Herida mortal a las Humanidades, en la ley Celaá

Por José María Arévalo

(Joven leyendo, óleo de Matthias Stom, de 1630)

La “ley Celaá” ha suscitado enorme controversia, como hemos reflejado en artículos anteriores, por ejemplo “La concertada en la Plaza del Milenio contra la ley Celaá”, el 20.12.20, o “Polémica sobre el proyecto de Ley de Universidades”, el 09.06. así que no me extraña la noticia de que la tan denostada ministra Celaá va a salir del gabinete en la parece muy próxima, según la prensa, remodelación del Gobierno, aunque también he leído que se achaca su salida a que ha cumplido dejando lista dicha ley.

Pues justo estos días ha salido a la prensa otra polémica sobre esta ley, sobre el mal trato que va suponer para las enseñanzas de Humanidades, para las que puede implicar un mazazo irreversible. Me ha gustado el enfoque que le da al problema La Gaceta Regional de Salamanca, de la que últimamente recogemos bastantes reportajes dedicados a las cuestiones universitarias. Ya les he contado que hace cincuenta años trabajaba yo como periodista en ella, al tiempo que intentaba hacer la tesis en Derecho del Trabajo, en la Facultad salmantina, y publicaba todos los jueves unas “Páginas universitarias”, que tuvieron mucho éxito entonces. La Universidad cuenta en Salamanca mucho más que en Valladolis, por lo que veo que La Gaceta sigue dedicando al estudio salmantino mucho más espacio que la prensa vallisoletana, de lo que me alegro como promotor que fui de ese interés a finales de los 60.

La enseñanzas clásicas, sin materia troncal

“La Ley Orgánica de Educación  (LOMLOE) –recogía La Gaceta hace unos días-, más conocida como  “ley Celaá”, supone una nueva  vuelta de tuerca para las Humanidades, y más en concreto para  el estudio de las asignaturas de  Latín y Griego. El área de las enseñanzas clásicas no tiene ninguna materia troncal reconocida  a lo largo de todo el ciclo educativo de Secundaria. Solo se menciona la Cultura Clásica como  una optativa de obligada oferta  en la ESO. Una “puñalada” que  podría llevar a la desaparición  de los estudios clásicos en Secundaria (ESO) y Bachillerato,  tal y como denuncian los profesores y la Sociedad de Estudios  Clásicos.

Y por ello titulaba La Gaceta: “La Sociedad de Estudios Clásicos alerta de que el futuro de las antiguas lenguas  está en peligro en Secundaria y Bachillerato”. “La polémica legislación educativa  pone también contra las cuerdas a Filosofía y ha ofendido a los matemáticos.” “‘Puñalada’ de la Ley Celaá a las  asignaturas de Latín y Griego.” Para continuar señalando que La Ley Orgánica de Educación conocida como “ley Celaá” supone una herida mortal  para las Humanidades, y en especial para el  Latín y el Griego. Los representantes en Salamanca de la Sociedad de Estudios Clásicos han alzado la voz para alertar de la posible desaparición del estudio de estas materias en Secundaria y Bachillerato consecuencia de la nueva legislación en la que estas materias pasarían a ser optativas. Es el  caso de la asignatura de Cultura Clásica,  que ahora es obligatoria en la ESO, cuya  impartición dependería de la decisión de  las autoridades educativas de cada centro.

Itinerarios actuales

En la actualidad, en Castilla  y León hay una presencia muy  escasa del Latín en la ESO, con  una optativa en 4º. En Bachillerato, en el itinerario de Humanidades, se pueden cursar dos  años de Latín y de Griego, uno  en cada curso, y se puede estudiar Latín también en el itinerario de Ciencias Sociales. “Queda  ya un poco limitado”, lamenta  Marco Antonio Santamaría, profesor de Griego en la Universidad de Salamanca y presidente  de la Sociedad de Estudios Clásicos dentro (SEEC) de la sección  de Salamanca. Pero en Castilla y  León, hasta ahora, en 2º de la  ESO había una asignatura de  Cultura Clásica, tres horas a la  semana en la que los alumnos  estudiaban historia, geografía,  arte, vida cotidiana, mitología y  se acercaban al Latín y al Griego. “Viene muy bien para muchas asignaturas de Humanidades, pero también de Ciencias  porque parte del vocabulario  científico viene del griego o del  latín”, comenta Santamaría y recuerda que estos conocimientos  “son la base de la cultura occidental”.

La cuestión es que con la  nueva ley estos estudios pasarán  a un segundo plano. “Es muy difícil que se mantenga el carácter  obligatorio de la asignatura de  Cultura Clásica”, señala el representante en Salamanca de la  Sociedad de Estudios Clásicos,  que insiste que es la clave para  que los alumnos elijan Latín y  Griego en Bachillerato. En concreto, solo se menciona la Cultura Clásica como optativa. Además, su impartición no quedará en manos de los equipos directivos de los centros.  Los profesores de las antiguas lenguas temen que con la  crisis económica que seguirá a  la sanitaria se hagan recortes y  aumenten los problemas para  estas asignaturas ya que aseguran que cuando los grupos son  pequeños, en especial en los centros rurales, las autoridades educativas tiran hacia atrás.

Que  todos los que quieran estudiar estas asignaturas, puedan

“No son asignaturas masivas, ni  pretendemos que lo sean, pero sí  queremos asegurarnos de que  todos los alumnos que quieran  estudiar estas asignaturas puedan hacerlo porque están en su  derecho, pero no siempre es así  porque en los centros donde salen grupos pequeños de 3 o de 4  alumnos a veces no los autorizan” subraya Santamaría y añade: “El criterio no puede ser económico, la administración tiene  que darles la formación que quieren, están en su derecho”.

El  miedo de Santamaría es que establezca un mínimo de alumnos muy elevado para que se autoricen estas clases, lo que haría  peligrar también el contrato de  numerosos profesores interinos.[1]

1.300 alumnos de Latín y Griego en Salamanca

En los centros educativos de  Salamanca estudian Latín y Griego casi 1.300 alumnos. según los datos facilitados por la Junta de  Castilla y León: este curso 2020- 21 en Bachillerato hay 228 alumnos matriculados en Griego y  650 alumnos en Latín, cifra a la  que hay que sumar los 414 de la  ESO, de forma que en total suman 1.292. La cifra es ligeramente inferior a la del curso  anterior, 2019-20, cuando los  matriculados en Latín y Griego  sumaron 1.372. Son 80 estudiantes menos y el descenso se  registra en Latín, tanto en Bachillerato (724 el pasado año) como  en Secundaria (414).

Buenas cifras en la  Universidad

En la Universidad de Salamanca  las cifras de estudiantes matriculados en Filología Clásica ronda  los 60 alumnos. “Es una carrera  vocacional”, reconoce Marco  Antonio Santamaría y subraya  que no es como Filología Inglesa,  pero tiene “tirón” entre los jóvenes.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído