Ya se ha estrenado la primera temporada entera antes de emitirse en abierto

Pros y contras de ‘Caronte’, la nueva apuesta de Mediaset que ya puede verse en Amazon Prime

Buenas intenciones y aproximación realista en este thriller judicial que padece los grandes defectos de nuestra ficción

Pros y contras de ‘Caronte’, la nueva apuesta de Mediaset que ya puede verse en Amazon Prime

Redención contra venganza, esta es la base de ‘Caronte’,  la nueva apuesta española de Amazon Prime Video tras su acuerdo con Mediaset, en el que estrenará las series antes de Telecinco con un margen mínimo de seis meses a su emisión en abierto (como ya pasó con ‘El Pueblo).

Ocho años en la cárcel por un asesinato en el que no estuvo implicado sirvieron a Samuel Caronte para formarse como abogado y volver a la sociedad con un doble objetivo: conseguir justicia para los demás y para sí mismo. Esta es la principal motivación del protagonista de ‘Caronte’, nueva serie de Mediaset España producida en colaboración con Big Bang Media, con guión de Verónica Fernández y con el director Alberto Ruiz Rojo al frente de los primeros episodios.

Roberto Álamo está al frente de un elenco artístico formado por Miriam Giovanelli, Carlos Hipólito, Marta Larralde, Belén López, Raúl Tejón, Álex Villazán, Itziar Atienza, Luis Rallo, Andrea Trepat y Julieta Serrano.

Ya pueden verse todos los episodios de la primera temporada en Amazon Primer Vídeo.

¿Es buena serie?

Llama la atención que en una época en la que la continuidad en las tramas es la norma básica en las series (por aquello de enganchar), Mediaset se haya atrevido con un drama procedimental jurídico-policiaco. Cada capítulo es un caso que se entremezcla con el misterioso pasado del protagonista así como con sus relaciones familiares.

‘Caronte’ (como casi todo lo que se hace en España) es una serie que queda un poco antigua para los paladares actuales. No aporta mucho pero tampoco ofende. La puedes tener de fondo y no perder el hilo.

Lo mejor es Roberto Álamo, componiendo un personaje muy cosido a su medida, de pasado violento y contención presente, en lucha constante con su propia naturaleza.

La trama ya se ha visto muchas veces pero siempre es interesante el debate de la redención, el cómo huimos para no afrontar nuestros actos pero cómo, al encararse con todo lo que hemos hecho, el dolor es casi insoportable. ¿Las personas podemos cambiar? Ese es el leitmotiv de una ficción elegante pero excesivamente contenida, copia de mil otras producciones extranjeras.

La estructura, la escaleta, el cómo va desarrollándose la acción, funciona, no tanto así los diálogos, en ocasiones (como pasa siempre que se toma al espectador por tonto) explicativos de más.

Lo peor, esa manía que tiene Mediaset de no adaptar sus series a una duración sensata y seguir produciendo capítulos de 70 minutos. Esto provoca lo de siempre: Tramás infumables y personajes que no vienen a cuento.

Peor ya que estamos hablando de un procedimental, echo de menos más originalidad y giros menos conservadores en los casos episódicos. A estas alturas, o haces como el matrimonio King en ‘The good wife’, The good figth’ o en ‘Evil’ o mejor ni lo intentes. Si se quieren tramas independientes, hay que hacerlas interesantes y provocadoras desde el minuto cero.

 

 

Autor

Sergio Espí

Sergio Espí, guionista y crítico de televisión de Periodista Digital, responsable de la sección 3segundos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído