Los franceses se pusieron 2-0, pero los cachorros blancos, con goles de Morata y Casemiro, firmaron el empate

La cantera rescata al Real Madrid de Ancelotti en casa del Olympique de Lyon

Zidane: "Físicamente era un día difícil, pero veo bien al equipo"

La cantera rescata al Real Madrid de Ancelotti en casa del Olympique de Lyon
Carlos Henrique Casemiro. RM

Más avanzado físicamente, el Lyon comenzó mejor, pero los blancos reaccionaron con la clase de Modric y la casta de Casemiro y Khedira

Como subraya Tomás G-Martín en ‘ABC‘, Carlo Ancelotti ensaya sistemas y prueba a sus futbolistas. No le importan estos resultados del verano. Le ocupan los resultados a partir del 17 de agosto, día del estreno de la Liga.

El entrenador examinó a sus jugadores y las tácticas que puede aplicar con ellos. Ha dejado claro que adaptará su sistema a las virtudes de sus hombres. En Lyon fue evidente que su equipo funciona mejor con dos pivotes que con uno. Y que su Real Madrid tiene una casta que puede remontar montañas.

Perdía el Madrid por 2-0 ante un enemigo físicamente más avanzado, pues la Liga francesa comienza ya, y el cuadro de Carlo hizo valer su fuerza y su personalidad al empatar el partido con un dominio claro en la última media hora y dos goles de calidad y de coraje.

Un penalti a Cheryshev, tras un pase magistral de Modric, lo convirtió Morata en el 2-1. Y un saque de esquina cabeceado por Casemiro, la gran noticia de esta pretemporada, igualó una contienda que parecía perdida. Ancelotti supo reaccionar con hombres de fuerza, como Khedira y Casemiro, y la clase de Luka Modric. Sabe mucho este italiano.

El cuadro madrileño dejó detalles de lo que puede ser. Isco dibujó de nuevo una personalidad en el campo que gusta a los técnicos. Pases y regates, aunque a veces salgan mal. Queda mucho para que este Real Madrid sea como debe ser. Pero «Carletto» sabe lo que hace.

Ante el Bournemouth, hace cuatro días, planteó un 4-2-3-1, con Modric y Khedira como pivotes, y el Real Madrid tuvo consistencia en el centro del campo para robar balones y crear con Isco como mago y Cristiano como matador.

Frente a un rival muy superior al inglés, el Olympique de Lyon, el conjunto blanco jugó inicialmente con un sistema 4-1-4-1, en el que Illarra era pivote solitario, y los hombres de Carlo sufrieron durante media hora para frenar el ataque del conjunto francés, más avanzado en su preparación física de pretemporada.

Grenier marcó un golazo de tacón que premió el dominio lyonés.

Ancelotti sustituyó al mediocampista guipuzcoano, algo tocado durante toda la semana, y colocó a Casemiro en su puesto, un jugador de mayor contundencia. Desde ese momento mejoró el Madrid.

El brasileño recibió la ayuda de Ozil, de Isco e incluso de Di María para combatir la superioridad local, transformando el 4-1-4-1 en el esquema del «árbol», el 4-3-2-1 típico del técnico italiano.

El Real Madrid se mostró mucho más seguro con ese apoyo de los medias puntas creadores. Y Di María desperdició la ocasión del empate.

El Olympique de Lyon superaba en preparación física al Madrid, y Carlo quiso anular definitivamente esa inferioridad de pulmones con el regreso al doble pivote, formado por Khedira y Casemiro, y una línea de medias punta integrada por Di María, Modric e Isco, con Cristiano en punta.

Khedira-Casemiro, la fuerza

Todo cambió. La entrada de Khedira, sumada a la potencia de Casemiro, inyectó fuerza al Real Madrid, que pasó a tener el balón y buscar la igualada con personalidad.

«Carletto» confirmó en el césped lo que esperaba. La revolución fue total. El Olympique pasó a jugar al contragolpe. Y los blancos tuvieron la pelota y buscaron el gol con remates de Cristiano y pases de Isco.

Era un ensayo. Probaturas de Ancelotti. Y quedó patente que el doble pivote apuntala mejor al Madrid, pues Isco, Ozil, Cristiano y el punta de turno suman demasiados creadores que aportan poco defensivamente.

Cuando mejor estaba el Real Madrid en el césped del Gerland, fue el argentino Lisandro quien anotó el segundo tanto local, en una jugada que Lacazette comenzó en fuera de juego.

El arbitraje, extremadamente casero, no sancionó las duras entradas sufridas por Cristiano y esa permisividad significó que el astro portugués recibiera constantes derribos sin que el colegiado tomara medidas.

A Carlo Ancelotti no le importaba el resultado. Sin embargo, sus hombres quisieron imponer su calidad y su valentía.

El pase de Luka al «ruso» provocó el penalti del 2-1. Y Casemiro plasmó el carácter de este equipo con el empate. Este Madrid tiene potencia. Tiene personalidad. Ancelotti ha descubierto cosas importantes.

 

FICHA DEL PARTIDO

  • Olympique Lyonnais: Anthony Lopes, Miguel Lopes (min. 84,Zefane), Bisevac, Fofana (Umtiti, min. 45), Dabo, Gonalons,Malbranque (Ferri, min. 85), Lacazette (Bahlouli, min. 72), Grenier(Mvuemba, min. 72), Danic (Fekir, min. 81), Lisandro.
  • Real Madrid: Diego López; Carvajal (min. 75, Quini), Nacho,Pepe (Mateos, min. 61), Cheryshev, Illarramendi (Casemiro, min. 33),Di María, Ozil (Modric, min. 45), Isco (Casado, min. 60), CristianoRonaldo (Morata, min. 62), Benzema (Khedira, min. 45).
  • Goles: 1-0 Clement Grenier (min. 19), 2-0 Lisandro (min.60), 2-1Morata (pen.) min. 78 y 2-2 Casemiro (min. 84)
  • Arbitro: Tony Chaperon (FR). Mostró cartulina amarilla a Dabo(min. 50), Lacazette (min. 55), Casemiro (min. 55) y Khedira (min.67).
  • Incidencias: Asistieron unas 39.000 personas, aforo total, al partido amistosodisputado en el estadio de Gerland.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído