Hay una colonia tasada en 250 ejemplares

El lento calvario de las tortugas en la estación de Atocha

El lento calvario de las tortugas en la estación de Atocha
Tortugas en Atocha.

Unos 15 millones de viajeros pasan cada año por la estación de Atocha y prácticamente todos ellos conocen el estanque de las tortugas. Un día a alguien se le ocurrió abandonar una cría de quelonio en el estanque del jardín tropical.

Su gesto fue imitado por cientos de personas, que vieron en este lugar un hábitat idóneo para estos animales que ya no querían tener en casa. A raíz de esta práctica y de la reproducción entre ellas, el número de tortugas ha aumentado considerablemente, dando origen a una colonia de unos 250 ejemplares., según se explica en El País –El calvario de las tortugas del jardín tropical de Atocha-.

Hoy el estanque está lleno de tortugas y el agua infectada por los residuos arrojados provoca diariamente la muerte de varias, que son retiradas por el servicio de jardinería, lo que evita que la gente las vea, según una denuncia cursada en Change.org. Pero los fines de semana no está operativo este servicio, por lo que es habitual ver varios ejemplares flotando muertos y acumulándose en los laterales del estanque, desplazados por los que aún viven.

Esta situación ha dado origen a la página de Facebook ‘Atocha se muere’, creada por Yolanda Sánchez y Antonio Mañas para concienciar a las personas sobre la situación del estanque y para reclamar mejoras en las condiciones de vida de estos animales. Gracias a la movilización en las redes sociales consiguieron reunirse con Adif.

Adif es la responsable del estanque y afirma que para dotarlo de las condiciones necesarias para las tortugas se realizaron unas reformas adicionales de aireación y recirculación del agua muy superiores a las originariamente diseñadas. «Las tortugas son alimentadas y sometidas a un control veterinario. La periodicidad de limpieza de la superficie del estanque es diaria», asegura Adif.

La reunión se celebró el pasado 22 de julio de 2015 y las propuestas planteadas desde Atocha se muere fueron las siguientes: conseguir que el número de especies no aumentara con una mejora de la estructura que impida que la gente abandone allí sus animales; separación de hembras y machos; poner en marcha una red de adopciones y, por último, mejorar la depuración del agua. Adif asegura que en los próximos meses está prevista la instalación de un nuevo sistema de depuración, filtrado y recirculación del agua.

La empresa dijo a los promotores de Atocha se muere que podrían valorar la firma de un convenio de colaboración por el cual Adif podría empezar a cederles tortugas y peces (manteniendo el convenio que sigue vigente con la asociación Grefa en cuanto a la recogida de tortugas autóctonas) una vez que se constituyesen como asociación o tuvieran una que los respaldase.

«Entendemos que Adif no es la responsable de haber provocado esta situación, pero sí es la encargada de lo que pasa en sus instalaciones. Estamos pendientes de que nos de cita para una nueva reunión», asegura Sánchez.

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído