12.000 misioneros españoles llevan luz y esperanza a 132 países de todo el mundo

«¿Qué hago en la misión? Acompaño a gente que vive sin agua o electricidad, con malaria… Yo pude elegir, ellos no»

La mayor parte de los misioneros son mujeres, según OMP. El 8% de ellos son seglares

"¿Qué hago en la misión? Acompaño a gente que vive sin agua o electricidad, con malaria... Yo pude elegir, ellos no"
12.000 misioneros españoles llevan luz y esperanza a 132 países de todo el mundo RD

En 2018 el Fondo Universal de Solidaridad de Solidaridad recaudó 84.758.675,11 €; de ellos, 11.726.397,59 € fueron aportados por España. Con estas ayudas se financiaron 644 proyectos, en 44 países, en 4 continentes

(Jesús Bastante).- «Este es el último DOMUND organizado por Anastasio Gil». El nuevo director nacional de OMP, José María Calderón, puso voz al vacío que, varios años después, se vivió en la presentación de la jornada de las misiones. Anastasio, fallecido el 7 de septiembre, fue el protagonista de una rueda de prensa en la que se notó su presencia hasta en el lema: «Domund, cambia el mundo», jornada que se celebra este domingo.

12.000 misioneros españoles contribuyen a cambiar el mundo. Como Patricio Larrosa, misionero durante 26 años en Honduras; o Carmen Aranda, laica misionera en Uganda; o Lola Agúndez, a quien cuestiones políticas no permiten regresar a Níger.

«Son misioneros que cambian el mundo», recalcó Calderón, que subrayó cómo la mayoría son mujeres (55%), y cada vez más laicos, «seglares, pero también familias, que se van a la misión». Y que realizan un trabajo «silencioso, pero muy eficaz», en 132 países de todo el mundo. Alrededor del ocho por ciento de los misioneros españoles son seglares.

Gracias, en buena medida, a la solidaridad de los fieles en jornadas como ésta. En 2018 el Fondo Universal de Solidaridad de Solidaridad recaudó 84.758.675,11 €; de ellos, 11.726.397,59 € fueron aportados por España. Con estas ayudas se financiaron 644 proyectos, en 44 países, en 4 continentes.

 

 

 

«Ser misionero es hacer del mundo una familia», apuntó Patricio Larrosa, misionero granadino, de la OCHSA, que lleva 26 años en Honduras. «Nuestros proyectos son para los más necesitados… pero también ayudan a otros», resaltó el religioso, que ha colaborado con miles de niños y jóvenes, que hoy tienen una educación gracias al trabajo de los misioneros.

«Fiarse de Dios me parece una aventura alucinante», recalcó Carmen Aranda, que ha vivido durante años «en mitad de los reportajes de National Geographic». Carmen llegó a Uganda tras un breve paso por Etiopía. «Necesitaba entender por qué hay gente que no puede soñar, que no puede reír», confesó.

 

 

«¿Qué hago en la misión? Lo más grande ha sido despertarme en Uganda, sin agua, electricidad, pasando la malaria… pero acompañando a gente que tiene esa vida por nacimiento. Yo pude elegir, ellos no«. insistió Carmen, que ahora, desde Madrid, «tengo que asimilarlo todo. Es más difícil volver».

Lola Agúndez, también laica, pero de la Sociedad de Misiones Africanas, no puede regresar a Níger, aunque lleva toda una vida en África. En Benin, y luego en Níger, esta ingeniera forestal vive trabajando en proyectos de educación. El proyecto, actualmente, está en ‘stand by’, tras el secuestro de un sacerdote italiano, «cuya misión estaba en la misma zona que nosotras», recalcó, visiblemente emocionada, la misionera.

 

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído