Una docena de agujeros negros coexisten en el centro de la Vía Láctea

Una docena de agujeros negros coexisten en el centro de la Vía Láctea
Agujeros negros. universidad de Columbia

Una docena de agujeros negros han sido descubiertos reunidos alrededor del agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea, conocido como Sagitario A.

El hallazgo es el primero en apoyar una predicción de décadas de antigüedad, que abre una miríada de oportunidades para comprender mejor el universo, según resalta en un comunicado la Universidad de Columbia, donde trabajan los astrofísicos que han liderado la investigacón.

«Todo lo que quieras aprender sobre la forma en que los grandes agujeros negros interactúan con pequeños agujeros negros, puedes aprenderlo estudiando esta distribución», dijo el astrofísico de Columbia Chuck Hailey, codirector del Columbia Astrophysics Lab y autor principal del estudio.

«La Vía Láctea es realmente la única galaxia que tenemos donde podemos estudiar cómo los agujeros negros supermasivos interactúan con los pequeños porque simplemente no podemos ver sus interacciones en otras galaxias. En cierto sentido, este es el único laboratorio que tenemos que estudiar este fenómeno», añadió el investigador, cuyo trabajo se publica en Nature.

Durante más de dos décadas, los investigadores han buscado infructuosamente pruebas que apoyen la teoría de que miles de agujeros negros rodean agujeros negros supermasivos (SMBH) en el centro de grandes galaxias.

«Solo hay unas cinco docenas de agujeros negros conocidos en toda la galaxia -100.000 años luz de ancho- y se supone que hay de 10.000 a 20.000 de estas cosas en una región de solo seis años luz de ancho que nadie ha podido encontrar», dijo Hailey, agregando que se han realizado búsquedas infructuosas de agujeros negros alrededor de Sagitario A, el agujero negro supermasivo más cercano a la Tierra y por lo tanto el más fácil de estudiar. «No ha habido mucha evidencia creíble».

Explicó que Sagitario A está rodeado por un halo de gas y polvo que proporciona el caldo de cultivo perfecto para el nacimiento de estrellas masivas, que viven, mueren y podrían convertirse en agujeros negros. Además, se cree que los agujeros negros del exterior del halo caen bajo la influencia del agujer negro central a medida que pierden su energía, lo que hace que se acerquen a éste donde se mantienen cautivos por su fuerza.

Si bien la mayoría de los agujeros negros atrapados permanecen aislados, algunos capturan y se unen a una estrella que pasa, formando un binario estelar. Los investigadores creen que hay una gran concentración de estos agujeros negros aislados y emparejados en el Centro Galáctico, formando una cúspide de densidad que se llena cada vez más a medida que disminuye la distancia al agujero negro central.

En el pasado, los intentos fallidos de encontrar evidencia de dicha cúspide se han centrado en buscar la brillante explosión de rayos X que se produce cuando los agujeros negros interactúan con las estrellas compañeras.

«Es una forma obvia de querer buscar agujeros negros», dijo Hailey, «pero el Centro Galáctico está tan lejos de la Tierra que esas explosiones son lo suficientemente fuertes y brillantes como para ver una vez cada 100 o 1.000 años». Para detectar binarios de agujero negro, entonces, Hailey y sus colegas se dieron cuenta de que tendrían que buscar los rayos X más débiles, pero más estables, emitidos después del enlace inicial, cuando los binarios están en un estado inactivo.

«Sería fácil si los binarios de agujeros negros rutinariamente emitieran grandes ráfagas como lo hacen los binarios de estrella de neutrones, pero no es así, así que tuvimos que buscar otra forma de buscarlos», dijo Hailey. «Los agujeros negros aislados y sin unir son simplemente negros, no hacen nada. Por lo tanto, buscar agujeros negros aislados tampoco es una forma inteligente de encontrarlos. Pero cuando los agujeros negros se emparejan con una estrella de masa baja, el resultado emite ráfagas de rayos X que son más débiles, pero constantes y detectables. Si pudiéramos encontrar agujeros negros que están acoplados con estrellas de baja masa y supiréramos qué fracción de agujeros negros se unirán con estrellas de baja masa, podríamos inferir científicamente la población de agujeros negros aislados que hay «.

Hailey y sus colegas recurrieron a los datos de archivo del Observatorio de Rayos X Chandra para probar su técnica. Buscaron firmas de rayos X de binarios de masas de agujero negro bajo en su estado inactivo y pudieron encontrar 12 dentro de tres años luz de Sagitario A. Luego, los investigadores analizaron las propiedades y la distribución espacial de los sistemas binarios identificados y extrapolaron de sus observaciones que debe haber entre 300 y 500 binarios de masa baja de agujero negro y aproximadamente 10.000 agujeros negros aislados en el área que rodea Sagitario A.

«Este hallazgo confirma una teoría importante y las implicaciones son muchas», dijo Hailey. «Avanzará significativamente en la investigación de ondas gravitacionales porque conocer la cantidad de agujeros negros en el centro de una galaxia típica puede ayudar a predecir con mayor precisión cuántos eventos de ondas gravitacionales pueden estar asociados con ellos. Toda la información que necesitan los astrofísicos está en el centro de la galaxia «.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído