Reclaman a los partidos “un compromiso electoral” de cara a las elecciones

La víctimas entregan mañana en el Congreso 305.000 firmas para exigir que los abusos a menores no prescriban

En España, los tiempos de prescripción de estos delitos van de los 3 a los 15 años

La víctimas entregan mañana en el Congreso 305.000 firmas para exigir que los abusos a menores no prescriban
Pintadas contra los abusos en Granada

Además de la entrega de firmas, se llevará a cabo la entrega simbólica de una urna en la que estarán juguetes reales, procedentes de niños y niñas abusados en España

(Jesús Bastante).- 305.000 firmas. 305.000 lágrimas de pequeños abusados en el entorno familiar, escolar, deportivo, religioso… 305.000 «basta ya». Este miércoles, Miguel Ángel Hurtado, psicólogo, víctima de abusos sexuales cuando era menor y uno de los responsables de SNAP (asociación de víctimas de abusos a menores por parte del clero en todo el mundo) presentará ante la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados las firmas conseguidas, en apenas dos mesas, a través de la plataforma change.org, para exigir a los partidos políticos «un compromiso electoral» para que los delitos sexuales a menores no prescriban en nuestro país.

La entrega se llevará a cabo mañana a las once de la mañana. Junto a ella, los organizadores -además de Hurtado, se encontrarán Vicky Bernadet, presidenta de la Fundación Vicki Bernadet, y Gloria Viseras, ex Campeona de España de Gimnasia Artística y atleta olímpica, y que sufrió abusos por parte de su entrenador con 15 años.

En España, los tiempos de prescripción de este tipo de delitos varían entre los 3 años para los delitos más leves, hasta los 15 años para los graves. En Inglaterra esa situación no se produce porque los delitos sexuales contra menores no prescriben. «Cuatro de cada diez denuncias por delitos sexuales afectan a menores de edad. Esta situación es producto de un Código Penal injusto que de forma irresponsable continúa creyendo ciegamente en la quimera del pederasta arrepentido sacrificando los derechos de las víctimas y poniendo en peligro a nuevas generaciones», apunta Miguel Ángel.

Además de la entrega de firmas, se llevará a cabo la entrega simbólica de una urna en la que estarán juguetes reales, procedentes de niños y niñas abusados en España. Entre ellos, un payaso de una persona que sufrió abusos sexuales de los 4 a los 12 años por parte de su abuelo, un anillo de otra que fue abusada por su padre cuando tan sólo tenía 5 años, un oso de peluche de una niña-gimnasta que fue campeona Olímpica con 15 años y que sufrió abusos por parte de su entrenador, o un hada de otra víctima que sufrió abusos de los 9 a los 17 años.

 

 

Para Bernadet, «el hecho de que no prescriban los delitos de abusos sexual a menores es muy importante. Por un lado, por el efecto reparador en las víctimas y, por otro lado, como medida preventiva, puesto que si no ponemos a presuntos pederastas en la calle de manera consciente».

Por su parte, Miguel Ángel Hurtado subraya cómo «mucha gente no entiende por qué las víctimas tardamos años en denunciar. Es sencillo, el abuso sexual a menores es siempre abuso de poder. Los pedófilos saben cómo elegir a víctimas vulnerables. Muchas veces se esconden tras una fachada de personas respetables o bien buscan refugio en instituciones con prestigio donde saben que van a ser protegidos».

 

 

 

Éste es el enlace de la campaña:

 

Texto de la petición:»No habrá paz para los malvados»

 

Al próximo presidente del Gobierno:

Como muchos españoles, he seguido con horror y preocupación los recientes casos de pederastia que han aflorado en nuestro país.

Las víctimas que han denunciado han demostrado una gran valentía al acudir a los tribunales para evitar nuevos casos. Lamentablemente es muy posible que su esfuerzo y sufrimiento sean en balde porque en demasiados casos el juez ha desestimado los cargos por prescripción del delito.

Desgraciadamente conozco en primera persona la impotencia que deben estar sintiendo muchas víctimas. Yo también sufrí abusos sexuales a los 16 años a manos de lobo con piel de cordero, el sacerdote responsable del grupo de jóvenes católicos al que acudía. También en mi caso, tarde años en poderme armar de valor y vencer la sensación de vergüenza y culpa que me silenciaba. Para entonces, aunque solo tenía 22 años, ya era tarde, el delito había prescrito. Mi abusador murió hace un par de años sin pasar un solo día en prisión. Mientras tanto yo llevo diecisiete años cumpliendo una condena por un crimen que no cometí.

Por eso te pido que firmes esta petición para modificar el Código Penal y que los delitos sexuales contra menores no prescriban nunca >>

Mucha gente no entiende por qué las víctimas tardamos años en denunciar. Es sencillo, el abuso sexual a menores es siempre un abuso de poder. Los pedófilos saben como elegir a víctimas vulnerables. Muchas veces se esconden tras una fachada de personas respetables o bien buscan refugio en instituciones con prestigio donde saben que van a ser protegidos. Las víctimas tardamos años en recuperarnos del daño causado, en sentirnos lo suficientemente fuertes como para poder enfrentarnos a nuestros verdugos. Para entonces, muchas veces ya es tarde y el delito ha prescrito.

Aunque los delitos sexuales contra menores son una lacra importante en nuestra sociedad (cuatro de cada diez denuncias por delitos sexuales afectan a menores de edad); en España seguimos teniendo unos tiempos de prescripción excesivamente cortos que varían entre los 3 años para los delitos más leves y 15 años para los más graves.

Esto no tiene por que ser así, es producto de un Código Penal injusto que de forma irresponsable continua creyendo ciegamente en la quimera del pederasta arrepentido sacrificando los derechos de las víctimas y poniendo en peligro a nuevas generaciones.

En Inglaterra, una de las democracias mas antiguas y consolidadas del mundo y el país en el que actualmente vivo; la ley intenta proteger al débil e indefenso y los delitos sexuales contra menores no prescriben. Por este motivo, 1433 figuras del entretenimiento, el deporte, la clase política o responsables de instituciones que teóricamente están al cuidado de los más pequeños están siendo investigados por la policía.

Algunos dirán resignados que «Spain is different». Yo pienso que si suficientes personas de bien unimos nuestras voces para demandar que cambien las cosas podemos cambiar leyes injustas y crear una sociedad un poco más decente.

Por eso te pido que te unas a esta campaña para pedirle al futuro Gobierno que durante la próxima legislatura modifique el Código Penal para que los delitos sexuales contra menores no prescriban. Sólo así podremos conseguir que en España no haya paz para los malvados.

Gracias por tu ayuda.

 

 

Autor

Jesús Bastante

Escritor, periodista y maratoniano. Es subdirector de Religión Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído