DON BALÓN

Sin Messi (sigue) sin haber paraíso: 5 claves del pase a cuartos del Barça

El equipo de Luis Enrique logró su primera victoria oficial de 2017 tumbando al Athletic de Bilbao con más problemas de los previstos

Sin Messi (sigue) sin haber paraíso: 5 claves del pase a cuartos del Barça
Sin Messi (sigue) sin haber paraíso: 5 claves del pase a cuartos del Barça Don Balón

Sólo un gol de Leo Messi de falta directa, otro más, a falta de once minutos de final del partido, logró desnivelar de forma definitiva un duelo que el Barça dominó más y mejor durante los noventa minutos, aunque todavía lejos de un nivel brillante. El Athletic planteó una guerra de guerrillas ambiciosa, asumió riesgos y estuvo cerca de conseguir premio, pero se marcha de la Copa un año más ante los azulgrana. El 3-1 tuvo el sello de la MSN, que se encargó de hacer los tres tantos del choque. Estas fueron las otras claves del encuentro:

Tensión. Era la primera ‘final’ anticipada de la temporada para este Barça que navega entre dudas. Dos pinchazos en el arranque de 2017 y la serie de acontecimientos extradeportivos que habían aumentado la temperatura del club -declaraciones de Piqué sobre los árbitros, opiniones cruzadas con Luis Enrique y el plantón a la Gala de The Best de la FIFA- amenazaban con romper peligrosamente y del todo la armonía del grupo justo en el arranque de la fase decisiva de la temporada. De todo eso estaba concienciado el equipo, algo que se notó tanto en las ganas de convencer del Barcelona como sus nervios. También en la grada, que protestó airadamente bastantes acciones del partido y no estuvo nada condescendiente con el árbitro, Gil Manzano, que además contribuyó al cabreo general con algunos fallos importantes. El más grave, anular una jugada que acabó en tanto de Luis Suárez por fuera de juego inexistente de Neymar.

El plan del Athletic. Pese a todo esto, y a que es cierto que el equipo local era mejor, el partido discurrió por tramos de bastante equilibrio gracias a la táctica ideada por Ernesto Valverde. El técnico se dejó a Aduriz en el banquillo, es cierto, pero orquestó un sistema defensivo ambicioso que comenzaba en una presión alta y una defensa adelantada que rozaba lo suicida. Sufrió bastante el Athletic, pero por contra logró meter miedo cada vez que acertaba a robar algún balón cerca de los dominios de Cliessen.

Leer noticia completa en Don Balón

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído