Libros y películas gratis para combatir el coronavirus

Por José María Arévalo

(la Orquesta Filarmónica de Berlín ofrece gratis The Digital Concert Hall)

Estos días he visto varias informaciones sobre webs que ofrecen videos, películas y libros gratis para combatir el encierro al que nos obliga esta epidemia del coronavirus. Y los buscadores de películas habituales están incrementando el número de las que cuelgan habitualmente. Es muy de agradecer, aunque no siempre consigue uno aprovechar esas ofertas, porque navegar por la red tiene sus complicaciones, hay que dedicar mucho tiempo y además acertar en la tecla precisa. De todas formas tiempo no es ahora lo que más nos falta, aunque les digo la verdad, con tanta noticia en radio y tv y tantos mensajes por whatsapp que no me resisto a leer, tengo que organizarme para poder hacer algo de ejercicio diario en la bicicleta estática.

Y así, me mandan mensaje de que la de la página de la Unesco https://www.wdl.org/es/  ofrece libros y películas de toda la vida (supongo que en versión original, no dobladas al castellano, lo que es un problema para algunos como yo) y otro sobre una nueva web con películas, https://ver.famiplay.com/es/canales/cine que se anuncia como gratuita pero cobra, tras un periodo de prueba, 4.99 euros mes. Y para ver y oír música clásica, en https://www.digitalconcerthall.com/tickets la Orquesta Filarmónica de Berlín ofrece gratis para todos The Digital Concert Hall, y solo piden te registres con tu correo electrónico, lo que he conseguido con éxito y me he visto un concierto de Claudio Abbado, el Concierto para piano y orchestra número 2 de Beethoven, que no es moco de pavo. Creo que a esta última web le voy a sacar partido.

Además, he visto la noticia de que la Biblioteca de Castilla y León cuelga 7.000 filmes, cortos, series y documentales gratis en la red, a través de la dirección cinecyl.efilm.online/es/jcyl/; he entrado en ella y, en efecto, veo que cuenta con un fondo digitalizado de más de ocho mil libros, 516 audiolibros y contenidos ‘on line’ de sus archivos, y que se puede acceder a ellos por la red. Se puede conseguir ver esas películas y demás fondos pero hay que tener carné o tarjeta de usuario, que es el documento que permite acceder a los servicios que ofrece la biblioteca. Y he visto, cuando he intentado obtenerla por la red, una primera información que lo permite, pero si no tienes firma electrónica tienes que ir a la bilioteca personalmente para recoger el carné. Aun así me he apuntado, y me han mandado un correo electrónico en el que me dicen que como ahora está cerrada la biblioteca por el coronavirus, excepcionalmente me dan el nombre de usuario y contraseña para que pueda entrar. ¡Éxito total¡. Se agradece.

Ya digo que estas cosas de la red llevan su tiempo y hay que tener paciencia, pero si insistes lo consigues.

Más información sobre estas facilidades que da ahora la Biblioteca de Castilla y León la he encontrado en un artículo de Jesús Bombín, en el Norte de Castilla del pasado 17 de marzo. Por cierto que me ha encantado poder verlo sin ser suscriptor, porque hace ya meses que esta periódico no me deja ver más que los titulares, se ve que ahora se ha compadecido de los enclaustrados por el coranovirus.

“La cultura –escribe Bombín- está ayudando a hacer menos penoso el confinamiento en los domicilios, especialmente a través de las ventanas que se están abriendo desde Internet. El cierre de las 331 bibliotecas públicas integradas en la red de Castilla y León obliga a potenciar alternativas como la puesta en marcha desde la Biblioteca de Castilla y León a través de Cinecyl, un catálogo de 7.000 películas, cortometrajes, series y documentales al que se accede a través de la dirección cinecyl.efilm.online/es/jcyl/. «Es la puerta de entrada a toda la creatividad de la historia de séptimo arte, permite acceder a muchos de los testimonios cinematográficos del siglo XX, desde los inicios del cine mudo hasta la actualidad», explica José Lorenzo, jefe del servicio de Bibliotecas de la Junta, desde el que ya se han realizado más de 600 préstamos en los últimos días.

En ese fondo compartido se incluyen títulos de plataformas como Filmin y Rakouten clasificados por géneros (comedia, terror, suspense, drama, cine español..). Clásicos del oeste como ‘La diligencia’, de John Ford (1939); de animación como ‘Tadeo Jones’, de Enrique Gato (2011); dramas como ‘Fitzcarraldo’, de Werner Herzog (1981); la serie ‘Isabel’, dirigida por varios cineastas en 2012, y un amplio y heterogéneo catálogo de cortometrajes. El servicio se ofrece gratuitamente a los usuarios de la red de bibliotecas.

«Esta iniciativa tiene mucho sentido en una región tan cinéfila como la nuestra; la idea es disponer de una gran oferta de cine clásico y español, este último muy difícil de localizar», sostiene José Lorenzo.

Cinceyl puede verse en línea desde un pc, una tableta o una televisión conectada a la Red y los usuarios con carné de biblioteca pueden acceder al servicio a través de su contraseña. «Aunque las dependencias están cerradas hasta el día 26, se puede pedir un carné ‘on line’ a través de un certificado digital y nos comprometemos a enviarlo a casa», explica Lorenzo. Una vez solicitado el préstamo, el asociado dispone de 72 horas para visionarlo y puede tener acceso a doce audiovisuales al mes.”

Tras un ladillo que titula “Un cribado rebaja a 850.000 los carnés de bibliotecas”, explica también que hasta hace dos meses en Castilla y León se contabilizaban 1.200.000 carnés de bibliotecas repartidos entre las nueve provincias, pero tras un cribado llevado a cabo en la base de datos –excluyendo a todos aquellos abonados que no han hecho uso de la biblioteca en los últimos diez años– la cifra se ha reducido a 850.000. «Vimos que algo no funcionaba, que había socios que no contestaban a nuestras llamadas y decidimos actualizar los datos», indica José Lorenzo, jefe del departamento de Bibliotecas de la Junta. El último municipio en adherirse al sistema regional de bibliotecas es el abulense de La Adrada (2.480 habitantes). Y una treintena de bibliobuses llevan a los pueblos más pequeños de la comunidad libros y películas.

Otra de las ofertas culturales de las bibliotecas es la plataforma eBiblio Castilla y León, con acceso al préstamo de documentos electrónicos a través de Internet a partir de una colección integrada por 8.321 libros y 516 audiolibros. Están disponibles para diversas modalidades de lectura: en la nube con las app para iOS y Android, en ‘streaming’ a través de cualquier navegador conectado a Internet o mediante descarga en el dispositivo de lectura.

Y concluye: Uno de los retos de la Biblioteca de Castilla y León es digitalizar todo el material bibliográfico de la región anterior a 1940 y, por tanto, libre de pago de derechos de autor. «Todo lo anterior a los últimos 80 años es de dominio público en España, y nuestra intención –agrega Lorenzo– es tener digitalizado todo ese patrimonio concerniente a nuestra región, obras de autores de aquí, libros e imágenes sobre nuestros municipios».

Muy interesante información para estos días en que nos vemos obligados a quedar recluidos en casa. Como dice el refrán, no hay mal que por bien no venga. A Dios gracias. O mejor, como escribió San Pablo –y repetía San Josemaría como jaculatoria, “omnia in bonum”-, para los que aman a Dios todo es para bien.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído