Facturó a una entidad municipalista proyectos que él mismo recomendaba

CiU arropa al ‘número dos’ del consejero de Cultura, acusado de posibles irregularidades

Solà facturó 193.853 euros a la ACM en 2009 por un catálogo de masías que él mismo impulsó

CiU arropa al 'número dos' del consejero de Cultura, acusado de posibles irregularidades

El secretario general adjunto de CDC y número uno de CiU en el Parlament, Oriol Pujol, rechazó este lunes 5 de marzo de 2012 que el consejero de Cultura, Ferran Mascarell (ex del PSC), tuviera que tomar medidas con su número dos, Xavier Solà, por presuntas irregularidades en su etapa de gestor de la Asociación Catalana de Municipios (ACM).

En rueda de prensa, Pujol se escudó al «ámbito estrictamente laboral» la colaboración de una empresa de Solà con proyectos de la ACM, por lo que ha descartado que se deban tomar medidas. «Si hay algo mal hecho, todavía debe demostrarse», señaló el dirigente de CDC, que sostuvo que este caso no debe tener afectación sobre el partido.

FACTURAR UN PROYECTO PROPUESTO POR ÉL MISMO

Sin embargo, las dudas son más que razonables ya que Solà facturó 193.853 euros a la ACM a finales de 2009 por un catálogo de masías que él mismo impulsó cuando era jefe de los servicios jurídicos de la entidad. En total, 65 facturas por un importe de 2.982,36 euros cada una fechadas el 29 de diciembre, al cierre del ejercicio fiscal.

El concepto de las facturas fue el mismo en todas, según ha desvelado El PaísEl «número dos» de Cultura se lucró con 193.000 euros de la ACM–: «Trabajos de redacción normativa. Revisión general del catálogo. Revisión estilística y de contenido», para el programario, las fichas y el catálogo de las masías y las casas rurales de cada población.

En ese momento, Josep Maria Matas era el responsable de los pagos. Matas, también de CiU, como Solà, acaba de dimitir de la Diputación de Barcelona por un caso similar: facturar con su empresa a la ACM cuando este era el número dos de la entidad municipalista.

Matas y Solà trabajaron juntos en la ACM entre los años 2000 y 2007, hasta que Matas se presentó a las elecciones municipales de Vic (Barcelona). Tras las elecciones se convirtió en el primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo de la localidad, al lado del dirigente independentista de Unió Democràtica de Catalunya, Josep Maria Vila d’Abadal.

El proyecto del catálogo de masías tenía por objetivo inventariar el patrimonio arquitectónico rural de los municipios y surgió, a propuesta de Solà, por la necesidad de los ayuntamientos de disponer de un catálogo de masías y casas rurales, según lo establecido por la autonómica Ley de Urbanismo aprobada en 2002.

EMPRESA SOLO PARA FACTURAR A LA ACM

Según consta en el registro mercantil, en 2009 la empresa de Solà declaró un importe neto de cifra de negocio de 167.115 euros, lo que coincide con los 193.853 euros de las 65 facturas, menos el IVA. La empresa (EiL Sau) solo facturó a la ACM. Y no tuvo actividad en 2010.

Matas y Solà tenían una empresa común que cobró durante los primeros meses de 2010 más de 50.000 euros por la gestión de unos pisos de protección oficial en Vic (Barcelona) promovidos por la Fundación Privada de Vivienda Pública de Cataluña (FPHP), dependiente de la ACM.

PP E ICV-EUIA PIDEN «RESPONSABILIDADES»

Frente a la actitud de CiU, la senadora y presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, pidió «responsabilidades» sobre las presuntas irregularidades Solà. «Donde pueda haber posibles irresponsabilidades debe llegarse hasta el final y depurar responsabilidades», aseguró la líder popular.

Por su parte, el secretario general de ICV-EUiA, Joan Herrera, instó a la Generalidad a «valorar» si Solà debe continuar en su cargo en caso de ser ciertas las presuntas irregularidades relacionadas con las facturas a la ACM.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído