Ramón Baltar

Al reino por las urnas

"Los que le pedían que colgara los hábitos o cerrara el pico la pondrán a caldo"

Al reino por las urnas
Ramón Baltar

Por extraño que parezca, las monjas son la milicia más puesta al día de la Iglesia

(Ramón Baltar).-Sor Teresa Forcades ha decidido dejar temporalmente el convento para impulsar por la acción política lo que no se alcanza con solos rezos: el cambio de las estructuras que producen la injusticia organizada. Los que le pedían que colgara los hábitos o cerrara el pico la pondrán a caldo, santa incoherencia.

La intrépida benedictina catalana rompe el estereotipo de la monja bonachona e ingenua que espera llegar al cielo bordando vestiduras sacras y planchándole las camisas al capellán. La creencia de que las mujeres de vida consagrada mancan de letras humanas y viven al margen de la realidad que las rodea entretenidas en sus dulces coloquios con el Amado, es falsa de toda falsedad. Por extraño que parezca, las monjas son la milicia más puesta al día de la Iglesia, para vergüenza de sus dirigentes que las relegan a servicios ancilares.

De lo cual da confirmación cumplida la figura de la madre Teresa: excelente preparación académica, conocimiento del medio social y cultural que se propone mejorar, sintonía con los excluidos y marginados, facilidad para explicar sus ideas, utopía viable. Pueden gustar más o menos sus audaces propuestas, pero es lo cierto que no se las debería de despachar como frívolas ocurrencias de una monja en busca de celebridad sustitutiva. Su presencia en el ruedo de la vida pública ayuda a poner orden en el desbarajuste presente.

Para nada es extraño que los detractores le salgan de entre sus correligionarios que pretenden parar el tiempo. Repajolera gracia tiene que los que aplauden a la jerarquía que no se priva de actuar como animadora electoral de la derecha, se rasguen las vestiduras porque una monja en situación de excedencia con reserva de plaza se suba a una tarima a pedir el voto para un proyecto político alternativo. 

Especial encomio merece la actitud de las hermanas de religión de la madre Forcades, que estando según confesión de la afectada en desacuerdo con sus andanzas, no trataron de torcerle la voluntad. Mirad cómo se respetan.

Autor

José Manuel Vidal

Periodista y teólogo, es conocido por su labor de información sobre la Iglesia Católica. Dirige Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído