Un juez sanciona con 12.000 euros a un colegio de Écija por acoso escolar

Un juez sanciona con 12.000 euros a un colegio de Écija por acoso escolar

(PD).-El Juzgado Mixto número 2 de Écija ha condenado al centro escolar a indemnizar a a una alumna -que sufrió un calvario de acoso durante el curso 2003-2004 en un centro concertado de Écija- con 12.000 euros por haber sufrido «años de vejaciones y otras conductas ilícitas». La sentencia culpa al centro docente de pasividad y de no adoptar las medidas necesarias para evitar esas conductas, que obligaron a la perjudicada a dejar la escuela.

El Juzgado se acoge al artículo 1902 del Código Civil, que obliga a “las personas y entidades que sean titulares de un centro a responder por los daños y perjuicios que causen los alumnos menores de edad durante los periodos de tiempo en que los mismos se hallen bajo control y vigilancia del profesorado del centro”, según informa La Gaceta.

El juez ya sentenció en una primera instancia que “había relación directa entre la conducta de los compañeros de clase de la afectada y los padecimientos que tenía de índole psíquico”. Pero la dirección del centro recurrió y achacó los hechos a la «personalidad débil y apocada de la alumna, excesivamente protegida».

El Juzgado Mixto respondió con más contundencia y denunció la actitud de los profesores en el juicio, probablemente parecida a la que mantenían en las aulas, cuando respondían con «divagaciones, imprecisiones, negativas de los hechos denunciados». Los profesores decían que se trataba de «incidentes propios de convivencia en las aulas». El fallo explica que la actitud de los docentes refleja que «olvidan su labor educativa, formativa y disciplinaria de los alumnos que tienen bajo su control, así como la obligación de garantizar el bienestar físico y psíquico, dentro y fuera de las aulas».

Agresiones reiteradas

La sentencia sostiene que “no puede compartirse la tesis de la defensa sobre la existencia de meros incidentes aislados», puesto que las acciones que soportó eran reiteradas y constantes, «lo que provocó un sufrimiento de la víctima que no tiene la obligación de soportar”.

El fallo mantiene que la menor, según un informe pericial psicológico, «presentaba un alto grado de ansiedad» con «tendencia al llanto, impotencia y desánimo”.

El abogado de la alumna agredida, Fernando Osuna, aplaudió la resolución de los tres magistrados, «que se ha mostrado más duro tras la apelación del centro», y consideró completamente inadmisible que los profesores de un colegio mantengan «una actitud indiferente ante una situación de acoso en sus propias aulas».

De hecho, la sentencia considera que la cantidad de 12.000 euros «no es ajustada a la gravedad del daño y a la secuela psicológica que ha podido producir en la personalidad de la menor, dada la edad de ésta, duración y reiteración de las agresiones sufridas, pero que no podemos modificar al no haber recurrido la parte actora».

E. T. tiene en la actualidad 18 años, trabaja en una peluquería y no es extraño que opte por la alternativa de educar a sus futuros hijos en casa.

ACOSO ESCOLAR

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído