historia que se nos presenta vaya más allá del apocalíptico toque a lo Mad Max para caer en lo deprimente. Porque así sales de la película tras tanto apaleamiento, tanta senectud y tanto drama anunciado y restregado con saña por la cara del espectador. Ley de vida, círculos que se cierran y todo eso, pero la sociedad Lobezno-Hugh Jackman se merecía otro punto final que, sin renunciar a las sombras o la madurez (ahí tenemos un buen ejemplo con Días del futuro pasado), te dejara un poco menos con ganas de arrojarte al vacío desde un quinto piso. Tampoco en lo referente al guión podemos destacar un digno enemigo final con el que caer con las botas puestas en una aventura de lo más lineal; y si nos atenemos al aspecto interpretativo, a Jackman se le notan las enormes ganas de acabar su colaboración mutante con un do de pecho, pero el incremento de intensidad descubre algunas costuras del actor…

Aquellos que se conformen con ver a Logan dar, esta vez de verdad, garrazos letales previo cobrar más que una estera, puede que se sientan satisfechos con la conclusión de la, en líneas generales, decepcionante trilogía del superpoderoso más popular de Marvel con permiso de Spiderman. Yo creo que ni es suficiente ni es forma de colocar el The end con semejante fundido en negro (en lo amplio y luctuoso del término). Cuestión de sensaciones…

Dirección: James Mangold. Duración: 135 min. Género: Superhéroes. Ciencia-ficción. Fantástico. País: USA. Intérpretes: Hugh Jackman, Patrick Stewart, Dafne Keen, Boyd Holbrook, Stephen Merchant, Elizabeth Rodriguez, Richard E. Grant, Doris Morgado, Han Soto, Julia Holt, Elise Neal, Al Coronel, Eriq La Salle, Julia Holt, Lauren Gros, Elise Neal, Juan Gaspard, Jaden Francis. Guión: Scott Frank, James Mangold, Michael Green (Historia: James Mangold). Música: Marco Beltrami. Fotografía: John Mathieson. Estreno en España: 03 marzo 2017.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Carrasco

Éste homínido ceutí es crítico de cine desde hace años en el diario El Faro de Ceuta, así como responsable del espacio cinematográfico y de opinión "Fila 7" en la web www.ceuta.com y colaborador en la emisora de radio Onda 0 con su sección semanal "El Cine en la Onda".

Lo más leído