La ficción se estrena con éxito en la sobremesa con un 7,6 % de cuota de pantalla y 902.000 espectadores

Tres aciertos y tres errores de ‘Ciega a citas’, la nueva serie de Cuatro

Fórmula infalible de perdedora en busca de amor frente a un guión sin demasiada gracia y unos actores no del todo brillantes

Tres aciertos y tres errores de 'Ciega a citas', la nueva serie de Cuatro

El 10 de marzo de 2014, Cuatro regreso a las series de producción propia con ‘Cita a ciegas’, una especie de Bridget Jones patria que estar cerca de ser la nueva Yo Soy Bea. El estreno fue un éxito (7,6% de share) y parece ser que al público le gustó si tenemos en cuenta la reacción general en Twitter. ¿La serie es buena?

 

 

Una regordeta y caótica redactora de un programa de radio vive enamorada de un adonis que no la quiere mientras que un nuevo galán al que no le hace mucho caso, aparece en su vida. La hermana menor guapa, delgada y exitosa, de la muchacha va a casarse y la madre de ambas duda que la mayor de sus hijas vaya a ir a la boda con pareja.

Indignada, la protagonista se apostará la casa de su abuela a que en unos meses no sólo tendrá novio, sino que estará delgada y vestirá con colores vistosos (¿?). Estos más o menos, de lo que va ‘Ciega a citas’, remake de una famosa tira diaria argentina y que no es más que remix de tramas mil veces vistas, que no por ello menos efectivas.

TRES ACIERTOS DE ‘CIEGA A CITAS’

LA IDEA: Desde ‘La cenicienta’ a ‘Bridget Jones’ pasando por ‘Betty la fea’ o ‘El diablo viste de Prada’, se nos ha vendido la idea de que la mujer es más feliz cuanto más delgada y satisfecha sexual y emocionalmente esté. El mito del Patito feo es infalible. Todos no sentimos víctimas de algo o de alguien y soñamos con ser rescatos/as por un prícipe azul rico, amable, respetuoso y, por supuesto, guapo. Si a eso le añadimos alguna pizca de feminismo engañoso, la ecuación es perfecta.

Si uno ve el primer episodio de ‘Ciega a citas’ puede reconocer, en cada una de sus secuencias, sus referentes. Por ejemplo, el primer encuentro entre los protagonistas (con ella intentado recoger su móvil en una azotea y él pensando que se trata de un intento de suicidio) es una copia de una maravillosa serie alemana que aquí se bautizó como ‘Diario de una doctora’ (aunque en ésta, los diálogos eran mucho más corrosivos y tronchantes -él piensa que ella se quiere matar porque está gorda…- ).

 

 

Sí, no hay nada nuevo pero eso no es malo. Hacer una comedia romántica en toda regla en la España en la que estamos es un acierto total. Nos sentimos identificados, no reirnos, no se habla de temas peliagudos y nos hace soñar. Además, nesecitábamos algo así en las sobremesas (15.45 h) entre tantos gritos (‘Sálvame’, ‘Entre todos’) y dramones (‘Puente viejo’ o ‘Amar es para siempre’, ambas en A3). Es la alternativa perfecta,

TERESA HURTADO DE ORY: Reconozco que aunque esté un poco pasada de rosca, como todos allí, la protagonista, Teresa Hurtado hace suyo y eleva un personaje que, en realidad no cae tan bien como debiera. Aún así, la actriz hace un esfuerzo y nos convence. Eso sí, yo le recomendaría que frenase un poco el ritmo: habla demasiado rápido, estresa y no vocaliza del todo bien.

LA REALIZACIÓN: Aunque el montaje me pareció torpe me gustó lo luminoso y fresco que luce todo. Los decorados siguen pareciendo decorados, pero están fotografiados con delicadeza (¡¿cuándo se darán cuenta en España que la gente ‘normal’ no vive así, en esas casa tan amplias, tan limpias y tan poco personales?). La música y algún efecto visual también ayudan a crear un universo propio.

ERRORES DE ‘CIEGA A CITAS’

EL HUMOR: Tras ver el piloto uno sólo puede pensar: «¡Qué pena, con lo que podría haber sido». Da la sensación de que los guionistas tienen más mala leche y más talento del que se ve. El problema es que todo se queda a medio gas. Los chistes no se rematan y los diálogos se hacen muy largos. Necesita más cinismo e ironía.

EL MONTAJE: La comedia es como un bailar cha cha chá. Todo es cuestión de ritmo. Eso es el montaje; saber picar bien las secuencias,’ borrar’ lo que sobra, (¡esos silencios entre frase y frase!) o hacer buen uso de la elipsis.

La escenas son muy largas ya desde guión (algo casi obligatorio en un diario) por lo que el montaje debería ser más dinámico y divertido. Yo necesitaría ver más el mundo mental de la protagonista, por ello, explotaría los efectos visuales, algo que sólo se intuye en el piloto (me explico: ¿Por qué no crear un universo como el de Ally McBeal).

LOS ACTORES: Excepto Teresa Hurtado de Ory, casi nadie está bien. Para empezar, los personajes son tópicos con patas, la mayoría sobra y,encima, los intérpretes no consiguen hacerlos ‘reales’ y empáticos. Para un servidor, los peores son Luis Fernando Alvés (el padre de la protagonista), los dos galanes (Álex Gadea y Octavi Pujades). Eso sí, habría que destacar (para bien) a la madre, Elena Irureta, todo un icono ya de la comedia española.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído