Canales de Youtubers infantiles, en el punto de mira de la Justicia

Los vídeos de ‘unboxing’ son adictivos y muestran modelos de conducta nocivos

Los diez canales de Youtube más populares en España tienen dos cosas en común: la primera es todos están dirigidos a menores de edad. Pero no a un público juvenil ni a preadolescentes, sino a niños muy pequeños. Incluso a bebés.

El segundo elemento común, es que todos están controlados, dirigidos, montados y comercializados por los padres de los niños o adultos afines, que se forran explotando a los críos.

Para confirmar que el público infantil es el gran consumidor de la plataforma de vídeos por Internet basta con echar un vistazo al ranking que publica ‘SocialBlade’, una web que recopila estadísticas de uso de las redes sociales y que se usa como referencia para medir el grado de influencia y los ingresos que generan los creadores de contenido en Youtube.

Tres de los seis canales más populares en España se podrían definir como “vídeos para niños protagonizados por niños, y gestionados por sus ­padres”.

En el número 1 de esta lista se encuentran Las Ratitas, dos hermanas de menos de 9 años que enseñan a lo que juegan, y sus juguetes, a nada más ni menos que 16,5 millones de suscriptores y que ya han sido investigadas por la Fiscalía de Menores por “reproducir estereotipos de género negativos” e “instrumentalizar” a los niños en sus vídeos, un caso sobre el que aún no hay decisión firme, según informa La Vanguardia.

MikelTube.

Mikel, de 9 años, y su hermano Leo, de solo 5, desarrollan una estrategia muy parecida en MikelTube , un canal online desde el 2015; en Juega con Adri, sin embargo, son los padres de la niña que da nombre al canal quienes acaparan casi todo el protagonismo en los vídeos, convirtiendo su lujosa casa con piscina en una suerte de parque de retos y aventuras infantiles.

Las Ratitas, youtubers infantiles.

Este género es una mina de oro para sus creadores y para las marcas. No en vano, el canal de Youtube que más dinero generó en el 2018 (22 millones de dólares) fue Ryan’s ToyReview , protagonizado por un niño que aún no ha cumplido los 8 años.

La investigación puede marcar un punto de inflexión para este modelo de negocio consistente en exponer la imagen de un menor a través de la pantalla global convertida en escaparate.

Más allá de los límites morales –cada familia tiene los suyos– el caso pone en tela de juicio las consecuencias legales que pueden afrontar los padres de estas criaturas.

Hasta ahora, las autoridades han actuado de una forma bastante laxa en esta cuestión, aunque “el marketing de influencers es una actividad que en España ya está regulada a través de la normativa general de publicidad”, explica Paula Ortiz, directora jurídica de IAB Spain, la asociación de la publicidad, el marketing y la comunicación digital en España.

Según esta experta, los canales de unboxing encajan en la descripción de actividad publicitaria, dado que “existe una finalidad promocional, de manera directa o indirecta”, así que tanto las marcas como los tutores de estos youtubers infantiles “deberían ser conscientes de la necesidad de ser transparentes” con los contenidos que emiten.

Ortiz considera, no obstante, que “la burbuja influencer acabará explotando” y que “antes o después se creará una regulación específica” para este tipo de contenidos.

Autor

Fernando Veloz

Economista, comunicador, experto en televisión y creador de formatos y contenidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído