AMENAZA YIHADISTA

Sacerdote nigeriano: ‘En esta parte del mundo es muy difícil ser cristiano’

Sacerdote nigeriano: 'En esta parte del mundo es muy difícil ser cristiano'
El P. John Bakeni, encargado de ayudar a las víctimas de los ataques islamistas. EP

Nigeria no acaba de encontrar la calma (Genocidio en Nigeria: más de 6.000 cristianos masacrados y silencio mediático en Occidente).

Las noticias de la derrota de Boko Haram son muy diferentes al testimonio del sacerdote John Bakeni, que coordina las ayudas para los supervivientes de los ataques y para los desplazados en la diócesis de Maiduguri, al norte de Nigeria. De hecho, la amenaza terrorista para este país –relata Bakeni— continúa.

En una entrevista con la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), el sacerdote nigeriano alerta de que el país sufre los ataques de pastores y nómadas de la tribu de los Fulani.

Bakeni asegura que en los ataques también hay un componente antirreligioso. La situación es dramática en Nigeria. Tanto, que, mientras responde a la pregunta, afirma que «hay personas que están siendo asesinadas y sus propiedades destruidas».

A esa circunstancia se suma el miedo y la inseguridad que sienten los agricultores a la hora de trabajar los campos. «Temen ser secuestrados o asesinados. Las condiciones de seguridad se están deteriorando a pasos agigantados», asevera.

La «persecución» que sufre la minoría cristiana de Nigeria es más que un concepto. «Va desde la exclusión política, la negación de tierras para construir iglesias, secuestros violentos, hasta el matrimonio forzoso de niñas como un acto de violencia calculada», explica el sacerdote.

Por esa razón, un día sin incidentes se vive «como una bendición… porque no sabemos lo que pasará al día siguiente». Sin embargo, esa realidad no le quiebra la fe. «En esta parte del mundo es muy difícil ser cristiano, pero nuestra fe nos impulsa a testimoniar valientemente el Evangelio», enfatiza.

Bakeni reprocha al Estado de Nigeria su ausencia a la hora de velar por la seguridad de los ciudadanos por la religión que practican. «Los ciudadanos, independientemente de que seamos cristianos o musulmanes, esperamos que el Estado nos proteja y nos dé seguridad. En Nigeria, el Estado está ausente cuando se trata de la protección y seguridad de la vida y la propiedad de los cristianos», subraya.

Su contexto es complicado, pero el religioso es consciente de que «el cristianismo está pasando por momentos difíciles en todo el mundo». Mirando más allá de Nigeria, muestra su tristeza por que «países que fueron pioneros en desarrollar los valores cristianos se estén alejando de la fe». En este sentido, también recuerda que «el islamismo es una deformación del Islam». Por ello, insta a la gente a «oponerse al islamismo y denunciarlo».

ACN, diócesis estadounidenses y algunas de Nigeria, o países como Hungría, ayudan al P. John Bakeni a atender a sus fieles y a responder a las necesidades de su propia diócesis.

Desde allí, el sacerdote pide oración y ayuda económica para los cristianos de Nigeria. Concreta en los gobiernos europeos, a los que pide su influencia en el Estado para «trabajar por el Estado de Derecho, la libertad religiosa y la libertad de reunión para todos».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido