Crónicas Bárbaras

Manuel Molares do Val

¡Guau, ya somos casta!

Poco antes de que en la ceremonia de los premios Goya acomodaran pomposamente en la zona de altas autoridades a Pablo Manuel Iglesias trajeado de esmoquin, el alcalde de Cádiz, el podemita José María González, Kichi, expulsaba a los concejales socialistas y populares de las áreas reservadas para ellos en las murgas del carnaval porque aquellos lugares deberían ser para los “pobres y desfavorecidos”.

Pero con su esmoquin y su infantil lacito de gomas de primera comunión Iglesias rompió ese ejemplo, y con él la doctrina de Podemos según la cual lo que no tengan los pobres no lo gozarán los representantes de su partido.

Ya saboreó los placeres de la casta, esa droga que se la hará imprescindible: el cine, siempre halagó a quien podría subvencionarlo, como hacían los del Sindicato Nacional del Espectáculo con los jerarcas del franquismo.

Turrión le enviaba un mensaje a su parroquia: ¡Hemos llegado! ¡Podemos mimetizaros con la casta! Aunque para ver al Rey vuelva de revolucionario en zapatillas y camisa con dos bolsillos de pliegues, negra o azul mahón, como en Italia y España 1930-1940…


Siga leyendo aquí y vea a Salas

……..

Recibe nuestras noticias en tu correo

Manuel Molares do Val

Manuel Molares do Val (Vigo/Pontedeume, Galicia), trabajó para la Agencia EFE como corresponsal permanente en México, Bélgica, la República Popular China --el primer peridista español destinado allí--, y EE.UU. Fue enviado especial en todo tipo de acontecimientos en los cinco continentes.

Lo más leído