Hasta mediados del Siglo XX eran negras

¿Sabes por las pizarras de clase son de color verde?

Una de las palabras empleadas en inglés para hablar de la pizarra escolar es «blackboard», literalmente «tablero negro»

¿Sabes por las pizarras de clase son de color verde?
Profesor, clase, escuela y pizarra. PD

Pupitres, sillas, estantes, la imponente mesa del profesor y por supuesto, la pizarra. Estos son los elementos tradicionales en cualquier aula de un colegio o un instituto, aunque actualmente las nuevas tecnologías estén cada vez más presentes.

Una de las palabras empleadas en inglés para hablar de la pizarra escolar es «blackboard», literalmente «tablero negro».

¿Por qué, entonces, el tablero es de color verde en numerosos casos? Quizá no lo sepas, pero existe una historia e incluso libros publicados sobre el asunto.

El blog Mental Floss recopila algunos de los puntos clave acerca de esta curiosa cuestión.

En efecto, las pizarras de clase eran originalmente negras y no siempre se fabricaban con el material que les da nombre en castellano. En muchos casos se construían con tablas de madera, que se pintaban con tinta de porcelana o incluso con mezclas ingeniosas.

Entre las fórmulas empleadas había cuyos ingredientes eran restos de patatas calcinadas y clara de huevo.

Como puedes comprobar, las pizarras podían tener un precio accesible, de modo que su difusión fue rápida.

En muchos países hasta los pequeños colegios de las aldeas más aisladas tenían ya su pizarra a mediados del siglo XIX.

No es exagerado afirmar que su introducción supuso un antes y un después en el mundo de la educación.

Simplemente recuerda tus primeros años como estudiante y trata de imaginarlos sin el apoyo de este elemento: aprender y comprender habría resultado mucho más difícil.

Tal fue el éxito de las pizarras escolares que pronto hubo quien se concentró en buscar mejoras. Alguien se dio cuenta de que el fondo negro no era el más cómodo para permanecer atento y con la mirada fija durante todo el día; y además, cuando el sol brillaba solía producir deslumbramientos.

Se ideó un nuevo modelo, una pizarra de porcelana verde sobre una base de acero. En pocas décadas entre principios y mediados del siglo XX ese verde sustituyó al clásico negro.

Como el pasado siempre vuelve, en algún momento volvieron a fabricarse pizarras negras con materiales mejores, evitando los problemas anteriormente señalados. Pero lo cierto es que hoy en día la tendencia general parece progresar hacia cuadros blancos sobre los que se escribe utilizando rotuladores.

Así se neutraliza un último inconveniente: la producción de polvo de tiza, una verdadera pesadilla para los alérgicos.

Esto te hace el profesor si llegas tarde a clase en la China Comunista

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído