Un 40 por ciento de los niños es «malcomedor»

Un 40 por ciento de los niños es "malcomedor"


(PD).- Un 40 por ciento de los niños de 1 a 10 años es «malcomedor», un problema que puede tener consecuencias en el rendimiento escolar y cuyas causas, entre otras, pueden ser los propios hábitos de alimentación familiares y la falta de tiempo.

Estas son algunas conclusiones del «Estudio Zaragoza sobre niños malcomedores», patrocinado por el laboratorio Abbott Nutrition y llevado a cabo por AC Nielsen durante el pasado mes de julio entre 592 familias de la capital aragonesa, de las que 240 afirmaron sufrir esta situación.

El estudio, cuyos resultados han sido hechos públicos hoy, tiene como objetivo conocer en qué grado afecta este problema a los niños zaragozanos de entre uno y 10 años y cómo es percibido este problema por sus familias.

Según esta investigación, que define al niño «malcomedor» como aquel que ingiere poca cantidad de alimentos y escasa variedad, o ambas circunstancias, el 66 por ciento de los padres con hijos que tienen esta problemática padece ansiedad y estrés.

Entre las causas de que aparezcan niños «malcomedores», según este estudio, está el comportamiento de los padres, su estilo de vida y sus hábitos alimenticios, que también incluye a la falta de tiempo de los progenitores como uno de los desencadenantes de este comportamiento.

Según reconocen en el estudio las propias familias zaragozanas, entre el 30 y el 40 por ciento de los padres de niños «malcomedores» no suelen comer ni cenar juntos los fines de semana y tampoco suelen estar en el momento del desayuno.

Un dato revelador es que el 63 por ciento de los niños con esta situación come habitualmente con la televisión encendida o con juguetes, sus comidas duran más de cuarenta minutos y suelen rechazar los alimentos nuevos, especialmente verduras y hortalizas.

Según el estudio, los padres creen en un 39 por ciento de los casos que la conducta malcomedora puede generar enfermedades y un 22 por ciento que afecta al crecimiento, pero sólo un 4 por ciento mencionan un menor rendimiento escolar.

Las consecuencias de este problema, además de a la salud de los niños, también afectan al estado anímico de la familia, como revela el hecho de que un 66 por ciento de los padres padece ansiedad y estrés y «se sienten desbordados» por la conducta de los niños en las comidas.

El pediatra Javier Membrado, uno de los que ha colaborado en el estudio, ha señalado que las consultas sobre niños «malcomedores» son habituales en los centros de salud «y, sin embargo, les restamos importancia, ya que a menudo la tabla de percentiles no refleja la consecuencia de esta conducta».

El psicólogo y coautor del Manual de Supernanny, Luis Torres Cardona, resalta la importancia de que los padres coman en casa juntos al menos tres veces a la semana y se acostumbren a mantener un diálogo positivo.

La pediatra Teresa Cenarro aconseja que la alimentación no se transforme en un castigo, pero tampoco en una recompensa, ya que la comida debe ser un hábito e «igual que se enseña al niño a leer, se le debe enseñar a comer».

Agencia EFE

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído