El Rey destaca «la gran lección de libertad de espíritu» que nos legó Delibes

El Rey destaca "la gran lección de libertad de espíritu" que nos legó Delibes
. Agencia EFE

El Rey destacó hoy, en el homenaje que la Real Academia Española le rindió a Miguel Delibes, «la lealtad» que este escritor profesó a la lengua y «la gran lección de libertad de espíritu que nos ha legado, basada en la comprensión y el respeto al hombre». Y una lección también de «la tolerancia y la concordia».

El homenaje pretendía «honrar la memoria del gran escritor» y se tributaba a quien «ha sido un hombre bueno, un castellano leal, un español cumplido, un literato cuya vida y obra pervivirán para siempre en nuestra memoria», dijo el Rey ante los hijos, nietos y hermanos de Miguel Delibes. Casi setenta miembros de la familia del escritor se desplazaron hoy a Madrid.

Numerosas autoridades asistieron también al emotivo homenaje póstumo, en el que los académicos Gregorio Salvador y Luis Mateo Díez glosaron la figura humana y literaria de quien, como se recordaba en un vídeo semblanza de RTVE, siempre procuró ser «un hombre sencillo que vivía sencillamente».

Los ministros de Educación y de Cultura, Ángel Gabilondo y Ángeles González-Sinde; el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el presidente del Congreso, José Bono, y el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, figuraban entre las autoridades que acompañaron a la familia del autor de «El camino».

De la amistad de Delibes, fallecido el pasado 12 de marzo, disfrutaron los Reyes durante muchos años. Hace tres, lo visitaron en su casa de Valladolid y le expresaron «el afecto, admiración y gratitud» que sentían hacia «un hombre íntegro y completo, ejemplo de grandeza de espíritu, de sensibilidad y humildad».

Y un hombre, prosiguió el Rey, en el que «la palabra de bellos y nítidos trazos, nunca se gasta inútilmente, nunca ha sido vana, pues refleja y sirve al hombre en toda su dimensión».

El ambiente que había en la Academia era el de los días grandes. No en vano se rendía homenaje a «un maestro en todo, un clásico ya», como subrayó Gregorio Salvador.

En realidad, con este acto la Academia quería «pagar una deuda» que tenía contraída con Delibes desde hacía tiempo, como contó Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española.

Debido a su enfermedad, el autor de «El camino» llevaba tiempo sin ir a la RAE, pero seguía muy de cerca los trabajos. Arturo Pérez-Reverte (que asistió hoy al homenaje junto al resto de académicos) propuso celebrar «un plenillo» en la casa del escritor vallisoletano, para estudiar palabras de sus obras.

La mala salud de Delibes impidió que llegara a buen puerto esa idea, pero Delibes sí asistió «virtualmente» a la presentación de la «Nueva Gramática» con un vídeo que hoy volvió a emocionar.

Sus palabras «resuenan con sentido de testamento espiritual. Nos pedía que nos esforzáramos en hacer llegar al pueblo, enriquecida, la lengua que nace del pueblo», dijo Don Juan Carlos ante unos ochenta escritores, directores de medios de comunicación, editores y numerosos amigos del autor de «Cinco horas con Mario».

Cuando Julián Marías, recordaba el Rey, recibió a Delibes en la Academia ya subrayó la pasión que sentía el novelista «por la autenticidad de la vida, y horror por la convención, la falsedad, la compostura de fuera adentro, la máscara social».

Delibes escribió «desde la conciencia de que el novelista cumple su misión alumbrando la parcela del mundo que le ha caído en suerte», y de que a él le correspondió «Castilla en toda su anchura», señaló el Rey.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, presidente también de la Fundación Pro Real Academia Española, aludió a la sensibilidad que tenía Delibes hacia el medio ambiente, minutos antes de que el ministro de Educación dijera que «la mejor manera de homenajear a Delibes, de memorarlo y rememorarlo, es leerlo. Y hacerlo desde el cuidado y el cultivo de la palabra».

La memoria de Delibes «es hoy una celebración de la literatura, cuando es pasión y cuidado por la palabra justa, aire de amistad y de comunicación. Su estudio y su conocimiento abren espacios para la conversación en que consiste vivir», añadió el ministro.

«Es mucho lo que nos deja Miguel Delibes», subrayó el Rey. «Mucha la vida condensada en miles de páginas escritas. Por todo ello, nos sale del alma decir: ¡Miguel Delibes, gracias, muchas gracias!», concluyó Don Juan Carlos, expresando el sentir de los centenares de asistentes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído